explorador


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con explorador: explorador de Internet

explorador, a

1. adj./ s. Que explora los exploradores se internaron en una zona montañosa.
2. s. Miembro de una asociación educativa y deportiva, que practica el escultismo.
3. s. m. MILITAR Soldado que descubre y reconoce el campo del ejército enemigo.

explorador, -ra

 
adj.-s. Que explora.
m. Muchacho afiliado a cierta asociación educativa, patriótica y deportiva.
tecnol. Dispositivo que examina, punto a punto, una determinada región de forma continua y en repetidos barridos. También llamado scanner o escáner.

explorador, -dora

(eksploɾa'ðoɾ, -'ðoɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que recorre un lugar para conocerlo o estudiarlo La exploradora halló los restos fósiles.
Sinónimos

explorador

, exploradora
sustantivo
Traducciones

explorador

explorer, scout, browser

explorador

badatel, prohlížeč, zvěd

explorador

browser, opdagelsesrejsende, spejder

explorador

selain, tiedustelija, tutkimusmatkailija

explorador

istraživač, izviđač, pretraživač

explorador

ブラウザ, 偵察兵, 探検家

explorador

브라우저, 정찰, 탐험가

explorador

scout, upptäcktsresande, webbläsare

explorador

โปรแกรมที่ใช้สำหรับเปิดดูเว็บไซด์ต่างๆที่ใช้ภาษาไฮเปอร์เท็กซ์, นักสำรวจ, ลูกเสือ

explorador

izci, kaşif, tarayıcı

explorador

hướng đạo sinh, nhà thám hiểm, trình duyệt

explorador

браузър

explorador

דפדפן

explorador

A. SM/F (Geog) → explorer (Mil) → scout
B. SM
1. (Med) → probe
2. (Radar) → scanner
explorador láserlaser scanner
C. SM/F(boy) scout/(girl) guide o (EEUU) scout

explorador -ra

adj (surg) exploratory
Ejemplos ?
Y Menelao, valiente en el combate habló el primero diciendo: —¿Por qué, hermano querido, tomas las armas? ¿Acaso deseas persuadir a algún compañero para que vaya como explorador al campo teucro?
—¡Pero usted es geógrafo! —Exactamente —dijo el geógrafo—, pero no soy explorador, ni tengo exploradores que me informen. El geógrafo no puede estar de acá para allá contando las ciudades, los ríos, las montañas, los océanos y los desiertos; es demasiado importante para deambular por ahí.
Les interroga y toma nota de sus informes. Si los informes de alguno de ellos le parecen interesantes, manda hacer una investigación sobre la moralidad del explorador.
No es que siempre les guste la soledad y el silencio; no, pues el explorador, a más de pedir al desierto la satisfacción de la curiosidad peculiar de que está poseído, el gozo, realmente supremo, de ser el primero de los hombres civilizados en ver lugares ignotos; y la viril y noble emoción, poderosa hasta la opresión, de descubrir, entre los valles, algún lago escondido que sólo los pájaros del cielo hayan cruzado; de vadear un río todavía sin apuntar en los mapas; de turbar el silencio, hasta entonces inviolado, de alguna selva impenetrable, o de poder dar un nombre a tal o cual montaña o cerro, también le pide la gloria, la fama, la admiración.
—Porque los borrachos ven dobl e y el geógrafo pondría dos montañas donde sólo habría una. —Conozco a alguien —dijo el principito—, que sería un mal explorador.
El explorador asusta al desierto; el pioneer lo subyuga; el primero planta el hito, el otro abre las vías; aquel voltea la fiera, este la dorna, la amansa, la domestica.
Así que, dotado de un mochilón con muchas armas y herramientas, el valiente explorador llegó hasta el portón y jaló un arillo que parecía ser de la campana de llamada.
Algunos maldicientes susurraban que el primo Guillermo Emilio combinaba el robo con la caza, y yo no diré que sí ni que no, porque bien claro lo dicen las Sagradas Escrituras: "No juzgues si no quieres ser juzgado." Era él un hombre alto como un poste, de piernas largas, brazos largos, cara larga y fina y mucha alegría que gastar. Se le encontraba casi siempre vestido con un traje caqui, polainas y casco de explorador y un cuaderno bajo el brazo.
La isla de Bioko donde esta situada la capital de Guinea Ecuatorial, Malabo. Antes era conocida como la isla de Fernao do Poo, nombrada por el explorador portugués que lo encontró en 1471.
Después de leer la descripción que Nansen escribió de su expedición polar, soñó que en medio del desierto de hielo prestaba sus servicios profesionales al valeroso explorador, aplicándole corrientes eléctricas para curarle unos dolores de vientre que le aquejaban.
A fin de averiguar en qué consistía el mérito de su tapiz, pensó que lo viese un eminente orientalista, explorador de Persia y la Bactriana.
—¿Para qué? —Un explorador que mintiera sería una catástrofe para los libros de geografía. Y también lo sería un explorador que bebiera demasiado.