exhortar

(redireccionado de exhortaba)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con exhortaba: exhortar

exhortar

(Del lat. exhortari < hortari, animar, estimular.)
v. tr. Pedir a una persona con razones o ruegos que haga o deje de hacer una cosa le exhortó a cambiar de actitud con buenas palabras. alentar, animar desanimar

exhortar

 
tr. Inducir [a uno] con palabras a que haga o deje de hacer alguna cosa.

exhortar

(eksoɾ'taɾ)
verbo transitivo
inducir a alguien, mediante argumentos, a hacer o dejar de hacer algo El juez exhortó al padre a pagar la cuota alimenticia de su hijo.

exhortar


Participio Pasado: exhortado
Gerundio: exhortando

Presente Indicativo
yo exhorto
tú exhortas
Ud./él/ella exhorta
nosotros, -as exhortamos
vosotros, -as exhortáis
Uds./ellos/ellas exhortan
Imperfecto
yo exhortaba
tú exhortabas
Ud./él/ella exhortaba
nosotros, -as exhortábamos
vosotros, -as exhortabais
Uds./ellos/ellas exhortaban
Futuro
yo exhortaré
tú exhortarás
Ud./él/ella exhortará
nosotros, -as exhortaremos
vosotros, -as exhortaréis
Uds./ellos/ellas exhortarán
Pretérito
yo exhorté
tú exhortaste
Ud./él/ella exhortó
nosotros, -as exhortamos
vosotros, -as exhortasteis
Uds./ellos/ellas exhortaron
Condicional
yo exhortaría
tú exhortarías
Ud./él/ella exhortaría
nosotros, -as exhortaríamos
vosotros, -as exhortaríais
Uds./ellos/ellas exhortarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo exhortara
tú exhortaras
Ud./él/ella exhortara
nosotros, -as exhortáramos
vosotros, -as exhortarais
Uds./ellos/ellas exhortaran
yo exhortase
tú exhortases
Ud./él/ella exhortase
nosotros, -as exhortásemos
vosotros, -as exhortaseis
Uds./ellos/ellas exhortasen
Presente de Subjuntivo
yo exhorte
tú exhortes
Ud./él/ella exhorte
nosotros, -as exhortemos
vosotros, -as exhortéis
Uds./ellos/ellas exhorten
Futuro de Subjuntivo
yo exhortare
tú exhortares
Ud./él/ella exhortare
nosotros, -as exhortáremos
vosotros, -as exhortareis
Uds./ellos/ellas exhortaren
Imperativo
exhorta (tú)
exhorte (Ud./él/ella)
exhortad (vosotros, -as)
exhorten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había exhortado
tú habías exhortado
Ud./él/ella había exhortado
nosotros, -as habíamos exhortado
vosotros, -as habíais exhortado
Uds./ellos/ellas habían exhortado
Futuro Perfecto
yo habré exhortado
tú habrás exhortado
Ud./él/ella habrá exhortado
nosotros, -as habremos exhortado
vosotros, -as habréis exhortado
Uds./ellos/ellas habrán exhortado
Pretérito Perfecto
yo he exhortado
tú has exhortado
Ud./él/ella ha exhortado
nosotros, -as hemos exhortado
vosotros, -as habéis exhortado
Uds./ellos/ellas han exhortado
Condicional Anterior
yo habría exhortado
tú habrías exhortado
Ud./él/ella habría exhortado
nosotros, -as habríamos exhortado
vosotros, -as habríais exhortado
Uds./ellos/ellas habrían exhortado
Pretérito Anterior
yo hube exhortado
tú hubiste exhortado
Ud./él/ella hubo exhortado
nosotros, -as hubimos exhortado
vosotros, -as hubísteis exhortado
Uds./ellos/ellas hubieron exhortado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya exhortado
tú hayas exhortado
Ud./él/ella haya exhortado
nosotros, -as hayamos exhortado
vosotros, -as hayáis exhortado
Uds./ellos/ellas hayan exhortado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera exhortado
tú hubieras exhortado
Ud./él/ella hubiera exhortado
nosotros, -as hubiéramos exhortado
vosotros, -as hubierais exhortado
Uds./ellos/ellas hubieran exhortado
Presente Continuo
yo estoy exhortando
tú estás exhortando
Ud./él/ella está exhortando
nosotros, -as estamos exhortando
vosotros, -as estáis exhortando
Uds./ellos/ellas están exhortando
Pretérito Continuo
yo estuve exhortando
tú estuviste exhortando
Ud./él/ella estuvo exhortando
nosotros, -as estuvimos exhortando
vosotros, -as estuvisteis exhortando
Uds./ellos/ellas estuvieron exhortando
Imperfecto Continuo
yo estaba exhortando
tú estabas exhortando
Ud./él/ella estaba exhortando
nosotros, -as estábamos exhortando
vosotros, -as estabais exhortando
Uds./ellos/ellas estaban exhortando
Futuro Continuo
yo estaré exhortando
tú estarás exhortando
Ud./él/ella estará exhortando
nosotros, -as estaremos exhortando
vosotros, -as estaréis exhortando
Uds./ellos/ellas estarán exhortando
Condicional Continuo
yo estaría exhortando
tú estarías exhortando
Ud./él/ella estaría exhortando
nosotros, -as estaríamos exhortando
vosotros, -as estaríais exhortando
Uds./ellos/ellas estarían exhortando
Traducciones

exhortar

admonish, exhort, scold, to exhort

exhortar

exhorter

exhortar

VTto exhort
exhortar a algn a hacer algoto exhort sb to do sth
Ejemplos ?
Los teucros volvieron la cara y afrontaron a los argivos; y éstos retrocedieron y dejaron de matar, figurándose que algún dios habría descendido del estrellado cielo para socorrer a aquéllos; de tal modo se volvieron. Y Héctor exhortaba a los teucros diciendo en alta voz: —¡Animosos troyanos, aliados de lejas tierras venidos!
En este instante mi esposa me exhortaba con blandas palabras a volver al combate; y también a mí me parece preferible porque la victoria tiene sus alternativas para los guerreros.
Pocos días después, el 10 de noviembre, destacábase una horca frente a la capilla de Tungasuca; y el altivo español, vestido de uniforme y acompañado de un sacerdote que lo exhortaba a morir cristianamente, oyó al pregonero estas palabras: Ésta es la justicia que D.
Este no se dejó vencer del temor, cual si fuera un niño; sino que le aguardó como el jabalí que confiando en su fuerza, espera en un paraje desierto del monte el gran tropel de hombres que se avecina, y con las cerdas del lomo erizadas y los ojos brillantes como ascuas aguza los dientes y se dispone a rechazar la acometida de perros y cazadores; de igual manera Idomeneo, famoso por su lanza, aguardaba sin arredrarse a Eneas, ágil en la lucha, que le salía al encuentro; pero llamaba a sus compañeros, poniendo los ojos en Ascálafo, Afareo, Delpiro, Meriones y Antíloco, aguerridos campeones, y los exhortaba con estas aladas palabras...
En tanto los teucros despojaban de las armas a los muertos, los aquivos, arrojándose al foso y a la estacada, huían por todas partes y penetraban en el muro, constreñidos por la necesidad. Y Héctor exhortaba a los teucros, diciendo a voz en grito: —Arrojaos a las naves y dejad los cruentos despojos.
También Eneas exhortaba a sus amigos, echando la vista a Deífobo, Paris y el divino Agenor, que eran asimismo capitanes de los teucros.
«Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado.» Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué hemos de hacer, hermanos?» Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.» Con otras muchas palabras les conjuraba y les exhortaba: «Salvaos de esta generación perversa.» Los que acogieron su Palabra fueron bautizados.
Cuando llegó y vio la gracia de Dios se alegró y exhortaba a todos a permanecer, con corazón firme, unidos al Señor, porque era un hombre bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe.
Ambos caudillos corrieron a quitarle la broncínea armadura de los hombros y Héctor exhortaba a todos sus deudos e increpaba especialmente al esforzado Melanipo Hicetaónida; el cual, antes de presentarse los enemigos, apacentaba bueyes, de tornátiles pies, en Percote, y, cuando llegaron los dánaos en las encorvadas naves, fuese a Ilión, sobresalió entre los troyanos y habitó el palacio de Príamo, que le honraba como a sus hijos.
También el esclarecido Héctor exhortaba a los teucros, dando gritos, y aseguraba que saldría al encuentro de Aquileo: —¡Animosos teucros!
Los mirmidones seguían con armas y en buen orden al magnánimo Patroclo, hasta que alcanzaron a los teucros y les arremetieron con grandes bríos, esparciéndose como las avispas que moran en el camino, cuando los muchachos, siguiendo su costumbre de molestarlas, las irritan y consiguen con su imprudencia que dañen a buen número de personas, pues, si algún caminante pasa por allí, y sin querer las mueve, vuelan y defienden con ánimo valeroso a sus hijuelos; con un corazón y ánimo semejantes, se esparcieron los mirmidones desde las naves, y levantóse una gritería inmensa. Y Patroclo exhortaba a sus compañeros, diciendo con voz recia: —¡Mirmidones, compañeros del Pelida Aquileo!
Ayante ya no resistió, porque estaba abrumado por los tiros: temiendo morir, dejó la cubierta, retrocedió hasta un banco de remeros que tenía siete pies, púsose a vigilar, y con la pica apartaba del navío a cuantos llevaban el voraz fuego, en tanto que exhortaba a los dánaos con espantosos gritos: —¡Amigos, héroes dánaos, ministros de Ares!