excomunión

(redireccionado de excomuniones)
También se encuentra en: Sinónimos.

excomunión

1. s. f. RELIGIÓN Separación de una persona de la comunidad católica y del uso de los sacramentos, ordenada por la autoridad eclesiástica competente sus declaraciones le valieron la pena de excomunión.
2. RELIGIÓN Decreto con que se anuncia la separación de un individuo o grupo de la comunidad católica hicieron pública su excomunión.
3. excomunión paulina RELIGIÓN Carta que publicaba la autoridad eclesiástica competente manifestando su decisión de excomulgar a los autores y encubridores de un robo.
Sinónimos

excomunión

sustantivo femenino
Traducciones

excomunión

Exkommunikation

excomunión

excommunication, ban

excomunión

ekskomuniko

excomunión

excommunication

excomunión

scomunica

excomunión

excomunhão

excomunión

excommunicatie

excomunión

Ekskomunika

excomunión

Exkomunikace

excomunión

נידוי

excomunión

bannlysning

excomunión

SFexcommunication
Ejemplos ?
Que todo voto ó juramento no lo obligaba á él ni a los suyos; que con él no rezaban las excomuniones; y que le era lícito promiscuar y quebrantar ayunos.
Es entendido que las infractoras incurrían también en excomunión, pues en la ciudad de los Incas, ateniéndome á las muchas excomuniones de que hace mención el autor del curioso manuscrito Anales del Cuzco se excomulgaba al más guapo y á la más pintada por un quitame esa pulga que me pica.
Hoy que en Colombia, Ecuador y hasta en el Perú, hay reacción favorable al fanatismo y adversa á la libertad de con- ciencia, ¿se atreve usted á decir las verdades del barqupro á los simoniacos de sacristía? ¿Aspira usted acaso á que en su patria la excomulguen, ya que en las postrimerías del si- glo XIX las excomuniones andan bobas?
Y así, aun en los Concilios que se han celebrado en este Reino, jamás se ha abierto la puerta, viendo su incapacidad, a que haya indio clérigo, como los hay entre los negros, ni que las excomuniones los comprendan ni el Santo Oficio conozca de ellos.
Los frailes se han asombrado de que sus santos ya no hagan milagros; y si los autores de la Vida de san Francisco Javier volviesen al mundo, no se atreverían a escribir que este santo resucitó a nueve muertos, que estuvo al mismo tiempo en la tierra y en el mar y que, habiendo caído al mar su crucifijo, un cangrejo se lo devolvió. Lo mismo ha sucedido con las excomuniones.
Casi es título á la consideración pú- blica el llevar á cuestas siquiera un par de excomuniones. Entiendo que hasta ha llegado á ser profesión ú oficio el de juradores á precio de tarifa; por jurar ante un juez de paz, dos soles, y por jurar ante un juez de derecho, cuatro so- les.
1 anto se ha abusado del juramento, y básele revestido de carácter tan rutinario empleándolo á roso y belloso, hasta l-iira trivialidades, que por tal tengo el reconocimiento de una caria en asunto sin importancia real, que ha llegado á pasar con él lo que con las excomuniones: que ya á nadie preocu- pan y desvelan, ni hay quien niegue al excomulgado la sal, el agua y un cigarrillo.
Los políticos no fulminan excomuniones ni encienden hogueras, mas declaran fuera de la ley, encarcelan, deportan y fusilan: hacen cuanto el medio social permite, que muy bien excomulgarían y quemarían, si les dejaran excomulgar y quemar.
Y si algunas personas que incurran en las citadas excomuniones y maldiciones persistieran en ellas por espacio de un año, también a ellas debería considerárselas herejes y deberán ser procesadas siguiendo el mismo procedimiento que se sigue contra los herejes o los sospechosos del crimen de herejía.
Sin embargo de que era frecuente el espectáculo de enlutar templos y apagar candelas, nuestros antepasados se impresionaban cada vez más con el tremendo aparato de las excomuniones.
Aquellos eran los tiempos en que las excomuniones y censuras andaban bobas, pues todo títere de sayal o sotana se creía autorizado para formularlas.
Verdad es que los trujillanos no dieron importancia al cartel, pues continuaron acatando los mandatos del corregidor y disputándose las bendiciones episcopales. Esto prueba que tanto se había abusado de las excomuniones, que éstas empezaban a perder su prestigio y a nadie inquietaban.