excesivo

(redireccionado de excesivas)
También se encuentra en: Sinónimos.

excesivo, a

adj. Que excede en tamaño o cantidad a lo que se cree necesario o conveniente me parece excesivo gastar tanto dinero en ropa. demasiado, desmedido

excesivo, -va

 
adj. Que excede y sale de la regla.

excesivo, -va

(eksθe'siβo, -βa)
abreviación
que va más allá de lo común excesiva comida
Traducciones

excesivo

excessif

excesivo

nadměrný

excesivo

overdreven

excesivo

übermäßig

excesivo

liiallinen

excesivo

pretjeran

excesivo

度を超えた

excesivo

과도한

excesivo

buitensporig

excesivo

overdreven

excesivo

nadmierny

excesivo

excessivo

excesivo

överdriven

excesivo

ซึ่งมากเกินความจำเป็น

excesivo

aşırı

excesivo

quá mức

excesivo

过多的

excesivo

ADJexcessive
con generosidad excesivaovergenerously

excesivo-a

a. excessive, too much.

excesivo -va

adj excessive
Ejemplos ?
POLONIA Todo amor es chilindrina. DON DUARTE Señora, pues que veis ya que amor estas cosas guía, de Don Fernando premiad las finezas excesivas.
• La acción de quitarse la camiseta después de marcar un gol es innecesaria y los jugadores deben evitar celebraciones excesivas.
No se aprobará ley alguna que conceda título de nobleza; ninguna persona que esté desempeñando algún puesto remunerado o de confianza en el Gobierno de Puerto Rico aceptará, sin el consentimiento del Congreso de los Estados Unidos, ningún regalo, emolumento, cargo o título de clase alguna de ningún rey, reina, príncipe o estado extranjero, ni de ningún funcionario del mismo. No se exigirán fianzas desproporcionadas, ni se impondrán multas excesivas ni castigos crueles e inusitados.
Sin embargo, la aplicación de la norma Constitucional ha determinado que otras empresas cupieras no fueran objeto de desacuerdos por concepto de utilidades excesivas, ya que sus beneficios no excedieron el límite razonable del 12% anual.
En Nueva Granada las excesivas facultades de los gobiernos provinciales y la falta de centralización en el general, han conducido aquel precioso país al estado a que se ve reducido en el día.
y diez pesos en la mano, que yo corría a convertir en cigarros en la portería; aquí fue donde el padre Agüero pilló al alba a Adolfo Saldías, que volvía de una escapada y, a la luz de la luna que entraba por los cristales del gimnasio, lo hizo arrodillar en el claustro helado y pedir perdón de su delito, mientras yo, con el mate en la mano y tras la puerta entreabierta del dormitorio del anciano, contemplaba el cuadro, poniendo la ausente barba en remojo; he aquí el cuarto famoso donde fue introducida por engaño la sirviente que traía la ropa limpia al mono Latorre, sufriendo las excesivas galanterías de los circunstantes...
Cada uno posee su finca, de distintas dimensiones, pero sin llegar a concentraciones excesivas que impliquen la aparición de terratenientes y desajustes en el equilibrio social.
Párrafo reformado DOF 11-06-2013 Las leyes fijarán bases para que se señalen precios máximos a los artículos, materias o productos que se consideren necesarios para la economía nacional o el consumo popular, así como para imponer modalidades a la organización de la distribución de esos artículos, materias o productos, a fin de evitar que intermediaciones innecesarias o excesivas provoquen insuficiencia en el abasto, así como el alza de precios.
6.º La plantilla del personal se acomodará a las necesidades del servicio, evitando la burocracia innecesaria y opuesta a la austeridad del nuevo régimen, pero sin restricciones excesivas que cercenen el rendimiento adecuado del organismo.
El General en Jefe destinará estas fuerzas del modo que lo crea conveniente al servicio nacional, y si para llenar sus objetos creyere necesario aumentarlas, podrá hacerlo pidiendo contingentes a cualquiera de las provincias, así como podrá también disminuirlas si las juzgare excesivas en su numero ú organización.
Si el anuncio fuese fundado, si fuesen ciertos los males que se derivan de él, deberían recaer todos en los comerciantes ingleses, pues no podrían vender sus excesivas importaciones; pero no, Señor, el comerciante inglés sabe sobradamente, y no necesita que el nuestro le ilumine y precava sus errores; él no traerá sino lo que pueda vender, y el país no le comprará sino lo que pueda consumir.
Esta búsqueda, pensaba ella, no era sino un mérito más; y en el orgullo de su devoción, Emma se comparaba a esas grandes señoras de antaño, cuya gloria había soñado en un retrato de la Vallière(2), y que, arrastrando con tanta majestad la recargada cola de sus largos vestidos, se retiraban a las soledades para derramar a los pies de Cristo todas las lágrimas de su corazón herido por la existencia. Entonces, se entregó a caridades excesivas.