excelso

(redireccionado de excelsas)
También se encuentra en: Sinónimos.

excelso, a

(Del lat. excelsus.)
1. adj. culto De elevada categoría espiritual le recordaremos por sus excelsas virtudes. sublime
2. literario De gran altura las secuoyas son árboles excelsos.
3. el Excelso RELIGIÓN Dios. el Altísimo

excelso, -sa

 
adj. Muy elevado, alto, eminente.
fig.De singular excelencia.
El Excelso. El Altísimo.

excelso, -sa

(ek'sθelso, -sa)
abreviación
que es muy elevado en virtudes y cualidades una inspiración excelsa
Sinónimos

excelso

, excelsa
adjetivo
Traducciones
Ejemplos ?
El sabio está muy próximo a los dioses, y excepto en la mortalidad, es semejante a Dios; y el que camina y aspira a cosas excelsas, reguladas con razón, intrépidas y que con igual y concorde curso corren, y a las seguras y benignas, habiendo nacido para el bien público, siendo saludable a sí y a los demás, este tal no deseará cosa humilde.
El padre de los hombres y de los dioses tronó horriblemente en las alturas; Poseidón, por debajo, sacudió la inmensa tierra y las excelsas cumbres de los montes; y retemblaron, así las laderas y las cimas del Ida, abundante en manantiales, como la ciudad troyana y las naves aqueas.
Pues las preclaras dotes que hacen tan temible a los enemigos de la verdad la teología escolástica, como dice el mismo Pontífice «aquella oportuna y enlazada coherencia de causas y de cosas entre sí, aquel orden y aquella disposición como la formación de los soldados en batalla, aquellas claras definiciones y distinciones, aquella firmeza de los argumentos y de las agudísimas disputas en que se distinguen la luz de las tinieblas, lo verdadero de lo falso, las mentiras de los herejes envueltas en muchas apariencias y falacias, que como si se les quitase el vestido aparecen manifiestas y desnudas» (24); estas excelsas y admirables dotes...
¿Qué buscas en este santuario? TAMINO El reino del amor y de la virtud. EL ORADOR ¡Esas palabras son excelsas! Pero ¿cómo vas a llegar hasta allí?
Siempre el vil en fiesta, Siempre el bueno en tristeza; conjurado El mundo todo contra excelsas almas; Del verdadero honor perseguidoras Calumnia, odio y envidia; de los fuertes Despojo el débil, de los ricos siervo El ayuno mendigo, en toda forma De público gobierno, cerca o lejos Del polo o de la eclíptica, y por siempre, Si al humano linaje esta morada O la lumbre del sol no se nos niega.
Siempre el vil en fiesta, siempre el bueno en tristeza; conjurado el mundo todo contra excelsas almas; del verdadero honor perseguidoras calumnia, odio y envidia; de los fuertes despojo el débil, de los ricos siervo el ayuno mendigo, en toda forma de público gobierno, cerca o lejos del polo o de la eclíptica, y por siempre, si al humano linaje esta morada o la lumbre del sol no se nos niega.
Pero me imagino que si surgiere un hombre dotado de excelsas cualidades que sacudiendo y rompiendo todas estas trabas encontrara el medio de desembarazarse de ellas y que pisoteando vuestros escritos, vuestros prestigios, vuestras discusiones y leyes antinaturales y aspirando a elevarse sobre todo se convirtiera de esclavo en vuestro señor, entonces se vería brillar la justicia tal como es, manifestando sus derechos.
La añoranza de voluptuosidades idas; las únicas gratuidades excelsas de la vida, hacen sonreír plácidamente al poeta y nos hacen sentir que su mirada irradia “ flash-backs ” de rostros, de ojos, de labios, de cabelleras, de cuerpos, de nombres.
El pino robusto es con más frecuencia sacudido por los vientos; las torres excelsas se desploman con mayor estruendo, y los rayos del cielo hieren las cumbres de los montes.
Las más excelsas visiones de Hayy Vio en este mismo plano esencias, semejantes a la suya, de cuerpos que fueron y después se disiparon, y de otros que, como él, permanecían en la existencia; vio que estas esencias son infinitas, si es lícito denominarlas como varias, o que son todas una sola, si se puede hablar así.
¿Cómo había podido alcanzar un rústico palurdo nada menos que una idea de esas regiones luminosas y excelsas del espacio de las que hablaba Slater en sus furiosos delirios?
Allá en las más excelsas alturas de lo intelectual, noble grupo de desinteresados filósofos, indaga, investiga, sondea el inefable misterio de la vida y de las leyes que la rigen, y transforma sus pacientes estudios en libros que carecen de categóricas afirmaciones, que apenas anotan lo bien sabido, lo que cae bajo el dominio de la observación; en libros que muestran en el límite de la humana ciencia «las olas negras del océano del misterio para embarcarnos en el cual no tenemos ni barca ni brújula», al decir de la grandiosa frase de Littré.