exangüe


También se encuentra en: Sinónimos.

exangüe

(Del lat. exsanguis, sin sangre.)
1. adj. culto Que no tiene fuerzas el corredor llegó exangüe a la meta. débil
2. Que ha perdido mucha o toda la sangre. desangrado
3. culto Muerto, sin vida la policía lo encontró ya exangüe.

exangüe

 
adj. Desangrado, falto de sangre.
fig.Sin fuerzas, aniquilado.
fig.Muerto.

exangüe

(ek'sangwe)
abreviación
1. que está agotado y no tiene nada de fuerza El corredor llegó exangüe a la meta.
2. que está muerto Millares de hombres exangües yacían en el campo de batalla.
Traducciones

exangüe

unblutigen

exangüe

sans effusion de sang

exangüe

ابيض

exangüe

αναίμακτη

exangüe

безкръвен

exangüe

nekrvavý

exangüe

ublodige

exangüe

무혈

exangüe

ADJ
1. (= sin sangre) → bloodless
2. (= débil) → weak
Ejemplos ?
¡EI blancor de esos días tercamente lluviosos; las estatuas de mármol recién inauguradas; el estertor de la pechuga exangüe; el ruedo que la mar prende a su falda; la capa voladora del beduino y sus tiendas errantes, palomar del Sahara; los caminos ahogados en la arena; al fondo de los árboles, la pared de una casa; las tumbas escondidas en la noche; el cirio iluminando la mortaja; ¡yacente livor del esqueleto que el cincel del gusano cincelara; esas frases inéditas, alargadas de aes, con que los sordomudos desahogan su rabia; las gotas de azahar sobre las bodas, y en la Suprema hora de las ansias, en el instante de aflojar los brazos, aquel blanco en los ojos de la mujer cansada!
Y como donde hay panales no faltan zánganos, no extrañarán nuestros lectores que fuesen casi innumerables los que mariposeaban alrededor de Rosarito, entre los que ocupaba lugar preferente Perico el Talabartero, un chaval medio tábiro que parecía estar pidiendo a voces la Reualenta, de ojos magníficos y febriles, graciosa sonrisa, rostro exangüe y demacrado, y del cual solía decir Rosarito con aire meditabundo: -Cudiao que Perico es feo, pero cudiao que tiée rocío y tiée angel y tiée cosas en su carita morena.
La menor, Clara, sin dejar de parecerse a Joaquina, tendría singular atractivo para un artista delicado de la escuela mística anterior a Rafael. El óvalo muy prolongado de su cara exangüe descansaba en un cuello finísimo, verdadero tallo de azucena.
El triunfo de los principios y su establecimiento en nuestro sistema de gobierno, aseguran la quietud interior; porque lo que todos quieren, a todos tranquiliza. Las rentas de este pueblo exangüe no bastan para sostener el inmenso ejército que pesa sobre él.
Si así lo hubieran efectuado no estaría hoy la Nación tan exangüe, porque es indudable que una vez establecidas las corrientes comerciales por el Plata, libres de todo tutelaje, habrían compensado ventajosamente a las que se acababan de perder por el Pacífico y contrarrestando las condiciones onerosas impuestas por el vencedor al comercio de Bolivia.
Marina había reconocido a su mozo en aquel agonizante que expiraba al beber el primer aliento, la primera brisa cariñosa de la costa nativa...; y ahora sí que podía exclamar la aldeanilla, ante el rostro exangüe dormido sobre el cabezal: -¡Qué branco!
Ella ciertamente pugna por elevarse con el tronco recto, pero de las rodillas la juntura rígida está y un frío por sus uñas resbala y palidecen, perdida la sangre, sus venas; y como un malo, incurable cáncer anchamente suele 825 serpear e ilesas a las viciadas añadir partes, así un letal invierno poco a poco a su pecho llega y las vitales vías y los respiraderos cierra, y ni intentó hablar ni si intentado lo hubiera de voz tenía camino: una roca ya su cuello poseía 830 y su cara se había endurecido y estatua exangüe sentada estaba; y no piedra blanca era: su mente la había inficionado a ella.
240 Lo disipa con sus rayos de Hiperión el hijo y camino te da a ti por donde puedas sacar tu sepultado rostro; y tú ya no podías, matada tu cabeza por el peso de la tierra, ninfa, levantarla, y cuerpo exangüe yacías: nada que aquello más doliente se cuenta que el moderador de los voladores 245 caballos, después de los fuegos de Faetonte, había visto.
Al bajar los párpados, un poco pesados, la sombra de las pestañas crespas le caía sobre las mejillas pálidas, de una palidez sana y fresca como la de las hojas de una rosa blanca pero de una palidez exangüe, profunda, sobrenatural casi, y por la curva armoniosa de los labios rosados flotaba una sonrisa supremamente comprensiva.
En su ingle, oblicuamente, un disparado hierro se le quedó apostado: mortífero ese lugar; al cual, después que de su herida el autor, estertorando su aliento y volviendo sus luces, le vio, el bactrio Halcioneo: “Eso que oprimes”, dice, “ten, 135 de tantos campos, de tierra” y su cuerpo exangüe abandonó.
Él, suspendido por las aéreas auras se puso rígido, y como dicen que las lluvias se endurecen con los helados vientos, 220 de donde se hacen las nieves, y también, blando, de las nieves al rotar, se astriñe y se aglomera su cuerpo en denso granizo, que así él, lanzado a través del vacío por esos vigorosos brazos y exangüe de miedo y sin tener líquido alguno, en rígidas piedras fue él convertido, cuenta la anterior edad.
Es verdad, sé el destino casto de aquella pobre pálida, cuyo rostro, como una indulgencia plenaria, miré ayer tras un vidrio lloroso; me ha inundado en recuerdos pueriles la presencia de Ana, que al tutearme decía el "tú" de antaño como una obra maestra, y que hoy me habló con ceremonia forzada; he visto a Catalina exangüe, al exhibir su maternal fortuna cuando en un cochecillo de blondas y de raso lleva el fruto cruel y suave del idilio por los enarenados senderos...