exaltación

(redireccionado de exaltaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.

exaltación

1. s. f. Acción y resultado de exaltar o exaltarse. exaltamiento
2. Intensidad muy elevada de un estado de ánimo el gol provocó la exaltación del público. entusiasmo
3. Acción de atribuir mucho mérito o valor a una persona o una cosa la exaltación de sus hazañas. glorificación

exaltación

 
f. Acción y efecto de exaltar o exaltarse.
Gloria que resulta de una acción muy notable.
Aumento de las actividades sensitivas.
Excitación del ánimo.
Estado de una persona exaltada.

exaltación

(eksalta'θjon)
sustantivo femenino
1. alabanza de las cualidades o méritos de una persona o cosa Mi padre nos hizo una exaltación del amor filial.
2. atribución de más valor del que se considera tiene a una persona o cosa Los artistas del siglo veinte hicieron una exaltación del inconsciente.
3. estado de quien ha perdido la calma que se manifiesta al hablar La sorpresa le produjo una gran exaltación.
Traducciones

exaltación

ardor, ardour, exaltation

exaltación

exaltation

exaltación

تمجيد

exaltación

ophøjelse

exaltación

upphöjelse

exaltación

SF
1. (= ensalzamiento) → exaltation
2. (= sobreexcitación) → overexcitement, elation
3. (= fanatismo) → hot-headedness
4. (Pol) → extremism
Ejemplos ?
Algunos días charlaba con una facundia febril; a estas exaltaciones sucedían de pronto unos entorpecimientos en los que se quedaba sin hablar, sin moverse.
Heinecken, el niño de la antigua ciudad de Lubeck, aprendió de memoria casi toda la Biblia cuando tenía dos años; a los tres años, hablaba latín y francés; a los cuatro ya lo tenían estudiando la historia de la iglesia cristiana, y murió a los cinco.De esa pobre criatura puede decirse lo de Bacon: «El carro de Faetón no anduvo másque un día.» Hay niños que logran salvar la inteligencia de estas exaltaciones de la precocidad, y aumentan en la edad mayor las glorias de su infancia.
En las páginas de "Le Moniteur" se insertaban obligatoriamente las disposiciones y decretos del Gobierno, informaciones de los debates parlamentarios y otros documentos oficiales; en 1848 se publicaban también en este periódico informaciones de las reuniones de la Comisión de Luxemburgo.- se ponía furioso cuando tenía que propagar oficialmente aquellas «exaltaciones salvajes» que hasta entonces habían yacido enterradas en las obras apócrifas de los socialistas y que sólo de vez en cuando llegaban a los oídos de la burguesía como leyendas remotas, medio espantosas, medio ridículas.
Se comprende más lo que haga una persona sola. Unirse en sentimientos y exaltaciones tales tiene algo de extraño; pero el caso es que sucede.
Estas exaltaciones oficiales contrastan con la fría observación del dictamen oficial de la Sanidad Pública: «La salud pública de un país significa la salud de sus masas, y es casi imposible que las masas estén sanas si no disfrutan, hasta lo más bajo de la escala social, por lo menos de un bienestar mínimo».
Con el objeto de evitar robos, especulaciones o exaltaciones posteriores de su persona, las autoridades dispusieron que su cuerpo fuera quemado y sus cenizas esparcidas en la fosa común, lo cual se llevó a cabo esa misma tarde en el cementerio general del norte.
Se sustituyen las exaltaciones de la Semana Santa de Radio Córdoba por los "Pregones de Semana Santa” que organiza la recién fundada Agrupación de Cofradías.
Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía describe la potencia de Lucifer como algo que incita el humano a todas las exaltaciones, los falsos misticismos, el orgullo de elevarse sin frontera Rudolf Steiner, Lucifer y Ahriman, Éditions Anthroposophiques Romandes, 1977, p.16 y la de su opuesto Ahriman (equivalente de Satan) como algo que incita el humano a las supersticiones materialistas.
Tales antinomias dentro de un mismo sistema religioso se evidencian asimismo en el hinduismo, donde existen movimientos promotores de las más rigurosas ascesis opuestas a lo libidinoso junto a exaltaciones de la sexualidad, como ocurre con el conocido texto del Kama Sutra o con las imágenes sexuales de templos como los de Suria y Khajuraho.
El 9 de noviembre de 1885 se constituyó el Consejo de Caballeros Kadosch de Córdoba, mediante carta constitutiva del Supremo Consejo del Gran Oriente de España, siendo Gran Comendador Manuel Becerra; y que tenía como función principal la de verificar la exaltaciones a los Grados que van del 19º al 30º.
En su constitutiva se autoriza a este Consistorio para verificar las exaltaciones de los grados 31º y 32º, y para constituir con los que ostentas estos grados, la Cámara del 31º.
Pesimista a propósito de lo que se llama “amor”, es decir, para el, una ilusión grosera, dolorosa y destructiva, Mirbeau habla de la «doble equivocación» de sus «exaltaciones amorosas», lo que les conduciría inevitablemente a una «doble caída».