europeo

europeo, a

1. adj. De Europa.
2. adj./ s. Se dice de la persona natural de Europa.

europeo, -a

 
adj.-s. De Europa.

europeo, -pea

(ewɾo'peo, -pea)
abreviación
1. relativo a Europa pasaporte europeo
2. relativa a la organización política y económica del continente comunidad europea

europeo, -pea


sustantivo masculino-femenino
persona de origen europeo Los europeos hablan muchas lenguas.
Traducciones

europeo

European

europeo

européen

europeo

europeo

europeo

Evropan, evropský

europeo

europæer, europæisk

europeo

eurooppalainen

europeo

Europljanin, europski

europeo

ヨーロッパの, ヨーロッパ人

europeo

유럽 사람, 유럽의

europeo

europeu

europeo

europé, europeisk

europeo

เกี่ยวกับยุโรป, ชาวยุโรป

europeo

người châu Âu, thuộc châu Âu

europeo

歐洲

europeo

אירופה

europeo

/a ADJ & SM/FEuropean
Ejemplos ?
b) Ocupación (“entradas” y exploraciones continuas) de los territorios del Brasil (en el hinterland atlántico), Paraguay, Argentina (en sus regiones noroeste y Río de la Plata), Chile y Bolivia (en su distrito minero) por el europeo-portugués y español – en la misma época de referencia.
A partir de 1815 Buenos Aires intentó resolver la cuestión del reconocimiento diplomático europeo y la estabilización de la situación interna a través de fórmulas monárquico constitucionalistas, que no llegaron a concretarse por la actitud intransigente del absolutismo español, los recelos entre los miembros de la Santa Alianza y la creciente fuerza de los sentimientos republicanos entre las huestes comandadas por los caudillos federalistas.
Pero como las estructuras sociales en el escenario americano no coincidían con las del occidente europeo, ni la oposición burguesía–aristocracia definía las fronteras y antagonismos en la sociedad, los elementos jacobinos se enfrentaron aquí a una contradicción insalvable: las masas veían en aristocracia criolla, fuerza dirigente del movimiento anticolonial, al explotador inmediato, en tanto ésta temía, por encima de todo, la rebelión popular.
Además de ser un hombre preparado y capaz, no poseía una autoridad única y vertical como un rey europeo, por lo que las decisiones que se tomaron frente a los conquistadores debieron ser fruto de su sistema de gobierno democrático.
Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario; con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar sólo los escenarios actuales de la lucha armada, sea igualmente gloriosa y apetecible para un americano, un asiático, un africano y, aún, un europeo.
Pero junto con esta noticia, siempre igual, llegaban en los buques otras novedades que se desembarcaban cautelosamente, como horrible contrabando: libros ocultos en barriles, periódicos que servían de inocente forro a obras de devoción, folletos disimulados entre mercancías, y una bocanada de aire europeo esparcíase por las ciudades coloniales, soñolientas a la sombra de sus innumerables conventos.
En Tánger no se hacía otra cosa que murmurar el enamoramiento de su hijo Dais con esta extranjera fantasiosa. Un amor con una musulmana es el ideal de todo europeo.
Tenía que entrevistarse esa noche con Mahomet Bey, un bandido inexorable. Mahomet Bey en las ciudades levantinas vestía como el más pulcro europeo.
-Estallan como granadas -decía, sonriendo, Mahomet Bey. Aischa entró bruscamente a la terraza: -Señor, un anciano extranjero pregunta por ti. -¿Árabe o europeo? -Árabe.
Renegociar y revisar, vía referéndum, los acuerdos con la OTAN, la OMC y la UE en aquellas cuestiones que limiten la soberanía nacional o restrinjan la capacidad de decisión interna, así como para los casos en que organismos no democráticos, como el FMI o el Consejo Europeo, planteen la intervención en cuestiones de interés general.
Las multinacionales europeas que tienen deslocalizadas sus unidades de producción a países de bajos salarios deben ser consideradas responsables de los daños medioambientales y sociales imputables a sus filiales y a sus subcontratistas. Revertir las sumas obtenidas en la frontera a un Fondo de adaptación europeo previsto por el Protocolo de Kyoto.
En otros términos, disgregado el imperio austrohúngaro al fin de la Gran Guerra, los nuevos Estados vivieron tranquilos -aunque algunos miserablemente, como Hungría y, en particular, Austria- mientras Alemania los dejó en paz; pero ahora que el Führer, ha mostrado una gran codicia hegemónica sobre el Este europeo, los gobiernos y pueblos de todos esos países presienten el peligro común.