Ejemplos ?
Después, e independientemente, una segunda endosimbiosis por parte de algún eucarionte mitocondrial con una cianobacteria condujo a la formación de los cloroplastos de algas y plantas.
Uno de los autores más prolíficos, el canadiense Cavalier-Smith, postula un origen bacteriano del primer eucarionte, es decir, del primer protozoo, el cual aparecería como resultado de la evolución de una Actinobacteria (que es de condición heterótrofa), la cual se habría modificado radicalmente primero por pérdida de su rígida pared bacteriana, facilitándose la adquisición de una condición fagótrofa, luego entra en endosimbiosis con una Alpha-proteobacteria, la cual dará lugar a la primera mitocondria.
Esto hace que cuando el ADN de una especie eucarionte se centrifuga en gradiente de densidad de cloruro de cesio, aparezca una banda principal que contiene la mayor parte del ADN de la especie y una banda satélite (minoritaria) que está formada por una secuencia corta de ADN repetida en tándem.
Se sugiere que los primeros orgánulos en evolucionar fueron las mitocondrias (dado que no todas las células eucariontes poseen cloroplastos) y posteriormente por una endosimbiosis en serie, la célula eucarionte ancestral adquirió un endosimbionte capaz de realizar fotosíntesis (cianobacteria), que posteriormente evolucionaría a un plástido dando lugar a las primeras algas verdes y rojas; a este proceso también se le conoce como endosimbiosis primaria.
La proteína ORF VI (codificada por el ARN 19S) controla el reinicio de la traducción de los principales marcos abiertos de lectura sobre el ARN 19S policistrónico, lo que lleva a la replicación del virus. La función TAV depende de su asociación con las polisomas y con el factor de iniciación eucarionte eIF3.
Es así como algunas algas verdes y algas rojas sufrieron una endosimbiosis secundaria al ser rodeadas por una vacuola alimenticia de otro eucarionte, evidencia de este proceso son las cloraracniofitas ya que sus plásmidos presentan cuatro membranas, se piensa que las primeras dos internas eran las membranas originales de la cianobacteria, la tercera deriva de la membrana del alga fagocitada y la cuarta es un vestigio de la membrana de la vacuola alimenticia; en algunos de estos se pueden observar restos de lo que fuera su núcleo celular (nucleomorfo).
Procedimiento del pre-mRNA eucarionte: Las células eucariontes convierten el transcripto primario inicial sintetizado por el RNA polimerasa II en un mRNA funcional.
Aun así se puede mostrar una relación filogenética aproximada según algunos autores, entre los diferentes filos arqueanos, bacterianos y su relación con los eucariontes: Visto de otro modo, la evolución procariota y su relación con los eucariontes, muestran que antes de que hablemos de un árbol filogenético de la vida, deberíamos hablar de un "anillo de la vida"; en donde se observaría que los ancestros procariotas que originaron al primer eucarionte, son una arquea que le heredó los genes informacionales, mientras que una bacteria le legó los genes operacionales.
Es un 50% mayor que los pandoravirus, el anterior virus más grande conocido. Es incluso más grande que Ostreococcus el eucarionte de vida libre más pequeño.
Por esta razón, existen dos sistemas de dominios: el más antiguo (Prokaryota y Eukaryota), y el más reciente (Archaea, Bacteria y Eucarionte).
Hipótesis original de Margulis::Una bacteria consumidora de azufre, que utilizaba el azufre y el calor como fuente de energía (arquea fermentadora o termoacidófila), se habría fusionado con una bacteria nadadora (espiroqueta) habiendo pasado a formar un nuevo organismo y sumaría sus características iniciales de forma sinérgica (en la que el resultado de la incorporación de dos o más unidades adquiere mayor valor que la suma de sus componentes). El resultado sería el primer eucarionte (unicelular eucariota) y ancestro único de todos los pluricelulares.
Hipótesis original de Margulis::Se postula que existía un organismo con núcleo que todavía era anaeróbico, incapaz de metabolizar el oxígeno, ya que este gas suponía un veneno para él, por lo que viviría en medios donde este oxígeno, cada vez más presente, fuese escaso. En este punto, una nueva incorporación dotaría a este primigenio eucarionte de la capacidad para metabolizar oxígeno.