etrusco

(redireccionado de etruscos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con etruscos: romanos, fenicios

etrusco, a

1. adj./ s. HISTORIA De Etruria, antigua región de Italia que corresponde a la actual Toscana. tirreno
2. s. HISTORIA Persona que formaba parte del pueblo instalado en esta región.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Lengua que hablaban los habitantes de esta región.

etrusco, -ca

 
adj.-s. De Etruria.
m. ling. Lengua hablada por el antiguo pueblo etrusco de Etruria (actual Toscana), en Italia.
pl. hist. Pueblo de la Antigüedad que habitó en la Etruria. Su apogeo se extiende desde el s. VIII hasta el s. V a C, durante el reinado de la dinastía Tarquinia.
Sinónimos

etrusco

, etrusca
adjetivo y sustantivo
(persona) tirreno, tusco.

etrusco:

tuscotirreno,
Traducciones

etrusco

etrusco

etrusco

エトルリア

etrusco

/a
A. ADJ & SM/FEtruscan
B. SM (Ling) → Etruscan
Ejemplos ?
Sintiendo la necesidad de aliados, Turno y los rútulos hubieron de recurrir a la fuerza célebre de los etruscos y Mecencio, su rey, que reinaba en Caere, una ciudad rica en aquellos días.
Tal había sido el crecimiento del poder latino, principalmente a través de la derrota de los etruscos, que ni a la muerte de Eneas, ni durante la regencia de Lavinia, ni durante los años inmaduros del reinado de Ascanio, ni Mecencio, ni los etruscos o cualquier otra de sus vecinos se aventuró a atacarlos.
Algunos piensan que fijó este número por la cantidad de aves que predijeron su soberanía, pero me inclino a estar de acuerdo con aquellos que piensan que como esta clase de funcionarios públicos fue tomada del mismo pueblo del que se adoptó la "silla curis" y la "toga pretexta" (sus vecinos, los etruscos) por lo que el número en sí también se tomó de ellos.
Los adivinos etruscos eran empleados sólo para interpretar prodigios que afectasen al Estado; pero éste le incumbía a él personalmente y a su casa, por lo que decidió enviar a consultar al más famoso oráculo del mundo, en Delfos.
Tarquinio encontró las puertas cerradas y dictado un decreto de expulsión contra él; el Libertador de la Ciudad recibió una alegre bienvenida en el campamento y expulsaron de él a los hijos del rey. Dos de ellos siguieron a su padre en el exilio, en Caere, entre los etruscos.
Así dicho por el espacio que los etruscos de la antigüedad, al fundar sus ciudades, consagraban de acuerdo con augurios y marcaban con mojones a intervalos por cada lado, como la parte donde el muro iba a ser construido, se mantenía vacío para que los edificios no pudieran estar en contacto con la pared interior (aunque ahora, por lo general, lo tocan), y en el exterior algo de terreno debía permanecer como tierra virgen para el cultivo.
Este pueblo estaba unido por lazos de sangre con los Fidentinos, que también eran etruscos, y un incentivo adicional venía dado porque, dada la mera cercanía del lugar, Roma volvería sus armas contra todos sus vecinos.
Impulsado por la confianza en su fuerza, que estas medidas inspiraron, Tulio declaró la guerra contra los sabinos, una nación en ese momento la siguiente sólo a los etruscos en número y fuerza militar.
Los sabinos estaban lejos de olvidar que una parte de sus fuerzas había sido trasladado a Roma por Tacio, y que el Estado romano había sido últimamente engrandecido por la inclusión de la población de Alba; por lo tanto, ellos por su parte empezaron a buscar ayuda exterior. Su vecino más cercano era Etruria, y, de los etruscos, los más cercanos a ellos eran los veyentinos.
Los etruscos menospreciaban a Lucumo como hijo de un refugiado extranjero; ella no podía soportar esta indignidad, y olvidando todos los lazos del patriotismo, para que su marido pudiera alcanzar mayor honor, decidieron emigrar de Tarquinia.
La satisfacción que sintió cada receptor embotó su percepción sobre la agitación pública que se estaba forjando hasta que, privado de todo consejo y ayuda, el Estado de Gabii fue entregado al rey romano sin una sola batalla. Después de la toma de Gabii, Tarquinio hizo la paz con los ecuos y renovó el tratado con los etruscos.
Su uso entre los etruscos se remonta a la costumbre de las doce ciudades soberanas de Etruria, cuando conjuntamente elegían un rey, y le proporcionaban cada una un lictor.