etéreo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con etéreo: volátil, éter, sublime

etéreo, a

1. adj. QUÍMICA Del éter, compuesto químico la inhalación de vapores etéreos produce somnolencia.
2. literario Que es sutil, vago, impreciso, sublime vive ajeno a la realidad, en un mundo lleno de sueños etéreos.
3. literario Del cielo el espacio etéreo.

etéreo, -a

 
adj. Relativo al éter.
poét.Relativo al cielo.
poét.Sutil, vago, sublime.

etéreo, -rea

(e'teɾeo, -ɾea)
abreviación
1. que es poco definido pero sutil o sublime un perfume etéreo
2. química relacionado con el éter una sustancia etérea
Sinónimos

etéreo

, etérea
Traducciones

etéreo

ethereal

etéreo

etereo

etéreo

Ethereal

etéreo

Ethereal

etéreo

미묘한

etéreo

Ethereal

etéreo

ADJethereal
Ejemplos ?
Blake tenía la curiosa sensación de asomarse a un mundo desconocido y etéreo, capaz de desvanecerse como un sueño si intentara ir en su busca para penetrar en él.
El único lujo del hogar, lo que hacía sonreír babosamente al padre cuando conducía a su hija al «gallinero» del teatro por horas, o al «cine», y en el ambiente viciado, del etéreo, cargado de olor humano, resonaban las frases de admiración.
Entusiasmada doña Fulgencia con tantísima percha hízole de un retal de blusa mujeril que le quedaba en bandera una corbata de moño, a la que, por sugestión acaso, imprimió la figura arrobadora de las mariposas supradichas. Etéreo como una revelación de los mundos celestiales quedó Damiancito con los atavíos; y cual si ellos influyesen en los vuelos de su espíritu sacerdotal, iba creciendo al par que en majeza y galanura en las sapiencias y reconditeces de la latinidad.
Era una resurrección de sensaciones, una esfumación deliciosa del pasado, algo etéreo, brillante, cubierto de polvo de oró, como esas reminiscencias que los sueños nos dan a veces de la vida.
Todo lo veía a través de una niebla mágica. La debilidad lo hacía ligero, etéreo: volaba casi como un pájaro. En el muladar se sintió un gallinazo más entre los gallinazos.
Maravillaba tánta memoria en esa cabecita rubia, de toques grises como la seda sin cardar, cuyos bucles en tirabuzones se esfumaban en nimbo de gloria. Y qué rayos de dulzura despedían sus ojos claros de un azul etéreo, indefinible.
Mi fantasía creaba alrededor de aquella niña de ojos azules algo tan etéreo que hacía de ella un verdadero ángel; tanto es así, que si en una mañana radiante la hubiera visto desplegar sus alas y desaparecer volando ante mis ojos, no me habría parecido extraño ni imposible.
Es el sublime cóndor que en vuelo resonante desde el peñón andino se lanza a los espacios, y en espiral inmensa encúmbrase triunfante, a visitar del cielo los fúlgidos palacios, glorioso viajador; y torna con el brillo del sol en la pupila, y cruza por el arco que el iris le alza airoso, y en el etéreo risco de soledad tranquila pliega las grandes alas en imperial reposo, de cúspides señor.
¿Querréis vos y podréis vos demostrar que convenís sustancialmente con lo imaginado por mí; que sois la forma material y visible del espectro etéreo por quien estoy obsesa, y el astro luminoso cuyos matinales resplandores columbro, y el ansiado aliento de primavera, que al venir el alba despierta y mueve a cantar a las aves, y separa y extiende los pétalos de las flores para recoger su aroma y darles en pago su rocío?
¡Y que tú también hayas de sucumbir a los dardos de Diana!..." Dijo así la ninfa tracia, y sacando de la áurea aljaba una voladora saeta, tendió airada el arco, apartándolo de sí gran trecho, hasta que dobladas sus dos empulgueras, vinieron a juntarse, teniendo ella a la par asido con la mano izquierda el casquillo, y sujeta la cuerda al seno con la diestra: de súbito Arrunte oye a un tiempo mismo el crujir del dardo y el son del aire, y va el hierro a hincarse en su cuerpo; sus compañeros le abandonan, dando entre gemidos las últimas boqueadas en el desconocido polvo de los campos. Opis se remonta en sus alas al etéreo Olimpo.
en vano que tu bella imagen sígueme siempre. Si al alto vuelvo la llorosa vista, en la pureza del etéreo cielo el bello azul de tus modestos ojos lánguido miro.
Aunque la mayor parte de nuestras visiones nocturnas no son quizá más que débiles y fantásticos reflejos de nuestras experiencias vigiles ——en contra de lo que sostiene Freud con su simbolismo pueril—, hay sin embargo algunas cuyo carácter extramundano y etéreo permite una interpretación excepcional, y cuyo efecto vagamente emocional e inquietante sugiere posibles atisbos de una esfera de existencia mental no menos importante que la vida física, aunque separada de dicha vida por una barrera infranqueable.