estremecimiento

(redireccionado de estremecimientos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con estremecimientos: incauta

estremecimiento

s. m. Acción y resultado de estremecer o estremecerse. escalofrío, temblor

estremecimiento

 
m. Acción y efecto de estremecer o estremecerse.

estremecimiento

(estɾemeθi'mjento)
sustantivo masculino
1. tranquilidad agitación del ánimo experimentar un brusco estremecimiento
2. temblor involuntario del cuerpo un estremecimiento de frío
Sinónimos

estremecimiento

sustantivo masculino

estremecimiento:

sustosobresalto, agitación, conmmoción, turbación, perturbación, convulsión,
Traducciones

estremecimiento

shivering, shiver, shudder, thrill

estremecimiento

brivido, fremito, tremito

estremecimiento

رَعْشَة

estremecimiento

vzrušení

estremecimiento

henrykkelse

estremecimiento

Erregung

estremecimiento

ρίγος

estremecimiento

kiihtymys

estremecimiento

frisson

estremecimiento

uzbuđenje

estremecimiento

ぞくぞくする感じ

estremecimiento

스릴

estremecimiento

sensatie

estremecimiento

spenning

estremecimiento

dreszcz

estremecimiento

sensação

estremecimiento

возбуждение

estremecimiento

spänning

estremecimiento

ความตื่นเต้น

estremecimiento

heyecan

estremecimiento

sự hồi hộp

estremecimiento

异常兴奋

estremecimiento

SM estremezón (Colombia, Venezuela) SM
1. (= sacudida) → shake
2. [de frío] → shiver, shivering
3. (= sobresalto) → shock
4. (= terremoto) (Andes, Caribe) → tremor
Ejemplos ?
En aquella hora el calor es deleitante. Percíbense en el aire estremecimientos voluptuosos: El horizonte ríe bajo un hermoso sol.
Me vestí a toda prisa y salí de casa. XII La tormenta había amainado, aunque se notaban todavía sus últimos estremecimientos. Era muy temprano, y no andaba nadie por las calles.
Como se ha visto, el hogar de Alberto Rivas estaba en el cenit de la felicidad. Ester sentía estremecimientos nerviosos de dicha.
Casi dos siglos habían transcurrido sin que sus torrentes de lava y rudos estremecimientos esparciesen el luto y la desolación, y no faltaron geólogos que creyesen que era ya un volcán sin vida.
Atrás se quedaron los Víveros, con sus regocijadas bodas; los valses sonaban lejanos, como vagos estremecimientos del aire, y Ernestina seguía infatigable, hablando cada vez más cerca del oido de su esposo.
¡Lagrimitas a él!... Pero no; lloraba de veras, con toda su alma, con quejidos de angustia y estremecimientos nerviosos que conmovían todo su cuerpo.
La oscilación de una lámpara trajo a Galileo la idea del péndulo; la caída de una manzana sugirió a Newton su teoría de la atracción; la vibración de la voz en el fondo de un sombrero de copa, inspiró a Edison el fonógrafo; sin los estremecimientos de una rana moribunda, Galvani no habría apreciado el poder de la electricidad, inventando el telégrafo; y por fin, sin una hoja de papel arrojada casualmente en la chimenea y ascendente aquella por el humo y el calórico, no habría Montgolfier inventado en 1783 el globo aerostático.
Y qué bocazas las que abrían aquellas criaturas para arrojar el aliento, y qué de risas y comentarios cuando algún "señor" asomaba a su puerta e iba despidiendo, entre bostezos y estremecimientos de frío cada bocanada que ni fumando tabaco.
En aquella hora el calor era deleitante, fresca la ventolina y con el olor de brea y algas. Percibíanse en el aire estremecimientos voluptuosos.
Los sátiros y ninfas de las antiguas fontanas parecen estremecer sus bronces con palpitaciones de carne viva en esta luz misteriosa; ríe el mármol de la Venus y los amorcillos al deslizarse por su pálida superficie los estremecimientos de la brisa, acompañados de un cabrilleo de resplandores y movibles sombras; refléjanse invertidas en la dormida agua de los grandes tazones las desnudeces mitológicas, las canastillas de flores de piedra, como adornos de mesa, de blanco biscuit, montados sobre bases de veneciano espejo.
El joven impregnó un paño en el licor que, sumido en la oración, ungió fielmente aquella cabeza sagrada en un profundo silencio. Oía estremecimientos indescriptibles, pero los atribuía a los juegos de la brisa en la cima de los árboles.
Sin duda hubiera ella deseado menos severidad en ese rígido cielo de amor, más expansiva e incauta ternura; pero el impasible semblante de su marido la contenía siempre. La casa en que vivían influía un poco en sus estremecimientos.