Ejemplos ?
No allí con varoniles ejercicios se endurece el mancebo a la fatiga; mas la salud estraga en el abrazo de pérfida hermosura, que pone en almoneda los favores; mas pasatiempo estima prender aleve en casto seno el fuego de ilícitos amores; o embebecido le hallará la aurora en mesa infame de ruinoso juego.
Si florece en ti naturalmente alguna obra buena, no se purifica y perfecciona sino con la verdadera piedad, y con la impiedad se estraga y viene a sentir el rigor de la justicia.
60 y hallando que es otro amor, aunque yo no sé de quién, sintiendo más que el desdén que otro gozase el favor —que como este fiero engaño es envidioso veneno, se siente el provecho ajeno mucho más que el propio daño—; sobornando —¡oh vil costumbre que así la razón estraga, ........
ECO: Cuerdo. GALÁN: Viva lo que Dios mandare; solo me di lo que haga del sexo que así me estraga, para que mi mal repare. ECO: Pare.
no siguió la paz a la victoria, de la preciosa libertad estraga el sumo bien nuestra feroz locura, y la tremenda pena expïatoria aún en nosotros, con el crimen, dura.
¿Quién podrá explicar las maravillas que se contienen en el mismo fuego, que todo lo que con, él se quema se vuelve negro, siendo él lúcido y resplandeciente, y casi a todo cuanto abrasa y toca con su hermosísimo color le estraga y destruye el color, y de un ascua brillante lo convierte en un carbón muy negro?
Y por siembras y apriscos divaga con su padre, que duda de serlo; y el infame la injuria y estraga y la triste se obstina en quererlo.
La alcanzan los teucros, y a remos y con un bullir favorable, a la noche, gana la flota de Zancle la arena: Escila el costado derecho, el izquierdo la irrequieta Caribdis 730 estraga.
De la naturaleza de las cosas irracionales o que carecen de vida, la cual, en su género y orden, no desdice de la hermosura y decoro del Universo Pasando a la consideración de los demás seres, seguramente que el imaginar que los vicios de las bestias, árboles y de las demás cosas mudables y mortales, y que carecen de entendimiento, de sentido o vida con que su disoluble naturaleza se estraga y corrompe, son dignos de reprensión, es asunto digno de risa; habiendo recibido las criaturas este orden por voluntad de su Creador, para que, pereciendo unas y sucediendo otras, cumplan en su clase la interior hermosura corporal corceniente a las partes de este mundo.
«Desde que traes --le dice-- aquel anillo que deshace el poder del arte maga, sé bien que, si lo llevo hasta el castillo donde Alcina con saco vil te estraga, su traza desharé, y será sencillo volverte aquel de quien tu amor se paga.
También es un bien la naturaleza que vicia y estraga el vicio, por lo cual es contrario también a este bien; pero a Dios solamente, como a lo bueno lo malo; mas a la naturaleza que vicia no sólo es malo, sino dañoso; porque no hay mal alguno que sea dañoso a Dios, sino a las naturalezas mudables y corruptibles; sin embargo, éstas son buenas por el testimonio aun de los mismos vicios; puesto que si no fueran buenas, los vicios no las pudieran causar daño.
Si los santos ángeles, al que tienen por Creador de su naturaleza, lo tienen también por autor de su buena voluntad, difundiendo en ellos su caridad por el Espíritu Santo No existiendo, pues, causa alguna eficiente natural, o si puede decirse así, esencial de la mala voluntad, porque de ella misma principia en los espíritus mudables el mal con que se disminuye y estraga el bien de la naturaleza, ni a semejante voluntad la hace, sino la defección con que se deja a Dios, de cuya defección falta, sin duda, también la causa; si dijésemos que no hay tampoco causa alguna eficiente de la buena voluntad, debemos guardarnos, no se entienda que la voluntad buena de los ángeles buenos no es cosa hecha, sino coeterna a Dios.