estoico

(redireccionado de estoicos)
También se encuentra en: Sinónimos.

estoico, a

(Del lat. stoicus < gr. stoikos < stoa, pórtico, por el paraje de Atenas donde se reunían los filósofos.)
1. adj. FILOSOFÍA Del estoicismo.
2. SICOLOGÍA Que se muestra impasible ante la desgracia, la adversidad y el dolor. entero, firme
3. adj./ s. FILOSOFÍA Que es partidario del estoicismo filosófico.

estoico, -ca

 
adj. Relativo al estoicismo.
fig.Que manifiesta indiferencia por el placer y el dolor, que tiene gran entereza ante la desgracia.
adj.-s. Partidario del estoicismo.

estoico, -ca

(es'tojko, -ka)
abreviación
1. filosofía del estoicismo o relacionado con esta doctrina filosófica un pensador estoico
2. que muestra fortaleza y dominio de sí mismo ante la desgracia una mujer estoica
3. que implica o denota estoicismo un espíritu estoico
Sinónimos

estoico

, estoica
adjetivo y sustantivo
imperturbable, inalterable, impasible, insensible.
Los sinónimos están exentos del significado filosófico preciso de estoico.

estoico:

imperturbableimpasible, firme, paciente, entero, resignado, flemático,
Traducciones

estoico

stoisch

estoico

estoico

estoico

stoic

estoico

stoico

estoico

رواقي

estoico

ストイック

estoico

/a
A. ADJstoic, stoical
B. SM/Fstoic
Ejemplos ?
Cosa baja es la estulticia (era para los estoicos lo contrario a la sabiduría) cosa abyecta, sórdida, servil, sometida a un conjunto de pasiones, y de pasiones crueles.
Algunos de los nuestros (estoicos) opinan que la fortaleza ha de soportar estas cosas no es ello deseable, ni tampoco reprobable, pues nuestro anhelo ha de dirigirse al bien todo puro e imperturbable y libre de toda molestia.
Para uno, es igual hombre que amigo; para otro, amigo no es equivalente a hombre; aquél escoge el amigo para su beneficio, éste da la ventaja del amigo.(Contraste, exactamente opuesto, entre las dos escuelas. Para los estoicos la idea de amistad era tan extensa como la de humanidad, y su motivo la ventaja del amigo.
Al que lleva de cabeza la huida, le priva de dormir, y espera una salida saludable incluso de pasos más difíciles, toda vez que ni se precipite antes de hora, ni, en viniendo la hora, se turbe. Pienso que ahora esperas la opinión de los estoicos.
No hay ninguna razón para que te tilden de temeridad, pues son más cautos que con coraje (Nota: Séneca se refiere aquí a los estoicos que, como hemos indicado mucho más arriba, entre Epicuro y los estoicos navega).
¿Te piensas ahora que hablo de los estoicos, que creen que el alma humana chafada por un gran peso no puede permanecer, sino que en el momento se dispersa, en cuanto que no tiene salida libre?
Pero esto mismo te proclamarán de todas las escuelas, peripatéticos, académicos, estoicos, cínicos pues, ¿Quién ha de agradar al pueblo, agradándole la virtud?
Más arriba estaba el éter, del cual Aristóteles creía que era una especie de fuego diferente, pero los estoicos se negaban a admitir este quinto elemento, el cual creían de igual naturaleza que el fuego) ¿Yo no buscaré estas cosas?
Por lo que toca a Catón, te dije que no había para qué te congojases, porque ningún sabio puede recibir injuria ni afrenta; y que los dioses nos dieron a Catón por más cierto dechado de un varón sabio, que en los siglos pasados a Ulises o Hércules: porque a éstos llamaron sabios nuestros estoicos por haber sido invictos de los trabajos, despreciadores de los deleites, y vencedores de todos peligros.
Unos creyendo que estaban aliados a las fuerzas espirituales de Quetzalcóatl-Cortés y otros que veían estoicos el final del período de la ideología de Tlacaelel-Huitzilopochtli.
Háganse ustedes ahora la cuenta de que a El Tío Cayetano le ha llovido sobre la espinosa senda que, como periodista, recorría desde noviembre acá, uno de esos obstáculos tan inesperados como indestructibles; uno de esos inconvenientes que están fuera de los alcances de la humana previsión; uno de esos repentinos estorbos que no se vencen en el acto, ni con dinero, ni con sacrificios de ninguna especie, y díganme qué le toca hacer en tan supremo instante, no siendo, en su concepto, ni de los cobardes, ni de los temerarios, ni de los estoicos, sino de los prudentes del ejemplo citado.
18. Trababan también conversación con él algunos filósofos epicúreos y estoicos. Unos decían: «¿Qué querrá decir este charlatán?» Y otros: «Parece ser un predicador de divinidades extranjeras.» Porque anunciaba a Jesús y la resurrección.