estoicismo


También se encuentra en: Sinónimos.

estoicismo

1. s. m. SICOLOGÍA Entereza o conformidad ante la desgracia, el dolor o la adversidad.
2. FILOSOFÍA Escuela y doctrina filosóficas fundadas y propagadas por el pensador griego Zenón.

estoicismo

 
m. fig.Dominio sobre la propia sensibilidad.
filos. Escuela filosófica fundada por Zenón de Citio (s. IV a C). Su doctrina, influida por los cínicos y por Heráclito, es básicamente ética, pero unida a concepciones lógicas y físicas. El ideal del sabio es la imperturbabilidad y la independencia del mundo externo.

estoicismo

(estoj'θismo)
sustantivo masculino
1. filosofía escuela filosófica que afirma que el bien se encuentra en la sabiduría y dominio del alma El estoicismo fue fundado por Zenón en el siglo IV antes de Cristo.
2. dominio de sí misma que tiene una persona ante las desgracias y dificultades Su estoicismo es digno de estima.
Traducciones
Ejemplos ?
En otra parte he hablado yo del desdeñoso estoicismo de los mareantes de Santander enfrente de la maravillosa transformación que venía verificándose en esta ciudad, así en lo moral como en lo material.
Después, su orgullo se había rebelado. Entonces se calló tragándose la rabia en un estoicismo mudo que guardó hasta su muerte. Siempre andaba de compras y de negocios.
Cárdenas, aunque no archimillonario, era rico, y se daba buena vida de solterón, comiendo en el club o en su casa, bien y fino, a la francesa, con ese anhelo de conforte que acomete, al ocaso de la vida, a los que de jóvenes arrostraron azares y sufrieron privaciones con estoicismo.
Y Andalucía, la hermosa Andalucía, la que fue mora siete siglos, es al entrar en la unidad de la patria y en la unidad de la fe, la que hace posible la empresa de Colón, y la que le despide en Huelva para el Nuevo Mundo; y es también la que en Cádiz nutre toda la vida nacional en la suprema crisis de principio de este siglo, y proclama la primera constitución española, afirmando la existencia de la nación entre las angustias de un cerco, sin hacer caso de las bombas francesas, con estoicismo sublime y soberano.
-No mire, compadre; no mire -decía el viejo al marido; pero éste, aplicando un ojo a la abertura, se estremeció ligeramente, a pesar de su estoicismo de salvaje, porque había visto a su mujer (a quién dejó enfermiza y amarillenta) fresca, redonda, sanota, con una criatura de pocos meses colgada del blanco pecho...
Sus reflexiones tuvieron una gran influencia en el emperador Marco-Aurelio. Quiso vulgarizar el estoicismo y demostrar que todos los hombres han de ser tratados como hermanos e iguales.
Desde que me lancé a la lucha democrática sabía muy bien que el general Díaz no acataría la voluntad de la Nación, y el noble pueblo mexicano, al seguirme a los comicios, sabía también perfectamente el ultraje que le esperaba; pero a pesar de ello, el pueblo dio para la causa de la Libertad un numeroso contingente de mártires cuando éstos eran necesarios, y con admirable estoicismo concurrió a las casillas a recibirtoda clase de vejaciones.
Le vi mirar solemnemente a su hermana, mientras se levantaba y decía cogiendo su bastón: -Es imposible, Jane, pedir a Clara que soporte con perfecta firmeza la pena y el tormento que Davy le ha ocasionado hoy. Eso sería ya estoicismo.
Junto al profundo dolor de la tragedia y del tiempo que sigue su marcha, con su imperturbable y frío estoicismo, con una carrera de corcel desenfrenado, o de peregrino que viaja por el camino de la eternidad, sin estación ni descanso, inalterable y preciso.
¿Por qué todo esto no estaba en la escuela como yo, o por qué la escuela no era el campo, nosotros la vacas, los libros la hierba y el maestro un buey manso y gordo, semejante a esos aradores incansables e indolentes que miran con estoicismo la picana y con supremo desdén a los transeúntes?
¿Era para engañarlos mejor al uno y a la otra?, ¿o bien quería, por una especie de estoicismo voluptuoso, sentir más profundamente la amargura de las cosas que iba a abandonar?
La crisis de la soberanía nacional y el fantasma de la representación parlamentaria, Madrid, 1916. El delito colectivo. Estoicismo y libertad.