estocada


También se encuentra en: Sinónimos.

estocada

1. s. f. Golpe dado con la espada o con el estoque y herida que produce. hurgonazo
2. TAUROMAQUIA Acción y resultado de introducir el torero el estoque en el cuerpo de la res.
3. estocada de puño DEPORTES La que se da recogiendo y extendiendo el brazo sin mover el cuerpo, en esgrima.
4. estocada por cornada coloquial Expresión que se usa para referirse al daño que uno recibe en el momento de hacérselo a otro.

estocada

 
f. Golpe que se tira de punta con el estoque.
Herida que resulta de él.
Sinónimos

estocada

sustantivo femenino
hurgón (irón.), hurgonazo (irón.), cuchillada.
Este último, en los clásicos.
Traducciones

estocada

jab, lunge, thrust

estocada

stoccata

estocada

SF
1. (= acción) → stab, thrust
2. (= herida) → stab wound
3. (Taur) → death blow
Ejemplos ?
Fama es que los diestros matones y espadachines de su tiempo no alcanzaban a parar una estocada que él había inventado y a la que llamaba, aludiendo a su siniestro éxito, el golpe sin misericordia.
-gritaba furioso Pizarro, blandiendo la espada; y a tiempo que hería a uno de los conjurados, que Rada había empujado sobre él, Martín de Bilbao le acertó una estocada en el cuello.
Así, por ejemplo, un quídam que ve los toros de lejos y arrellanado en galería, no equivoca estocada; un militar, con el plano sobre la mesa de su cuarto, dirige campañas y no pierde batallas; un político desde las columnas de un periódico hilvana a pedir de boca lecciones de buen gobierno y zurce planes de hacienda que, a realizarse, permitirían al más desdichado almorzar menudillos de gallina, comer faisán dorado y cenar pavo con trufas.
Y así, por mayor, por el peligro en que estaba, haciendo el confesor algunas prevenciones y prometiendo, si a la mañana se hallase más aliviada, confesarse, la absolvió, y dando lugar al médico del cuerpo, acudiendo todos y los religiosos, que no se quisieron ir hasta dejarla curada, la desnudaron y pusieron en la cama, y hallaron que tenía una estocada entre los pechos, de la parte de arriba, que aunque no era penetrante, mostraba ser peligrosa, y lo fuera más, a no haberla defendido algo las ballenas de un justillo que traía.
Éste ve al capitán solo y le dice con voz seca: «Sois un bandido, Don Juan; y por Dios, que la existencia he de quitaros.» «Villano, calla o te arranco la lengua.» Así Don Juan le replica y al mismo tiempo le muestra del palacio suntuoso la riquísima escalera. :::V - LA MUERTE Don Juan, como buen soldado, es gran tirador de espada; y de una fiera estocada al Pierrot ha atravesado.
Francisco, si bien tenía menos puños y vigor que su adversario, excedíalo en ligereza y, a poco esgrimir, le clavó a D. Alonso Díaz tan bárbara estocada, que lo tuvo por ocho días entre si las liaba o no las liaba.
Pretende el mostruo herirlo con la lanza, mas ágil él se zafa de aquel perro; y una estocada tal le dio en la panza que un palmo por la espalda salió el hierro.
Rió Reinaldo y dijo: «Ahora apura si sé mejor que tú yo hallar la vena.» ta,Da rienda a un tiempo y pica la montura, y estocada después tira tan buena en medio de su débil armadura que el tronco de delante a atrás barrena.
Por aquí, dos pugilistas se hacen saltar los ojos a puñetazos; por allí un par de espadachines se atraviesan el cuerpo con una doble estocada, y cayendo sin vida, dejan sus armas a los testigos que continúan la pelea, despachando dos o tres al otro mundo, y van a acabar aquel negocio bebiendo sendos tragos en honor de los difuntos.
Y viendo que a estas voces se levantaba don Manuel metiendo mano a la suya, le tiró una estocada tal, que, o fuese cogerle desapercibido, o que el Cielo por su mano le envió su merecido castigo y a mí la deseada venganza, que le pasó de parte a parte, con tal presteza, que al primer ¡ay!
Allí, en medio de la fiesta, un confidente de don Diego se echó sobre don García diciéndole: -¡Sed preso! -Preso no, sino muerto -añadió Almagro, y le dio una estocada, acabándolo de matar los otros convidados.
Respondió que sí. Puso mano al acero y diola una muy gentil estocada. Cayó en el suelo diziendo: -¡Ay, que me ha muerto el bellaco de hulano!