estigio


También se encuentra en: Sinónimos.

estigio, a

1. adj. MITOLOGÍA De la Estigia, laguna del infierno mitológico.
2. literario Del infierno.

estigio, -gia

 
adj. Díc. de la Estigia y de lo relativo a ella.
fig. y poét.Infernal.
Sinónimos

estigio

, estigia
adjetivo
Traducciones

Estigio

SMStyx

estigio

ADJStygian
Ejemplos ?
¡Ay, si hubiese sabido Orlando el daño, vuelto en pos a París tras el litigio; o los dos que engañó aquel ermitaño con el correo del paraje estigio!
Además de esto, vosotros, los mortales, juráis por los dioses, pero los dioses acostumbran jurar por la majestad del lago estigio: pero dame este vaso que traes.» El cual ella le dio y el águila se lo arrebató de la mano muy presto, y volando entre las bocas y dientes crueles y las lenguas de tres órdenes de aquellos dragones, fue al agua e hinchó el vaso, consintiéndolo la misma agua, y aun amonestándole que prestamente se fuese, antes que los dragones la matasen.
En seguida erige los altares para los sacrificios nocturnos que han de hacerse al rey del Estigio y pone en las llamas las entrañas enteras de los novillos, derramando abundante aceite sobre ellas, cuando he aquí que, al despuntar el alba, empezó a mugir la tierra bajo los pies, retemblaron las selvas, y grandes aullidos de perros en las sombras anunciaron la llegada de la diosa.
Frente a éste cae un cuarto río, al principio en un lugar pavoroso y agreste, que dicen es de un color azulado y al que llaman el Estigio; en él forma la laguna Estigia, y después de haber adquirido en las aguas de dicha laguna propiedades horribles, se filtra en la Tierra, donde da varias vueltas dirigiendo su corriente hacia el Puriflegeton, al que por fin se encuentra en la laguna de Aquerón por la extremidad opuesta.
Así concluido ya el feliz tratado, la victoria se esparce en el distrito de la gran capital: triunfante vuelca el carro de la muerte; al lago Estigio cae despeñado el monstruo de la guerra; al feroz golpe en grandes remolinos se ensoberbece el lago, y queda el monstruo en el báratro umbroso sumergido.
A la cual el dios: “Elige”, le dice, “ningún rechazo sufrirás, y para que más lo creas, del estigio torrente también cómplices 290 han de ser los númenes: el temor y el dios él de los dioses es.” Alegre con su mal y demasiado pudiendo y próxima a morir de su amante por la complacencia, Sémele: “Cual la Saturnia”, dijo, “te suele abrazar, de Venus cuando al pacto entráis, date a mí tal.” Quiso el dios la boca de quien hablaba 295 tapar: había salido ya su voz apresurada bajo las auras.
Comenzó el muerto poco a poco a vivir: ya el pecho se le alzaba, ya las venas palpitaban, ya el cuerpo, que estaba lleno de espíritu, se levantó y comenzó a hablar, diciendo: -¿Por qué ahora me has hecho tornar a vivir un momento de vida, después de haber bebido del río Leteo y haber ya nadado por el lago Estigio?
310 El mismo Cupido niega que te hayan dañado a ti sus armas, Mirra, y las antorchas suyas del delito ese defiende: con el tronco estigio a ti, y con sus henchidas víboras, hacia ti sopló de las tres una hermana.
¿No habéis oído decir que los mismos dioses, incluso Júpiter, temen las ondas del Estigio, y que los juramentos que los mortales hacéis por los dioses, los dioses los hacen por la majestad del Estigio?
Mas, si un tan grande amor te mueve, si tanto afán tienes de cruzar dos veces el lago Estigio, de ver dos veces el negro Tártaro, y estás decidido a probar la insensata empresa, oye lo que has de hacer ante todo.
A cada cual den sus obras el desastre o la fortuna: Júpiter es el mismo soberano para todos; los hados se abrirán camino." Dijo, e inclinando la cabeza, juró por las olas del Estigio, el río de su hermano, por las riberas que arrastran entre negros abismos torrentes de pez, y con aquel movimiento se estremeció todo el Olimpo.
el pavoroso monstruo de Plutón y la noche producido, levanta su cabeza de culebras crinada con horror. El lago Estigio con ondas espumosas se embravece: el Cerbero con hórridos ladridos, hace temblar el Érebo profundo.