esterilla


También se encuentra en: Sinónimos.

esterilla

1. s. f. TEXTIL Tejido de paja o de hilos gruesos y separados.
2. Especie de alfombra usada para tomar el sol, hacer ejercicio u otros usos.
3. Ecuad. Rejilla para construir asientos.
4. Chile, C. Rica, Ecuad., Urug. TEXTIL Tejido de trama parecido al cañamazo.
5. esterilla eléctrica TECNOLOGÍA Almohadilla que produce calor, conectada por un cable a la corriente eléctrica.

esterilla

 
f. Trencilla de hilo de oro o plata.
Pleita estrecha de paja.
Especie de cañamazo.
Felpudo de estera o metálico.
esterilla eléctrica Especie de almohadilla que produce calor por medio de la electricidad.

esterilla

(este'ɾiʎa)
sustantivo femenino
1. pieza alargada de fibra vegetal usada para limpiarse la suela de los zapatos al entrar a una casa La esterilla de la casa dice bienvenidos.
2. pieza rectangular de paja usada para sentarse o acostarse sin estar en contacto directo con el suelo Extendió una esterilla en la playa y se puso a tomar sol.
3. tela de trama gruesa usada para bordar en ella bordar una esterilla
4. tejido hecho de fibras vegetales usado para hacer el asiento y respaldo de sillas o sillones Llevó las sillas del jardín a que les cambiaran la esterilla.
Sinónimos

esterilla

sustantivo femenino
Traducciones

esterilla

zerbino, stoino

esterilla

podložka

esterilla

måtte

esterilla

Matte

esterilla

mat

esterilla

pieni matto

esterilla

tapis

esterilla

podložak

esterilla

マット

esterilla

매트

esterilla

placemat

esterilla

matte

esterilla

mata

esterilla

capacho, Mat

esterilla

коврик

esterilla

matta

esterilla

แผ่นรอง

esterilla

paspas

esterilla

miếng vải lót cốc

esterilla

席子

esterilla

SF
1. (= alfombrilla) → mat
2. (= tejido) → rush matting
silla de esterilla (Argentina) → wicker chair
esterilla de alambrewire mesh
3. (Cos) (dorado) → gold braid; (plateado) → silver braid
Ejemplos ?
En la angustia del esfuerzo me encontré con los ojos casi pegados al respaldo de su sillón; y el barniz oscuro y la esterilla llena de agujeritos, como los de un panal, me hicieron acordar de una peluquería a la que me llevaba mi abuelo cuando yo tenía seis años.
Con las piernas cruzadas sobre su esterilla, grave el talante y pensativa la mirada, Abdalá el Susi ve llegar los camellos agobiados bajo tremendas cargas con grandes manchones de alquitrán en su piel, para defenderlos de la sarna; pasan los cadíes de las tribus, en visita de ceremonial al Alto Comisionado, revestidos por magníficos albornoces escarlatas.
Aquella noche, quando me iba á meter en la cama, entráron dos familiares de la inquisicion, acompañados de una ronda bien armada; diéronme un cariñoso abrazo, y me lleváron, sin hablarme palabra, á un calabozo muy fresco, donde habia una esterilla para acostarse, y un soberbio crucifixo.
Pasan las yuntas de bueyes y los rebaños de moruecos, y las cabras saltarinas, y las cargoneras del valle, y los campesinos de la vega, y los cadíes envueltos en sus magníficos albornoces escarlatas, con los bordes revestidos de una trencilla de oro, cantan los muecines a la hora eterna el pregón de la oración, y hace bailar el buñuelero sus buñuelos en la sartén, y Abdalá el Ladrón está allí, sentado sobre su polvorienta esterilla amarilla, repitiéndose por milésima vez.
Cierto es que cada uno de ellos ahora comía en su casa; pero él tenía un comedor lindo, con su buen aparador y sillas de esterilla.
Precipitadamente Abdalá el Susi abandonó su cómodo sillón de esterilla y, cayendo sobre sus rodillas en las ásperas piedras, se inclinó en dirección hacia La Meca, con los brazos extendidos delante de su cabeza, mientras pensaba: -Me disfrazaré de Taleb.
ernando sentía la incomodidad de la mirada del árabe, que, sentado a sus espaldas a una mesa de esterilla en el otro extremo de la terraza, no apartaba posiblemente la mirada de su nuca.
Algunos días después de estas pacientes meditaciones podíamos encontrar a Abdalá el Susi sentado sobre una esterilla a la sombra del arco de ladrillo que forma la puerta de Bab el Estha.
Obedecieron, volviéronme a casa y a la antigua guarda de la puerta, y, sin acordarse señor el viejo de la merced que me había hecho de que de día y de noche anduviese suelto, volví a entregar el cuello a la cadena y el cuerpo a una esterilla que detrás de la puerta me pusieron.» ¡Ay, amigo Cipión, si supieses cuán dura cosa es de sufrir el pasar de un estado felice a un desdichado!
Siente sed, siente que su carita se crece en dolorosa tirantez, que sus ojos se van tapando. Se tira en su esterilla. No sabe si duerme, o si vela o si sueña.
Antes dictaba sus leyes misteriosas desde el Corazón de una Montaña, o a través de los labios de púrpura de una virgen armónica en Delfos, o desde el sitial terciopelesco de los Sumos Pontífices, pero ahora se manifestaba, para decidir la suerte de los mortales, sentado en una silla de esterilla, en unos altos viejos de la calle de Plumereros, ante un tapete verde billar, por la boca desdentada y los labios anémicos de un chino flaco, entre tres y media y un cuarto de la mañana.
La luz solar, que llega por las vidrieras completamente lisas, ilumina oblicuamente los bancos, alineados perpendicularmente a la pared, tapizada aquí y a11á por alguna esterilla clavada, en la que en grandes caracteres se lee «Banco del Señor Fulano».