Ejemplos ?
Los hongos pertenecen a la división Glomeromycota y se dan en todo tipo de plantas, aunque con predominio de hierbas y gramíneas. Abundan en suelos pobres como los de las praderas y estepas, la alta montaña y las selvas tropicales.
La región es una zona de transición entre tres climas y sus biotopos: atlántico, con bosques de robles, abedules, alisos comunes, etc.; mediterráneo, principalmente en los valles interiores de los grandes ríos, con elementos significativos como estepas, alcornoques, arbutus, etc.; continental bastante suavizado, con elementos puntuales como tejos, acebos, algunos abetos (alóctonos), pinos rojos, etc.; Debido a la bonanza del clima y los altos niveles de lluvias y humedad, se dan también fácilmente especies subtropicales e incluso tropicales: palmeras, orquídeas, etc.
ALAS Vagando en mis paisajes interiores —Ícaro oprimido— descubrí los parajes de mi aurora donde triste mi seca primavera despojada se hallaba de su aroma y hundido en el olvido de mi olvido —corredores sin fin— derretí la frialdad de las murallas y en ardores sumergido fecundé las estepas de su alcoba… Y las puertas abrieron sus verdores y un soplo me lanzó sobre otras eras...
Tú, el hombre de las estepas, sonámbulo de sufrimiento, nacido ilota y hambriento, al fuego del odio huido, hombre que estabas dormido bajo una tapa de plomo, hombre de las nieves del zar, mira al cielo azul, canta, piensa; mujik redento, escucha cómo en tu rancho, en la pampa inmensa, murmura alegre el samovar.
La ardiente Siberia yucateca tuvo un hermoso sacudimiento de energías rebeldes; sus vibraciones llenan todavía la trágica aridez de sus estepas.
Todo lo cual no nos priva de ensalzar las ventajas que tienen los Cármenes de Granada sobre las estepas de Rusia, ni de empeñarnos en que usen tirillas y fraque las kabilas de Anghera, y en que dejen sus tardas yuntas por las veloces locomotoras nuestros patriarcales campesinos...
Ellos se miran y callan. —Subid al monte, hijos míos, y antes que la noche caiga, con un brazado de estepas hacedme una buena llama.
Y queriendo dar sendero al caminante… verdor a los desiertos… calor a las estepas… voz a los silencios… confundieron mi arrebato de donante y dañaron mi osadía de vuelo despojándome de fuegos… de caminos… de palabras… de trigales… y de lágrimas… hasta dejarme sin nada.
Margarita alargó las manos, cubiertas con los grandes mitones, hacia la muchachita, para despedirse de ella, y enseguida el reno emprendió la carrera a campo traviesa, por el inmenso bosque, por pantanos y estepas, a toda velocidad.
Pero el fuego no quiere brotar. El más pequeño echa sobre el hogar un puñado de estepas, y una roja llama alumbra la cocina. La madre sonríe, y Alvargonzález coge en brazos al niño y lo sienta en sus rodillas, a la diestra del fuego.
Cierta tarde, después de una comida jeronimil, pues la Mayorazga, por más ocupada que anduviese, no desatendía el estómago de su marido -¡no faltaría otra cosa!-, Camilo se puso la zamarra de terciopelo, mandó ensillar su potro montañés, peludo y vivo como un caballo de las estepas, y se despidió diciendo a medias palabras: -Voyme donde los Resende...
El labrador de las estepas rusas, cuando arroja al surco la cimiente sabe que ella ha de ser esterilizada por mucho tiempo por la nieve, pero así mismo la arroja, porque sabe que ha de germinar.