estay


También se encuentra en: Sinónimos.

estay

(Del fr. ant. estay < germ. stag, tendido.)
s. m. NÁUTICA Cabo que sujeta la cabeza de un mástil al pie del mástil inmediato en dirección hacia proa para evitar que caiga hacia la popa. traversa
NOTA: En plural: estayes
Sinónimos

estay

sustantivo masculino
(marina) traversa.
Traducciones

estay

щаг

estay

stag

estay

Stag

estay

stay

estay

harus

estay

étai

estay

strallo

estay

stag

estay

sztag

estay

stag

estay

SMstay
Ejemplos ?
Las fragatas se encontraban a tan poca distancia que el disparo del Amethyst causó varios incendios en las redes de enmalle del Niémen, las cuales estaban colocadas en la cubierta para evitar abordajes. A las 03:15, el palo de mesana y el estay del Niémen colapsaron y se produjo otro incendio en la cubierta principal.
---------------------------------------------------------------------------------------------- Universidad Católica: Marco Cornez; Luis Pérez, Rodrigo Blasco, Pablo Yoma, Hugo Monardes; Fabian Estay, Nelson Parraguez, Jorge "koke" Contreras, Gerardo Reinoso, Rodrigo Barrera (76' Francisco Hórmann), Raimundo Tupper.
El triángulo de proa de un sloop es menor que el de un cúter y, a diferencia de éste, un sloop en general solo lleva un foque (o bien un génova) envergado al único estay de proa.
Agustín Erazo y Ricardo Canales, en Religión; Manuel Núñez y José Manuel Estay en los cursos de preparatoria, mientras el personal auxiliar estuvo integrado por los señores Romilio Miranda y Luis Zamorano.
El tiroteo tiene sus alternativas, pero no se extingue; y ya se ve que las balas son mortíferas porque la línea se ralea y quedan muchos bravos con la barriga al sol. Estay grita y dispara, dispara y grita.
La sangre corría a hilitos entre el pasto, y cada soldado con tierra y sangre, con sudor y pólvora, se veía fiero como un perro bravo. ¡Adelante! Estay se revuelve como un toro, brama, ruge, se enronquece.
Sargento, ahí va la escopeta, es un trasto inútil -gritó de pronto el bruto de Estay, botando lejos el rifle humeante y echando a correr hacia el enemigo, sin que Lambrecht lograra alcanzarlo.
-¿Qué va a hacer este bandido? -preguntó aterrado el sargento. Pero Estay corría, corría. De pronto se detuvo y pareció tropezar. -Le metieron una píldora- gritó un soldado.
¿lo ven? Y Estay seguía, pero pareció cambiar de pronto su plan. Se detuvo, accionó enérgicamente insultando a las líneas peruanas.
cochinos, bandidos, facinerosos! Una bala fue a vengar el insulto. Estay cayó de lado, con la desnuda espalda bañada en sangre, y se estiró, tieso como un poste.
y este olvido aparte de disminuir el ímpetu —que no debe disminuir jamás en el honsbre que quiera progresar y hacer progresar a su Patria—, crea muchas yeces un principio de frustración o de amargura, porque se considera que todo lo que hoy se posee es estay poco, es insignifiante, y esto es falso: lo que hoy poseemos es ya muy importante, muy valioso, es un capital, un patrimonio oral, intelectual y material de nuestra Patria, un patrimonio inestimable que todos los mexicanos debemos esforzarnos en conservar.
Alguien le insultó, salieron a la vuelta de la esquina, pusieron de testigo al policial y se acuchillaron durante media hora. ¿Qué culpa tenía Estay, que el muerto hubiera sido el otro?