Ejemplos ?
En cambio, el duendecillo ya no podía estarse quieto como antes, escuchando toda aquella erudición y sabihondura de la planta baja, sino que en cuanto veía brillar la luz en la buhardilla, era como si sus rayos fuesen unos potentes cables que lo remontaban a las alturas; tenía que subir a mirar por el ojo de la cerradura, y siempre se sentía rodeado de una grandiosidad como la que experimentamos en el mar tempestuoso, cuando Dios levanta sus olas; y rompía a llorar, sin saber él mismo por qué, pero las lágrimas le hacían un gran bien.
¡Sea vuestro trabajo una lucha, sea vuestra paz una victoria! Sólo se puede callar y estarse quieto cuando se tiene una flecha y un arco: de lo contrario, se parlotea y se disputa.
Así, que no se imagine que en su inacción haya ociosidad, inercia o pereza, como tampoco en sus obras, trabajo, conato o industria. Sabe él estando quieto trabajar, y trabajando estarse quieto.
Dora le había ayudado a subirse al sofá, desde donde parecía desafiar a mi tía, con tal furia, que no quería estarse quieto y no dejaba de ladrar de medio lado.
-Pasa, pobrecito, pasa -dijo el santo, abriendo media puerta. Y vió en la sombra al soldado dando talonazos a su corcel, que no sabía estarse quieto.
Mucho tardaba éste, y su ausencia tenía en terrible, tensión los nervios de Antoñuelo, que no podía estarse quieto, y ya se sentaba, ya se levantaba inquieto y febril, sin que consiguieran llamar su atención ni los rapaces que seguían simulando sus brillantes cargas de caballería, ni las populares notas de una guitarra que tañía diestramente en la puerta de su casa Joseíto el Almejero.
(orden para pedir reprobar una acción o exigir estarse quieto), sss (el sonido de una serpiente), zzz (el zumbido de un insecto), aunque en estos casos paralingüísticos no está claro si es posible hablar de sílabas propiamente.
Antes de penetrar este nudo, cada sensación atrapa la mente, la cautiva, la distrae y para el practicante es difícil meditar o incluso estarse quieto.
es incapaz de estarse quieto dos segundos, finalmente se divorció tras sufrir las infidelidades de quien hasta entonces era su mujer, se quedó la casa pero la custodia de su hijo fue a parar a Loretta Brown.