estallido


También se encuentra en: Sinónimos.

estallido

1. s. m. Acción y resultado de estallar el estallido del cohete dio comienzo a la fiesta. detonación, estallo, explosión
2. Final desastroso de un proyecto o proceso. ruina

estallido

(esta'ʎiðo)
sustantivo masculino
1. explosión de algo con gran estruendo el estallido de un motor
2. ruido producido por una explosión un estallido ensordecedor
3. manifestación violenta de un sentimiento repentino un estallido de ira
Sinónimos

estallido

sustantivo masculino
Traducciones

estallido

Knall

estallido

rána

estallido

brag

estallido

κρότος

estallido

pamahdus

estallido

détonation

estallido

prasak

estallido

砲声

estallido

쾅하는 소리

estallido

knal

estallido

smell

estallido

huk

estallido

smäll

estallido

เสียงดังมาก

estallido

patlama sesi

estallido

tiếng nổ lớn

estallido

巨响, 爆发

estallido

爆發

estallido

פרוץ

estallido

SM
1. (= explosión) → explosion
el gran estallidothe big bang
2. [de látigo, trueno] → crack
3. (= comienzo) → outbreak

estallido

m (sonido) pop; (emocional) outburst; Escuché un estallido.! heard a pop.
Ejemplos ?
En la frontera sud-occidental, la situación es mucho más delicada, debido a que las presiones geopolíticas permanentes, adquieren un abierto tono intimidatorio con el estallido en nuestras fronteras, de bombas sofisticadas que tienen barridos 100% eficaces en grandes espacios.
Mientras el joven daba fiestas suntuosas y el palacio retumbaba con el estallido de su alegría, los caballos resoplaban en el patio y los pajes discutían jugando a los dados en las gradas, Bartolomé comía siete onzas de pan al día y bebía agua.
Aquel canto salía del seno de la catedral negra de mujeres y hombres arrodillados, semejante a una luz que brilla de pronto en la noche; y se rompió el silencio como por el estallido de un trueno.
La túnica y el velo que la cubrían eran diáfanos y formados de blanco humo, y las chispas que alegres se levantaron con un pequeño estallido, como cohetitos de fuego de regocijo, se colocaron sobre ellos, salpicándolos de relumbrantes lentejuelas.
Este, que había respondido a la mirada triunfante de su mujer con otra llena de ironías y de ternura, no se hizo repetir la entrada que el Pito le ofrecía, y echó también hacia atrás la cabeza y un a modo de estallido de entusiasmo loco seguido de un silencio profundo siguió a la salida del Niño...
Ante todo, quiérame o no me quiera, ¡eso de la hipoteca no puede quedar así! » Arrancóle del soliloquio un estallido de goce que parecía brotar de la serenidad del cielo.
¡Dios me perdone!, pero cuentan que, anticipándose a un municipio de estos maravillosos tiempos, estuvo en un tumbo de dado que estableciera contribución canina, sin exceptuar de ella al perro de San Roque, ni al de Santo Domingo, ni al de San Lázaro, ni al de Santa Margarita que, según colijo, fueron santos aficionados a chuchos. Pero tanto estiró la cuerda que, a la postre, vino el estallido, y reventó y se armó la tremenda.
-Porque... me da la gana -contestó en un estallido míster Micawber. Las mejillas de Uriah perdieron el color, sólo sus párpados estaban enrojecidos.
Me llegué al balcón y me apoderé de una maceta chica, y cuando él salió del portal dejé caer perpendicularmente mi máquina de guerra encima del borde posterior de sus ganchos, y, derribado por el choque, se le acabó de romper bajo las espaldas toda su mezquina mercancía ambulante, con el estallido de un palacio de cristal partido por el rayo.
Al sordo estallido de la formidable explosión, los habitantes del pequeño caserío se agolparon a las puertas y ventanas de de sus viviendas y fijando sus azorados ojos en las construcciones de la mina, presenciaron llenos de espanto algo como la repentina erupción de un volcán.
¿A dónde vas? El tono indefinible con que fueron pronunciadas estas palabras produjo el estallido de una carcajada unánime. Virginia desprendió su vestido de la mano del niño y le contestó con dulzura: -Vamos al teatro.
Al producirse el estallido que hizo temblar el suelo bajo sus pies, enormes proyectiles le zumbaron en los oídos, rebotando a su derredor una furiosa granizada de pedriscos.