estúpido

(redireccionado de estúpidos)
También se encuentra en: Sinónimos.

estúpido, a

(Del lat. stupidus, aturdido < stupere, estar aturdido.)
1. adj./ s. Que es poco inteligente o sensato no entendió nada porque era un estúpido; eso es estúpido por tu parte. necio, tonto
2. Se refiere a la persona cuyo comportamiento y modo de ser resulta incómodo e inoportuno no me gusta tu amigo, me parece un estúpido. pesado
3. Que es vanidoso o arrogante tantas alabanzas la convirtieron en una estúpida. engreído

estúpido, -da

 
adj.-s. Notablemente torpe para comprender las cosas.
adj. Díc. del dicho o hecho propios de un estúpido.

estúpido, -da

(es'tupiðo, -ða)
abreviación
1. listo que manifiesta torpeza o falta de entendimiento hombre estúpido
2. relativo a un dicho o acción de alguien que manifiesta torpeza o lentitud reacción estúpida

estúpido, -da


sustantivo femenino
persona que manifiesta torpeza o falta de entendimiento Era un pobre estúpido.
Sinónimos

estúpido

, estúpida
Traducciones

estúpido

тъп

estúpido

estúpid

estúpido

dum

estúpido

stupide

estúpido

טיפש

estúpido

dom

estúpido

dum

estúpido

estúpido

estúpido

dum

estúpido

, 愚蠢的

estúpido

غَبِيّ

estúpido

hloupý

estúpido

κουτός

estúpido

typerä

estúpido

glup

estúpido

愚かな

estúpido

바보같은

estúpido

głupi

estúpido

โง่

estúpido

aptal

estúpido

ngu xuẩn

estúpido

/a
A. ADJstupid
B. SM/Fidiot
ese tío es un estúpidothat guy's an idiot
Ejemplos ?
¡Pero cuente usted desde ahora, señor Capitán Veneno, con que le acusaré a usted las cuarenta! Don Jorge la miró con ojos estúpidos y sonrió dulcemente por la primera vez de su vida.
Las máquinas somos buenas, ahorramos esfuerzo al hombre, pero los trabajadores sois tan estúpidos que nos dejáis en las manos de vuestros Verdugos, cuando vosotros nos habéis fabricado.
Por fortuna, sonreía Zeus, las guerras entre los estúpidos humanitos proseguían y parecían no tener fin, aunque los teóricos del eros lanzaran manifiestos, sentones y marchas.
¡Los idiotas! MINISTRO ¡Ja, ja, ja! ¡Tragan el anzuelo todavía esos estúpidos! ¡El reinado de la explotación tiene algunos años más de vida!
Es que –como yo digo- o tenemos cara de estúpidos o realmente tenemos un sentido del deber, del cumplimiento y de la continuidad del Estado sin beneficio de inventario, al Estado y a la historia no se los puede tomar con beneficio de inventario, nos hacemos cargo de nuestras cosas pero también nos hacemos cargo de todo lo que nos dejaron sobre nuestras espaldas, mochila bastante cargada.
odo el día, sentados en el patio en un banco, estaban los cuatro hijos idiotas del matrimonio Mazzini-Ferraz. Tenían la lengua entre los labios, los ojos estúpidos y volvían la cabeza con la boca abierta.
Se ha ido ahora a arreglar el modo de pasar la noche en mi departamento sin que la vean los criados y a mandar helar unas botellas de champaña. La orgía será digna de mis cincuenta días de abstinencia y de estudios estúpidos...
Pero eso no es ahora «de la comedia», como diría Corila, ni importa un rábano a los hombres que a todo trance quieren y deben asegurar las conquistas de septiembre para remembranza eterna de los nietos de aquellos estúpidos envilecidos varones de antaño que se dedicaban a conquistar Estados extranjeros para ofrecérselos luego a su señor natural, en vez de entretenerse, como la honra patria aconseja y nuestros prohombres lo practican, en desorganizar y reconstruir el propio país para brindárselo entero, o a pedazos, al primer reyezuelo tronado que les dispense el honor de despreciar la oferta.
El telegrama de Lisboa, pues, parece decirnos a los que no hicimos coro a los mangoneos del demócrata Orense y los vítores del republicano Castelar, antes de la revolución, ni después de ella a las súplicas de los agentes reales: «¡Qué ganga os habéis perdido, estúpidos, con la solemne bofetada que os di en otro telegrama famoso, de reciente fecha!
Su hábito es la hipocresía, su procedimiento, la rutina. Los que no son estúpidos simulan la estupidez. Hay que imitar a los demás, hay que ser como todo el mundo, como nuestros padres, como nuestros abuelos.
Fundando la Junta su política en los principios de humanidad mal entendida que no autorizan a ningún gobierno, para hacer por la fuerza libres a los pueblos estúpidos que desconocen el valor de sus derechos.
20 Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables; 21 porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en sus razonamientos y su insensato corazón se entenebreció: 22 jactándose de sabios se volvieron estúpidos, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una representación en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.