estúpido

(redireccionado de estúpidas)
También se encuentra en: Sinónimos.

estúpido, a

(Del lat. stupidus, aturdido < stupere, estar aturdido.)
1. adj./ s. Que es poco inteligente o sensato no entendió nada porque era un estúpido; eso es estúpido por tu parte. necio, tonto
2. Se refiere a la persona cuyo comportamiento y modo de ser resulta incómodo e inoportuno no me gusta tu amigo, me parece un estúpido. pesado
3. Que es vanidoso o arrogante tantas alabanzas la convirtieron en una estúpida. engreído

estúpido, -da

 
adj.-s. Notablemente torpe para comprender las cosas.
adj. Díc. del dicho o hecho propios de un estúpido.

estúpido, -da

(es'tupiðo, -ða)
abreviación
1. listo que manifiesta torpeza o falta de entendimiento hombre estúpido
2. relativo a un dicho o acción de alguien que manifiesta torpeza o lentitud reacción estúpida

estúpido, -da


sustantivo femenino
persona que manifiesta torpeza o falta de entendimiento Era un pobre estúpido.
Sinónimos

estúpido

, estúpida
Traducciones

estúpido

тъп

estúpido

estúpid

estúpido

dum

estúpido

stupide

estúpido

טיפש

estúpido

dom

estúpido

dum

estúpido

estúpido

estúpido

dum

estúpido

, 愚蠢的

estúpido

غَبِيّ

estúpido

hloupý

estúpido

κουτός

estúpido

typerä

estúpido

glup

estúpido

愚かな

estúpido

바보같은

estúpido

głupi

estúpido

โง่

estúpido

aptal

estúpido

ngu xuẩn

estúpido

/a
A. ADJstupid
B. SM/Fidiot
ese tío es un estúpidothat guy's an idiot
Ejemplos ?
uchas cosas me admiran en este mundo: esto prueba que mi alma debe pertenecer a la clase vulgar, al justo medio de las almas; sólo a las muy superiores, o a las muy estúpidas, les es dado no admirarse de nada.
¿Sabe usted qué clase de tristeza es esa que le hace pasar a uno la noche en un asqueroso despacho de bebidas, perdiendo el tiempo entre conversaciones estúpidas y tragos de caña?
Cuando se restableció el absolutismo y con él la Inquisición, porque turbas estúpidas y embriagadas rodeaban en Madrid la carroza en que se pavoneaba Fernando VII, a los gritos de «¡viva el rey!
y no conoces lo terrible de combatir para no hundirse en el tedio de no hacer algo que en realidad nos satisfaga plenamente Por eso es que se nos ocurren miles de estúpidas extravagancias para no sucumbir en el ocio aburrido de nuestra clase...
El dinero será la soldadura y el lastre que le concederá a las ideas el peso y la violencia necesarias para arrastrar a los hombres. Nos dirigiremos en especial a las juventudes, porque son más estúpidas y entusiastas.
Pero en ninguna parte había encontrado leones, sino perros pulguientos, y los caballeros más aventureros eran cruzados del tenedor y místicos de la olla. Se apartó con asco de estas vidas estúpidas.
De la oscuridad del aposento donde paso la noche insomne viendo desfilar un cortejo de visiones siniestras; terror de la multitud que se mueve ávida en busca de placer y de oro; terror de los paisajes alegres y claros que sonreían a las almas buenas; terror del arte que fija en posturas eternas los aspectos de la vida, como por un tenebroso sortilegio; terror de la noche oscura en que el infinito nos mira con sus millones de ojos de luz; terror de sentirme vivir, de pensar que puedo morirme, y en esas horas de terror, frases estúpidas que me suenan dentro del cerebro cansado, «¿y si hubiera Dios?...
Algo bueno daría el pobre Moratín por poder salir ahí: ¿eh?, ¿no es verdad? DON HERMÓGENES ¡Hay gentes muy estúpidas! ¡Muy estúpidas!
Juzgando por aquel botón de muestra, todos se figuraron las habitaciones que los hermanos habitaban en el primer piso y que enseñaron a sus invitados; pero nadie podría imaginarse las estúpidas invenciones que el espiritual maestro de obras había sugerido a les Rogron.
Para abstenerme de las conversaciones vanas. Para rechazar el regocijo y la alegría estúpidas. Para cortar con las diversiones innecesarias.
Te alejarás de quienes siembren en ti pesimismo y estúpidas rebeldías; de aquéllos que quebranten tu voluntad o te precipiten al vicio.
El canto de las nuevas liturgias es la combinación de siniestros ruidos que se anudan unos a otros en el extremo de sus ecos; la plegaria, el lamento, el silbido del látigo, el crujimiento de los huesos triturados por la herradura de los caballos, el rechinamiento de las puertas de los presidios, la maldición del sicario, la caída de los cuerpos en las aguas del mar, el chisporroteo de las rancherías incendiadas, el paso cauteloso del espía, el cuchicheo del denunciante, la risa del cortesano, el clamor de la adulación, el lloro de los pequeñuelos y el murmullo monótono de oraciones estúpidas ...