esquela


También se encuentra en: Sinónimos.

esquela

(Probablemente del lat. scheda, hoja de papel.)
1. s. f. Nota publicada en los periódicos o enviada particularmente en lo que se informa de la muerte de una persona me enteré de su muerte por la esquela del diario. esquela mortuoria
2. Papel en el que se da una noticia, un aviso o una invitación. aviso, nota

esquela

 
f. Carta breve.
Papel impreso en que se dan citas o se comunica a varias personas alguna noticia.
Anuncio inserto en un periódico, notificando una defunción o funerales.

esquela

(es'kela)
sustantivo femenino
1. tarjeta en que se informa de la muerte de una persona y del tiempo y lugar de su entierro Llegó una esquela anunciando la muerte de un antiguo colega.
2. notificación de la muerte de una persona publicada en un periódico Mi tía lo primero que lee del diario es la página de las esquelas.
3. carta de corta longitud Antiguamente las esquelas se doblaban en forma de triángulo.
Sinónimos

esquela

sustantivo femenino
carta, misiva, nota.
Una esquela es una carta breve y el papel de citas e invitaciones; de ahí, por extensión, su equivalencia a misiva y nota.
Traducciones

esquela

necrologio

esquela

Nachruf

esquela

nekrolog

esquela

Nekrolog

esquela

Nekrolog

esquela

SF
1. (= anuncio) → notice, announcement
esquela de defunción, esquela mortuoriaannouncement of death, death notice
2. (= nota) → note
3. (anticuado) (= carta breve) → short letter
esquela amorosalove letter, billet doux
Ejemplos ?
A su voz salió uno de los prestamistas, caballero de no mala figura y de muy galantes modales. -¡Señora! -¿Me ha enviado usted esta esquela? -Estoy sin un maravedí; mi amigo no la conoce a usted...
Como si fueran algo inesperado y gravísimo abrí las cubiertas con sobresalto; eran una nota de Morrell y Blundell, dándome aviso de cien libras pagadas a mi sastre en Londres y una esquela de Alberto Miranda avisándome que me habían conseguido al fin unas aguafuertes tras de las cuales andaba hace meses...
Lázaro dudó: pero Nora, que había previsto su oposición, había prudentemente conservado en su poder la última esquela que antes de partir había escrito el general a su mujer, y que decía así: «Ya se despliegan las velas que me van a alejar de ti, y contigo, de todas las dulzuras de mi vida!
Veíase convertido en Dueño del Universo. Con una esquela terminante citaba a los Embajadores de las Potencias. Encontrábase en un desmesurado salón de muros encristalados, cuyo centro lo ocupaba una mesa redonda.
Se discutió sobre el tenor de tres borradores o proyectos de esquela y, como era lógico, se decidieron por el peor, según me contaba uno de los ministros, que santa gloria haya.
Santiago Pedrosa, llamada doña Dolores. Imagínese el lector el efecto que produciría la esquela en el ánimo de la apasionada mujer.
Puesto que tú me has escogido entre todas las mujeres Para ser el asco de mí triste marido, Y como yo no puedo arrojar a las llamas, Como una esquela de amor, este monstruo esmirriado, ¡Yo haré rebotar tu odio que me agobia Sobre el instrumento maldito de tus perversidades, Y he de retorcer tan bien este árbol miserable, Que no podrán retoñar sus brotes apestados!" Ella vuelve a tragar la espuma de su odio, Y, no comprendiendo los designios eternos, Ella misma prepara en el fondo de la Gehena Las hogueras consagradas a los crímenes maternos.
El librito yacía en mitad del suelo, demostrando claramente que se le había perdido a algún transeúnte: habría sido lujoso, pero estaba muy estropeado su forro de piel de Rusia color de avellana: cerrábase por medio de un brochecito dorado, de esos que se abren con la uña del dedo pulgar; y, en fin, sería poco más grande que un naipe y algo más pequeño que una esquela de entierro doblada en la forma en que se suplica el coche.
«El Imparcial», 27 de febrero de 1895. La condesa de Noroña, al recibir y leer la apremiante esquela de invitación, hizo un movimiento de contrariedad.
136.- El Secretario de la Corte a nombre de ésta, mandará publicar por cuenta de la nación en dos de los periódicos de mayor circulación de la capital de la República, una esquela lamentando el deceso e invitando a los funerales.
unque no está el alcocer para zamponas ni la madena para hacer cucharas, pues todas las potencias de mi alma se hallan absor.idas por la descifración y comentario de rancio manuscrito, de carácter histórico y literario, no debo, á fuer de cortés, dejar sin respuesta, siquiera sea ella rapidísima, la fina esquela que usted me dirige en El País del sábado úl- timo.
Nada de particular ofrecería la esquela si no la hubiese comentado don Manuel Joaquín de Cobos, regidor del Cabildo de Lima, encargado de la policía de la ciudad, personaje á quien estuvo dirigido el ejemplar que conozco.