espumoso

(redireccionado de espumosas)

espumoso, a

1. adj. Que tiene o hace mucha espuma.
2. Que se convierte en espuma este jabón es muy espumoso.
3. adj./ s. m. ENOLOGÍA Se aplica al vino que forma una ligera espuma o burbujas al desprender el gas carbónico procedente de la fermentación.

espumoso, -sa

 
adj. Que tiene mucha espuma.
Que se convierte en ella, como el jabón.
Díc. de un tipo de vino. (V. vino.)

espumoso, -sa

(espu'moso, -sa)
abreviación
que tiene o hace mucha espuma o burbujas un vino espumoso
Traducciones

espumoso

игристое

espumoso

espumante

espumoso

musujące

espumoso

šumivé

espumoso

mousserende

espumoso

ADJ [cerveza] → frothy; [jabón] → foamy; [baño] → foaming; [vino] → sparkling
Ejemplos ?
Los macrófagos digieren las lipoproteínas de baja densidad (LDL) oxidadas por un proceso llamado endocitosis, dirigidos por receptores scavenger, que son distintos de los receptores de LDL. La LDL oxidada se acumula en los macrófagos y otros fagocitos, que luego son conocidas como células espumosas.
Las células espumosas aparecen en la pared de vasos sanguíneos formando una veta de grasa. Este es el inicio de la formación de la placa de ateromas y son derivadas de macrófagos y células musculares lisas de la pared arterial.
Entre los síntomas se encuentran un retraso en el desarrollo durante la lactancia, heces anormales (excesivamente grasosas, fétidas y espumosas), dificultades del habla, coordinación y equilibrio y debilidad muscular que conlleva a una curvatura de la columna.
Las células espumosas no son peligrosos en sí, pero pueden convertirse en un problema cuando se acumulan en ciertos focos específicos, creando así un centro necrótico en el proceso de ateroesclerosis.
La acumulación de estos macrófagos sobrecargados de colesterol, conocidos como células espumosas, determina el desarrollo de placas de ateroma en la pared arterial, hecho anatomopatológico definitorio de la enfermedad aterosclerótica.
Hinchan los notos nuestras velas y bogamos por las espumosas olas, siguiendo el derrotero que nos señalan los vientos y el piloto.
desafiar a los dioses, Tritón, envidioso (si tal puede creerse), le cogió de improviso y le sumergió entre las peñas en las espumosas ondas.
Ahora solo en sus riberas —donde los trallazos de las espumosas olas del Lago de Nicaragua mantienen a raya el avance de la verde vegetación— pueden verse las negras rotas de basalto.
La tierra orillera trepidó con el resoplido de enormes fauces espumosas que, al mismo tiempo ahogaban a la naturaleza y vida timorata regional, irrumpiendo la llanura con estruendosas extorsiones epilépticas de lodo, piedras, raíces y árboles descuajados desde sus márgenes.
Un murmullo sordísono resonaba a lo lejos y las marinas aves, nuncias de la tempestad, se mecían con vuelo oblicuo en las nubes o arrastraban sus alas por las concavidades y las crestas espumosas de la onda.
Hay un bosque en la Hemonia al que, acantilada, por todos lados cierra una espesura: le llaman Tempe; por ellos el Peneo, desde el profundo Pindo derramándose, con sus espumosas rueda ondas, 570 y, en su caer pesado, nubes que agitan tenues humos congrega, y sobre sus supremas espesuras con su aspersión llueve, y con su sonar más que a la vecindad fatiga.
Extendiose la fama, en las ciudades inmediatas y comarcas de alrededor, de que la diosa salida del seno azulado del mar entre el rocío de las espumosas olas, se dignaba poner a la vista de los mortales su poder, o que, por lo menos, a consecuencia de la influencia creadora de los astros, la tierra, en competencia con el líquido elemento, había engendrado otra Venus con su flor de virginidad.