espontaneísmo

espontaneísmo

s. m. POLÍTICA Práctica de aquellos elementos de la extrema izquierda que tratan de desarrollar acciones revolucionarias del pueblo, aprovechando acontecimientos que movilizan las masas y prescindiendo de partidos y sindicatos.
Traducciones

espontaneísmo

SMamateurish enthusiasm, enthusiasm without experience
Ejemplos ?
Así encuentra, junto a Guattari, que lo que se entiende como enfermedad, no encuentra solución en relaciones de parentesco, relaciones familiares, o grupales, sino en lo que llama agenciamientos maquínicos, constructivismo. A su vez, el deseo no sería ni espontaneísmo ni la diversión o la fiesta.
Para Karl Marx las ideas de Pierre-Joseph Proudhon eran, según su opinión, las propias de la pequeña burguesía francesa de su época. Una de las críticas principales del marxismo al anarquismo suele pasar por el lado del llamado espontaneísmo.
Por estas razones llaman a su forma de organización "anarquismo organizado", aunque estos nombres dados pueden resultar algo confuso para el resto de anarquistas y organizaciones anarquistas de otras tendencias (cercanas al individualismo o al espontaneísmo).
Según el historiador Carlos Dardé, la FTRE se disolvió en 1888 al imponerse el sector del anarquismo que criticaba la existencia de una organización pública, legal y con una dimensión sindical y que, por el contrario, defendía el «espontaneísmo» —ya que cualquier tipo de organización limitaba la autonomía individual y podía «distraer» a sus componentes del objetivo básico, la revolución, además de propiciar su «aburguesamiento»— y la vía «insurreccionalista» —el levantamiento de los trabajadores pondría fin a la sociedad capitalista—.
Kommune 1 o K1 fue una comuna en Berlín Oeste, conocida por sus extrañas presentaciones que fluctuaban entre sátira y la provocación. Estos eventos sirvieron como inspiración para el movimiento del "Espontaneísmo" y otros grupos de izquierda.
La espontaneidad está siempre mediatizada por la organización, así como la organización debe ser vitalizada por la espontaneidad. No existe espacio en el pensamiento de Luxemburgo para la idea de un espontaneísmo abstracto.
"A la acción directa ejemplificada en el paqueo (francotiradores que disparaban desde azoteas y tejados contra los milicianos republicanos), para amedrentar a la retaguardia republicana con el objetivo de minar el espíritu de resistencia, cargada de espontaneísmo y acción individual, sucede a lo largo de 1937 y 1938 la táctica de la infiltración en los aparatos de poder republicanos.
Sin embargo la FTRE se disolvió en 1888 al imponerse el sector del anarquismo que criticaba la existencia de una organización pública, legal y con una dimensión sindical y que, por el contrario, defendía el «espontaneísmo» —ya que cualquier tipo de organización limitaba la autonomía individual y podía «distraer» a sus componentes del objetivo básico, la revolución, además de propiciar su «aburguesamiento»— y de la vía «insurreccionalista» —el levantamiento de los trabajadores pondría fin a la sociedad capitalista—.
Gramsci apoyaría luego una posición no distante de la de Rosa Luxemburgo, pero tampoco lejana de la de Lenin, dado que reconocía las limitaciones del llamado "espontaneísmo" pero no le negaba valor, ni capacidad de fomentar la conciencia de clase.
La implacable represión a la que sometió la Dictadura a la CNT suscitó un debate interno entre los sindicalistas como Joan Peiró o Angel Pestaña, que abogaban por buscar fórmulas que permitieran a la CNT actuar en la legalidad, y los anarquistas "puros" como Diego Abad de Santillán y Emilio López Arango, que acusaban a Peiró y a Pestaña de "reformistas" y que defendían la "acción directa" y el espontaneísmo revolucionario de las masas.
La implacable represión a la que sometió la Dictadura a la CNT suscitó un duro debate interno entre los sindicalistas como Joan Peiró o Angel Pestaña, que abogaban por buscar fórmulas que permitieran a la CNT actuar en la legalidad, y los anarquistas "puros" como Diego Abad de Santillán y Emilio López Arango, que acusaban a Peiró y a Pestaña de "reformistas" y que defendían la "acción directa" y el espontaneísmo revolucionario de las masas.
El motivo fue que se impuso el sector anarquista que criticaba la existencia de una organización pública, legal y con una dimensión sindical y que, por el contrario, defendía el «espontaneísmo» —ya que cualquier tipo de organización limitaba la autonomía individual y podía «distraer» a sus componentes del objetivo básico, la revolución, además de propiciar su «aburguesamiento»— y la vía «insurreccionalista» —el levantamiento de los trabajadores pondría fin a la sociedad capitalista—.