espingarda

(redireccionado de espingardas)
Búsquedas relacionadas con espingardas: rifle

espingarda

(Del fr. ant. espingarde < espringaler, saltar, retozar.)
1. s. f. MILITAR Antiguo cañón de artillería.
2. MILITAR Escopeta de chispa, muy larga.
3. coloquial Persona muy alta y desgarbada.

espingarda

 
f. mil. Cañón de artillería algo mayor que el falconete.
Escopeta muy larga usada por los musulmanes.
fig.Mujer alta, delgada, desgarbada.
Traducciones

espingarda

espringale

espingarda

SF
1. (Hist) (= cañón) kind of cannon; (= mosquete) → Moorish musket
2. (= chica) → lanky girl
Ejemplos ?
Fue experimentada en las Guerras de Granada una nueva formación militar mixta de artillería e infantería dotada de armamento combinado (picas, espingardas, más tarde arcabuces...), con utilización menor de la caballería que en las guerras medievales, y con soldados mercenarios sometidos a una disciplina diferente a la del código de honor del vasallaje feudal, y sin olvidar contingentes no combatientes, en ocasiones numerosísimos: hasta 30.000 "obreros" en 1483, encargados de recoger o quemar cosechas (las famosas talas para debilitar la economía enemiga) y realizar otras tareas con valor táctico y estratégico.
El fuero de la villa de Ermua es similar al de Logroño, que otorgaba el trabajo de ferrerías y la explotación del bosque así como el mercado y la celebración de una feria semanal. Para 1462 Ermua era conocida como villa ferrera y en 1516 hay documentada una fábrica de espingardas y escopetas.
Alcanzó la victoria y, dejando al enemigo retirarse hacia Cáceres, continuó hacia Alcántara, que en menos de cinco días tuvo que rendirse, enviando el Marquês, como resultado de esa capitulación, 4.200 hombres hacia Portugal, entre los que se contaban 6 generales y 128 oficiales, apropiándose de 47 piezas de artillería, 2.961 espingardas, 3.900 arrobas de pólvora, 1.800 balas de artillería, 360 cajas de balas de plomo, 6 morteros, 400 sacos de harina, 100 de cebada, 200 toneles de vino, 105 caballos, etc.» «Sin demorarse en Alcántara más del tiempo necesario para reunir abastecimientos y municiones, Minas siguió en dirección a Madrid por la carretera de Plasencia.
Estas armas referenciadas por los primeros expedicionaros eran en su mayoría espingardas y viejos fusiles con llave de piedra, con algunos ejemplares de más modernos fusiles de percusión de fábricación inglesa.
En 1480 cuando se hizo el alistamiento de la "Santa Hermandad" esta se dividió en compañías o capitanías de 100 plazas divididas en 2 cuadrillas a 50 plazas y ambas mandadas por un capitán.(Los "cuadrilleros" se dedicaron a la persecución de malhechores) Igual organización tuvo la "Hermandad" nuevamente alistada en 1496 recibiendo en cada compañía: Unos soldados con picas de 22 palmos Otros soldados con espada y escudo Otros soldados con ballestas de gabas o espingardas La "cuadrilla" a finales de este siglo XV era sección o subdivisión táctica y orgánica que se hacía de la Caballería, de un batallón o Cuerpo y venía a ser escuadra y el "cuadrillero" el cabo.
Esto sucede en una batalla final en la que se producen disparos de avancarga como arcabuces, espingardas y trabucos, dependiendo del bando.
Los mamelucos eran magníficos jinetes, pero iban armados con espingardas, alfanjes, flechas y lanzas, frente a los mosquetones y cañones franceses.
Sobre ellos iban a lanzarse unos 18 000 rifeños bajo el mando de Abd el-Krim, armados con fusiles Unos 8.000, de los que 3.450 serían Mauser. y espingardas.
Estos expedicionarios desembarcaron el 29 de septiembre por la playa de Los Cristianos y, gracias a las espingardas que portaban, pronto redujeron a los guanches que se habían hecho fuertes en la zona conocida como Los Mogotes.
A inicios del siglo XV, la amenaza del reino de Castilla desde la zona de Requena, llevaron a realizar mejoras en las defensas. Las almenas fueron sustituidas por parapetos con troneras, de forma que facilitaba su uso para disparar espingardas y ballestas.
En el proceso Portugal proveyó a Muzila 2000 espingardas, 50000 cartuchos y 1200 pedernales, además del apoyo bóer y de los líderes locales que preferían someterse al lejano rey de Portugal que a la hegemonía local de Mawewe.
En 1496 Grimón es requerido por el capitán de la conquista de Tenerife Alonso Fernández de Lugo, que se hallaba en la península presentando a los rendidos menceyes guanches a los Reyes Católicos, para que vuelva con él a la isla con sus espingardas y pólvora.