Ejemplos ?
¿Cuándo Noduto les había de ayudar en la guerra, si su poder ni siquiera se extendía al cuidado del capullo de la espiga, sino tan sólo a los nudos de la caña?
-Indudablemente, soy tan rico como la espiga de trigo -decía-, y además soy mucho más bonito; mis flores son bellas como las del manzano; deleita los ojos mirarnos, a mí y a los míos.
No es raro, pues, que el buen Reinaldo fiero deshaga, abata y raje al que allí embista; que nadie allí de espada más se abriga, que de hoz cebada o de tormenta espiga.
Cuando el trigo estaba seco en aquel país, le cortaban con la mano, espiga a espiga, malgastando mucho tiempo y no menos dinero, por lo que estaban muy caros los cereales.
¡Por eso en esta noche, mientras pasa la fiesta y en la última uva libo la última gota del año que se aleja, pienso en que tienes todavía, madre, retazos de carbón en la cabeza, y ojos tan bellos que por mí regaron su clara pleamar en tus ojeras, y manos pulcras, y esbeltez de talle, donde hay la gracia de la espiga nueva; que eres hermosa, madre, todavía, y yo estoy loco por estar de vuelta, porque tú eres la Gloria de mis años y no quiero volver cuando estés vieja!...
Sin embargo, MOCTECUHZOMA XOCOYOTZIN se miraba meditabundo, pues como gran pensador ANAHUACA que era, sabía de lo fugaz de la vida y desde hacía poco tiempo se encontraba preocupado por la aparición de aquel inmenso cometa que desde el atardecer, como el que estaba próximo a llegar, surgía en el horizonte cual una espiga de fuego, cual una llamarada que punzara los espacios del cielo.
Allí, después de que los explotadores extranjeros abandonaron el Distrito Aurífero, dejando como tara la psicosis de la mina, ha comenzado a renacer el aliento musical de la espiga y a multiplicarse el grano más codiciado por su calidad, sabor y aroma, el café de Zaruma; tanto como la impresión que se siente del incesante cruzar del polen a través de la ala viajera, para hacerse semilla nueva de variadas producciones en las estribaciones y riberas de sus ríos.
Sueño naciente en mi universo, espiga trashumante de los aires, propulsor de cadencias visionarias y volátiles presagios de celajes.
Tampoco quieren advertir que haciendo elección del día para sembrar el campo, la grande muchedumbre de granos que cae juntamente en el suelo, juntamente nace, y, nacida, espiga, grana y blanquea; y con todo, entre ellas, a unas mismas espigas, que son de un mismo tiempo que las otras, sembradas, nacidas y criadas juntas, las destruye la niebla, a otras las consumen las aves y a otras las arrancan los hombres.
TRECE Glorifico tu inocencia de terruño virgen donde mi espiga floreció un verano a mitad de tu núbil primavera, diecinueve emociones otoñales penetrando el secreto de un invierno que aún no sabes...
Llanto que nace de una siembra ida en el decurso de un labrar tardío y entumecido no alcanzó ni a renacerse espiga ni a cosechar alivios o por lo menos lirios.
De mis puntadas te reirás, pero de mi dinero comerás. Dale alpiste al canario y verás cómo canta. Dos pájaros en una espiga, hacen mala liga. Al buen Diez, meterlo en casa.