esperpéntico

(redireccionado de esperpénticos)
Búsquedas relacionadas con esperpénticos: grotesco

esperpéntico, a

1. adj. despectivo Que es muy feo o ridículo.
2. Que es absurdo o ilógico. desatinado
3. LITERATURA Se aplica al lenguaje, estilo o situación que son propios del esperpento literario fue una situación tan esperpéntica que aún no entiendo cómo sucedió. absurdo, grotesco

esperpéntico, -ca

 
adj. Relativo al esperpento literario.
Díc. esp. del lenguaje, estilo u otros caracteres propios de los esperpentos o empleados en escritos que participan de su condición.
Traducciones

esperpéntico

ADJ
1. (= absurdo) → absurd, nonsensical
2. (= grotesco) → grotesque, exaggerated
Ejemplos ?
Alrededor de 1705 comenzó a escribir la Historia de la Villa Imperial de Potosí, obra que se vio interrumpida por su muerte y que fue continuada por su hijo, Diego, quien "agregó ocho capítulos más de inferior calidad y llenos de hechos esperpénticos"., editado por el Banco de Santa Cruz; acceso 18.01.2013 Recuperada a principios del siglo XX, la Universidad de Brown sacó en 1965 una edición en tres tomos.
La Guerra Civil supone un paréntesis de estancamiento y atonía, que sólo rompen esperpénticos montajes de idas y venidas de líderes políticos.
Antiguamente, lejos de la masificación actual, el Vidalot sorteaba las parejas de manera arbitraria y caprichosa, con bastante mala sombra, para conseguir los resultados más esperpénticos.Los comparsers del Vidalot llevan escobas y limpiacolchones a la vez que lanzan a quien se lo mira cebada y maíz.
Violento a la par que simpático y elemental, artífice de los asesinatos más grotescos y esperpénticos que se puedan imaginar, su representación ha sido prohibida en varias etapas de la historia inglesa.
(La guerra de los payasos) o la herencia franquista en una utópica España retrofuturista del siglo XXII con tintes esperpénticos reflejada en su obra Esencia patria.
En líneas generales remarca la presencia de lo onírico, lo siniestro, personajes diabólicos, fantasmagóricos, aires burlescos y esperpénticos, e influjo del expresionismo.
Con posterioridad puso en cartel El grillo, por la que se hizo merecedor del Premio Nacional de Cámara y Ensayo, Las viejas difíciles (1966), El precio de los sueños (1973), Ruinas, Un solo de saxofón, El día de reflexión y quizá la más famosa, El tintero (1961), en la que plasmó, con su característico estilo ácido de tintes algo esperpénticos y marcadamente tragicómicos, la impotencia que siempre sintió como funcionario público ante la implacable máquina de la administración.
Aunque en un principio pretendía abordar de manera directa la novela sobre la Guerra Fría y la posibilidad de un conflicto atómico, a medida que se iba documentando encontraba aspectos cada vez más hilarantes y esperpénticos sobre la estrategia nuclear de ambos bloques, de forma que decidió realizar una comedia de humor negro en función a las parte más ligeras del libro.
Con motivo del cincuentenario del fallecimiento de Valle-Inclán, otro periodista Luis Calvo Andaluz, retomaría en su relato la versión de Tomas Orts Ramos, aunque no lo cite. CALVO ANDALUZ, Luis. «Origen y arrequives esperpénticos de la pérdida de un brazo». En: ABC, 4 ene.