especuladora


Búsquedas relacionadas con especuladora: anticonstitucional
Traducciones

especuladora

speculatrice
Ejemplos ?
Las Cámaras echaban las cargas principales sobre las espaldas del Estado y aseguraban los frutos de oro a la aristocracia financiera especuladora.
Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.
En esos personajes el lector es presentado con un claro rechazo de la "atmósfera mercantil y especuladora." Las varias clases económicas, a veces predeterminadas por raza, determinan casi todo que los personajes pueden hacer, desde donde y como trabajan hasta quien se pueden casar, y eso funciona a eliminar relaciones verdaderas entre los personajes.
Pero durante 1889 la floreciente economía especuladora del país había empezado a sufrir de una brutal inflación, que hacia 1890 ya resultaba en una situación de crisis.
El quiere borrar cualquier recuerdo del viejo París para construir una ciudad que represente los nuevos ideales y con ello la nueva sociedad; una sociedad especuladora que solo se interesa en llenarse los bolsillos de riqueza para codearse entre los más ricos y poderosos y para mostrar un lujo escandaloso que supere a los demás.
En 1980, tras once años en que la fiebre especuladora amenazó su existencia, RENFE solicitó que se incoara expediente para que la estación fuese declarada Monumento Histórico Nacional y cobijara sus fondos ferroviarios.
Sin embargo, la creación de la red ferroviaria sirvió a muchos personajes de la clase dominante para enriquecerse, como la madre de la propia Reina, María Cristina, o el Marqués de Salamanca, un banquero malagueño que no sólo obtuvo con la aquiescencia de la Corona y el Parlamento toda una serie de concesiones (129 millones de subvención en 1853-1854), sino que, al mismo tiempo, vendió al gobierno la línea Madrid-Aranjuez por más de 60 millones y la volvió a recibir de éste en arrendamiento, sin licitación previa, por un millón y medio al año, que nunca llegó a pagar. La fiebre especuladora tenía poco que ver con la realidad del país.
En cuanto a las fuerzas realistas las mismas estaban conformadas por el bergantín San Carlos, los bergantines-goletas: Esperanza y Riego o Maratón; la goleta de gavias Especuladora...
No siendo suficientes los problemas de habitabilidad del barrio las constructoras se lanzaron en una carrera especuladora en la que modificaron repetidas veces el Plan Parcial y aumentaron repetidas veces la densidad de viviendas, pasando así de un proyecto inicial de zona residencial a un proyecto de construcción del barrio dormitorio más grande de toda Europa y de mayor densidad demográfica.
Muchos proyectos necesitarían décadas para poder madurar lo suficiente como para saldar la deuda contraída.A esta fiebre especuladora se sumó la incompetencia, malversación y especulación de las autoridades y agentes económicos del Gobierno conservador de Juárez Celman, que se deslumbraron frente a una situación sumamente favorable en el mercado de capitales.
Una operación especuladora busca no disfrutar del bien o servicio involucrado, sino obtener un beneficio de la o las fluctuaciones de su precio con base en la teoría del arbitraje.