esparcido

(redireccionado de esparcida)

esparcido, a

1. adj. De carácter alegre y divertido es agradable estar con ellos por su esparcida naturaleza.
2. BOTÁNICA Se aplica a los órganos que nacen aislados y parecen estar dispersos sobre el eje que los soporta hojas esparcidas.

esparcido, -da

 
adj. Desparramado.
fig.Festivo, franco en el trato, divertido.
Traducciones

esparcido

cheerful, jolly

esparcido

ADJ
1. (= desparramado) → scattered
2. (= extendido) → widespread
3. (= alegre) → cheerful

esparcido-a

a. spread out; scattered.
Ejemplos ?
Su traje era la piel arrancada a la bestia luego de atroz combate a palos y pedradas; su suprema elegancia, una capa de grasa esparcida sobre el cuerpo; su arte, un collar de dientes de fiera o un adorno de espinas de pescado.
Hecha la rogativa y esparcida la harina con sal, cogieron las víctimas por la cabeza, que tiraron hacia atrás, y las degollaron y desollaron; en seguida cortaron los muslos, y después de cubrirlos con doble capa de grasa y de carne cruda en pedacitos, el anciano los puso sobre leña encendida y los roció de negro vino.
Pero si el cuerpo es incorruptible, como lo es el, que se promete a los santos en la resurrección, aunque es cierto que tiene aquella inadmisible cualidad de la misma incorrupción, no obstante, quedando la sustancia corporal en su natural ser, no se identifica con la incorrupción, porque ésta está toda particularmente esparcida por todas las partes del cuerpo, y no es rnayor en una parte y menor en otra, porque ninguna parte es más incorrupta que la otra; mas el mismo cuerpo es mayor en el todo que en la parte, y siendo en él una parte mayor y otra menor, la que es mayor no es más incorrupta que la que es menor.
Este es el Dios cuyo divino espíritu habló por aquellos, cuyas profecías cumplidas en la Iglesia, esparcida por todo el orbe, he referido en los libros pasados.
El Dios de los hebreos, a quien honra con relevante testimonio este ilustre filósofo, dio ley a su pueblo hebreo escrita en idioma hebreo, cuya ley no es oscura ni desconocida, sino que está esparcida ya y divulgada por todas las naciones...
En lo alto, un resplandor tan tenue que apenas se distinguía, dibujaba doble círculo luminoso, dos discos de oro pálido, casi invisibles. Alrededor de las nubes misteriosas flotaba una claridad como de plateada nieve, esparcida en trazos trémulos.
Figuraos una carne virgen y nacarada, como formada de hojas de rosa té y reflejos de perla oriental; una cascada de cabello fluido, solar, esparcida por la espalda y juguetona en dorados copos ligeros hasta el borde de la túnica; unas formas gráciles y castas, largas y elegantes, nobles como la sangre azul que le corría por las venas y se transparentaba dulcemente al través de la piel de raso; unos ojos inocentes, santos, inmensos, en que copiaba su azul el infinito: una boca risueña, fragante; unos dientes cristalinos; unas manos largas, blancas como hostias; y aun sumando tantas perfecciones, os quedaréis muy lejos del conjunto que se admiraba en la princesa Querubina.
Y, a la verdad, motivo tienen para enorgullecerse de semejantes motes; pues es el caso que aquella tierra de Rota que tanto produce -me refiero a la de las huertas-; aquella tierra que da para el consumo y para la exportación; aquella tierra que rinde tres o cuatro cosechas al año, ni es tal tierra, ni Cristo que lo fundó, sino arena pura y limpia, expelida sin cesar por el turbulento océano, arrebatada por los furiosos vientos del Oeste y esparcida sobre toda la comarca roteña, como las lluvias de ceniza que caen en las inmediaciones del Vesubio.
Con la contaminación del DDT, esparcida por toda la tierra, se ha llevado un grave peligro de muerte, encontrándose vestigios de su acción destructora hasta en los animales de la Antártida.
Cuando el alba las puertas del Oriente, coronada de aureolas de oro, abra al rey del espacio refulgente, uniré la voz mía al de las aves armonioso coro, por saludar al sol del nuevo día; y cuando éste, inclinado al Occidente, recoja su llameante vestidura en los tendidos cielos esparcida, yo y la bella natura, que queda lamentando su partida, nuestro adiós le daremos de amargura.
¡Son tontos! Son, como los hebreos, una gente sin patria, esparcida por el mundo para tormento de sus semejantes. -Pero esta vez, afortunadamente, hay un público sano, patriota, que a pesar de todos los pedantes, sabe que Moratín es una de las glorias de nuestra patria, y va en este momento a saludarle con aplausos de entusiasmo.
Yo, como el agua que llueve corre esparcida sin cauce, como la rama del sauce que a todo viento se mueve, presa de la duda aleve cambio sin saber por qué; y, exhausto de toda fe, con amargo desconsuelo, consternado miro al cielo cuando nombro a la que amé.