espantapájaros


También se encuentra en: Sinónimos.

espantapájaros

1. s. m. Figura de apariencia humana que se pone en sembrados o árboles para ahuyentar los pájaros los niños se entretenían golpeando al espantapájaros del huerto.
2. despectivo Persona fea, ridícula o desaliñada se presentó hecho un espantapájaros, mientras que los demás iban de etiqueta. espantajo
NOTA: En plural: espantapájaros

espantapájaros

 
m. Espantajo que se pone en los sembrados y en los árboles para ahuyentar los pájaros.
com. fig.Persona muy fea o ridícula.

espantapájaros

(espanta'paxaɾos)
sustantivo masculino
1. muñeco de figura humana colocado en los sembradíos para ahuyentar a las aves Había un espantapájaros en medio del campo.
2. persona que viste de manera descuidada o ridícula Tu hermana parece un espantapájaros.
Sinónimos

espantapájaros

sustantivo masculino

espantapájaros:

mamarrachofantoche, espantajo, pelele, adefesio, esperpento, facha,
Traducciones

espantapájaros

Vogelscheuche

espantapájaros

scarecrow

espantapájaros

épouvantail

espantapájaros

דחליל

espantapájaros

σκιάχτρο

espantapájaros

فَزَّاعَة

espantapájaros

strašák do zelí

espantapájaros

fugleskræmsel

espantapájaros

linnunpelätin

espantapájaros

strašilo

espantapájaros

かかし

espantapájaros

허수아비

espantapájaros

vogelverschrikker

espantapájaros

fugleskremsel

espantapájaros

strach na wróble

espantapájaros

espantalho

espantapájaros

пугало

espantapájaros

fågelskrämma

espantapájaros

หุ่นไล่กา

espantapájaros

korkuluk

espantapájaros

bù nhìn

espantapájaros

草人

espantapájaros

Плашило

espantapájaros

SM INVscarecrow
Ejemplos ?
Es una tradición muy antigua y consiste básicamente en instalar en la puerta de casas,esto viene de que ese día la gente se iba al campo a pasar el día y ponía una vella, una velle seria como un espantapájaros solo que es este caso el nombre correcto seria espantaladrones, se colocaba un muñeco con ropas y pelos para que pareciese una persona y pensaran que había alguien en casa.Hoy en día se colocan diferentes muñecos o “velles”, los cuales representan escenas y costumbres del pueblo.
La película reinicia la serie fílmica Batman, contando la historia de origen del personaje titular, desde el miedo inicial a los murciélagos de su álter ego Bruce Wayne, la muerte de sus padres y su viaje para convertirse en Batman, hasta su lucha para evitar que Ra's al Ghul y el Espantapájaros destruyan a Ciudad Gótica.
a falacia del hombre de paja o del espantapájaros es una falacia que consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando, exagerando o cambiando el significado de sus palabras (del oponente) para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico.
Cuando el mafioso amenaza revelar que ha estado importando una droga alucinógena inductora del miedo para los empleadores de Crane, este último lo expone a ella usando una máscara de arpillera, dejándolo con miedo al «Espantapájaros».
Mientras, trabaja con Ra's para contrabandear los ingredientes de su droga a Gótica usando a Carmine Falcone. Nolan decidió que Murphy no interpretara a Batman, antes de elegirlo como el Espantapájaros.
También se refirió a la representación de la película como «el hombre con miedo; pero que se eleva por encima de él». El tema del miedo es personificado más profundamente por el Espantapájaros.
Se ven alusiones al miedo a lo largo de ella, desde que Bruce conquista a sus demonios y se convierte en Batman, hasta el Espantapájaros y su mortal toxina del terror.
Las macabras imágenes distorsionadas presentadas en las alucinaciones inducidas por la toxina del Espantapájaros también expresan la idea del temor hasta el extremo.
El domingo de Resurección se celebra la fiesta del “Huerto”, en el que se representa en la Plaza de la Iglesia un huerto, un corral con animales, se engalana la calle adyacente con vegetación y se planta en el centro de la plaza un árbol con un espantapájaros representando a Judas, durante el día se desarrollan diversas actuaciones culturales y musicales, se subastan los productos de huerta y animales y se finaliza con la quema del Judas.
Entré con él, y recuerdo cuánto me chocó el contraste que hacía el pulcro y aseado doctor con su peluca empolvada y sus brillantes ojos negros y exquisitos modales, con nuestros rústicos vecinos; pero sobre todo el que hacía con aquella especie de inmundo y legañoso espantapájaros, que era lo que realmente parecía nuestro desvalijador, tirado sobre la mesa y abotargado por el ron.
Yo estaba tan indignado por su conducta odiosa, y sobre todo por sus últimas palabras, que le volví la espalda sin más ceremonia, dejándole que riera a su gusto en el jardín, donde parecía un espantapájaros para los gorriones.
Mi mujer quiso, primero, guardarlos en la despensa; pero luego, después de pensarlo un rato, me dijo: «¡Cómetelos tú, espantapájaros!»...