espada


También se encuentra en: Sinónimos.

espada

(Del lat. spatha, < gr. spathe.)
1. s. f. Arma blanca de hoja larga, recta, aguda y cortante, provista de guarnición y empuñadura el caballero del cuadro lleva la espada en el cinto. acero
2. s. m. y f. Persona diestra o hábil en el manejo de la espada tenía fama de ser un gran espada. espadachín
3. s. f. pl. JUEGOS Uno de los cuatro palos de la baraja española si salen espadas, das tú.
4. s. f. JUEGOS Carta de este palo pero hombre, no tires una espada que yo fallo.
5. ZOOLOGÍA Pez espada.
6. s. m. TAUROMAQUIA Diestro, torero que mata al toro con estoque en la lidia.
7. espada blanca DEPORTES La ordinaria de corte y punta, usada en esgrima.
8. espada de Damocles Amenaza constante de un peligro en aquella situación estábamos siempre bajo la espada de Damocles.
9. espada de dos filos coloquial Se aplica al argumento o procedimiento que al ser usado puede revertir negativamente en quien lo ha empleado.
10. espada negra DEPORTES La que no tiene filo y lleva un botón en la punta, empleada en esgrima.
11. primer o primera espada TAUROMAQUIA 1. Torero principal. 2.Persona que sobresale en determinada disciplina o arte.
12. ceñir a alguien la espada HISTORIA Armar caballero a una persona.
13. con la espada desnuda loc. adv. Con resolución, por todos los medios se lanzó a la aventura con la espada desnuda.
14. entre la espada y la pared loc. adv. 1.Amenazado por un peligro y sin posible escapatoria. 2. En situación muy comprometida, o teniendo que elegir entre dos opciones o cosas igualmente malas
15. quedarse alguien a espadas Quedarse sin nada o perder lo que tenía.
16. sacar la espada por algo o alguien Defenderlo cuando alguien lo ataca al ver cómo la criticaban sacó la espada por ella.
17. ser alguien buen espada Ser hábil en polémicas este diario tiene fama de ser buen espada.

espada

 
f. Arma blanca, larga, recta, aguda y cortante, con guarnición y empuñadura.
Cualquiera de las cartas del palo de espadas, y esp. el as.
Espadachín.
fam.Llave falsa; p. ext. Ganzúa.
espada de Damocles fig.Amenaza persistente de un peligro.
espada de dos filos Díc. de lo que puede producir a la vez dos efectos contrarios.
Desnudar la espada o tirar de ella. loc. Desenvainarla.
Entre la espada y la pared. loc. fig. y fam.En trance de tener que decidirse por una cosa o por otra, sin escapatoria.
pl. Uno de los cuatro palos de la baraja española.

espada

(es'paða)
sustantivo femenino
1. arma blanca larga y aguda con empuñadura duelo de espadas
2. palo de la baraja española en que aparecen representadas estas armas as de espadas
con todos los medios con que se cuenta Defendí mi tesis a capa y espada.
con obligación de elegir en una situación complicada Mis padres me pusieron entre la espada y la pared.
Sinónimos

espada

sustantivo femenino
1 garrancha (irón.), hoja, tizona, colada, acero, estoque, hurgón (irón.), mandoble*.
sustantivo masculino
2 (torero) matador*.
Traducciones

espada

חרב

espada

épée

espada

spada, brando

espada

meč

espada

sværd

espada

miekka

espada

mač

espada

espada

espada

zwaard

espada

sverd

espada

miecz

espada

espada

espada

меч

espada

svärd

espada

ดาบ

espada

kılıç

espada

thanh kiếm

espada

espada

меч

espada

espada

A. SF
1. (= arma) → sword
poner a algn a espadato put sb to the sword
estar hecho una espadato be as thin as a rake o (EEUU) rail
estar entre la espada y la paredto be between the devil and the deep blue sea
la espada de Damoclesthe Sword of Damocles
2. espadas (Naipes) one of the suits in the Spanish card deck, represented by a sword BARAJA ESPAÑOLA
B. SMF (Taur) → matador, bullfighter
Ejemplos ?
Mas Corebo, de noble y gentil uso, no lo pudo escuchar sin repugnancia: lo acusó de traidor, y se le opuso con palabra y acción en consonancia. Gran ira en uno y otro el hecho puso, y espada en mano al fin dieron constancia.
Por la calle que va derecha al puente de San Miguel, tan populosa y llena, corre el fiero pagano incontinente agitando su espada sarracena: no mira si es señor o si criado, si es justo o si rendido ante el pecado.
Si, mientras devastó a fuego y a espada Rodomonte París con tanta guerra, hubiera hecho Agramante en ella entrada habría suya el moro hecho la tierra; mas no fue así, pues lo impidió la armada que el paladín de Escocia y de Inglaterra traía, muy nutrida de soldados, por el Silencio y San Miguel guïados.
No es raro, pues, que el buen Reinaldo fiero deshaga, abata y raje al que allí embista; que nadie allí de espada más se abriga, que de hoz cebada o de tormenta espiga.
Todo el mundo le hecha a él la culpa de esto; a mi me ha avisado un espía que le ha visto a él solo recorriendo la llanura y en su mano la espada recién ensangrentada; él me a puesto sobre la pista.
Había de Apamea dos hermanos, usados a vencer en todo esto, Tirso y Corimbo, y ambos a las manos del hijo de Oliver cayeron presto: venció a lanza al menor de los paganos, al otro con la espada fue funesto.
Aquel entre los héroes es contado que el premio mereció, no quien la alcanza por vanas consecuencias del estado. Peculio propio es ya de la privanza cuanto de Astrea fue, cuanto regía con su temida espada y su balanza.
Al tachárseme de traidor y antipatriota, ¿no se me dirige acaso la misma acusación que los Osorio, los San Bruno, los Marcó del Pont dirigían contra O’Higgins, contra los Carrera, contra todos los chilenos expatriados en Mendoza o en Buenos Aires, que, después de haber luchado en Rancagua, combatían con la pluma a los invasores que más tarde iban a vencer con espada?
¡Allí hicimos prisionero a un rey de Francia, cuya espada ha estado en Madrid cerca de tres siglos, hasta que nos la robó hace tres meses ese hijo de un posadero que viene a vuestra cabeza, y a quien llaman Murat!
(dijo el interrogado, trepándose en la silla y retorciéndose el bigote con petulancia.) Yo... habré matado... personalmente... con mi espada... ¡poned unos diez o doce! - ¡Once a la derecha!
En su copa de púrpura embozada, la mano sobre el pomo cincelado de su sutil y florentina espada, la blanca pluma del chambergo al viento, al luar de las noches estivales bajo la esbelta ojiva de un convento mustió sus primeros madrigales.
Y como empezaba a llover, sacó su espada y la agitó en todos sentidos encima de su cabeza, de modo que no le cayó ni una gota de agua.