espúreo

(redireccionado de espúreos)
Traducciones

espúreo

ADJ espurio ADJ (= falso) → spurious; [niño] → illegitimate, bastard
Ejemplos ?
Si entre vosotros ha habido hombres hipócritas y espúreos, aun quedamos bastantes para hacerlos temblar hasta en sus mas recónditos conciliábulos á donde les seguirá la reprobación y el desprecio general.
En la ciudad y en el campo, sólo pueden sentir y propalar incertidumbre quienes tienen títulos posesorios espúreos o realizan actividades prohibidas por la ley.
Se condene a la Administración a ordenar a la codemandada, la reparación integral de todos Los impactos o daños ambientales causados con la ejecución material de los actos administrativos de que ha derivado derechos subjetivos espúreos.
Si el Partido Conservador y sus aliados son derrotados, volverán al Gobierno los mismos elementos espúreos que fueron expulsados del Congreso el 5 de Septiembre, los mismos cuyos nombres figuraron en la Convención Radical última ...” Así las cosas, vino el pronunciamiento del 23 de Enero que derrocó la primera Junta de Gobierno y, en el Manifiesto lanzado al país por los autores del movimiento restaurador del 23, se dijo: “Los responsables del movimiento del 5 de Septiembre, acabamos de reconquistar el sentido inicial de aquel acto.
Yo desterrado de la patria mía, De una patria que adoro, Perdida miro su primer valía Y sus desgracias lloro. Hijos espúreos y el fatal tirano Sus hijos han perdido, Y en campo de dolor su fértil llano Tienen ¡ay!
Pedro el Grande, ni sus hermanos corrieron siempre bien con éste, ni aquél se mostró siempre muy afectuoso con sus hijos legítimos, cegado por la pasión desmedida á favor de los espúreos y adulterinos, alguno de los cuales se tomó la molestia D.
Me dirijo a personas emancipadas, y no temo llamar las cosas por sus verdaderos nombres: meretrices son las esposas que sin amor se entregan al marido, espúreos son los hijos engendrados entre una pendencia y un ronquido; honradas son las adúlteras que públicamente abandonan al esposo aborrecible y constituyen nueva familia santificada por el amor, legítimos y nobles son los espúreos concebidos en el arrebato de la pasión o en la serena ternura de un cariño generoso.
El Padre Fray Domingo Díaz en su Relación afirma que “todo ha perecido, menos la imagen de Cristo crucificado, que se conservó en la iglesia parroquial de San Juan de esta ciudad”, al tiempo que confiesa que “de lo demás del retablo no se ha sabido el destino o paradero y se cree que se lo comió el pulgón Con este término se refería el Padre Díaz a la “caterva de paisanos, españoles espúreos sic, ministros de policía, maestros de obras, artesanos, cuarteleros y otros tales”, quemándolo algunos afrancesados para sacar el mucho y buen oro que tenía”.
La ley de Avellaneda de l876 trató de proteger al inmigrante, pero se acentuaron los casos de corrupción especulativa y a pesar de que el censo de l869 (presidencia de Sarmiento), arrojaba un total de l.900.000 habitantes, de los cuales un 12 % eran extranjeros, ya se percibía que la mayoría de los que llegaban allende los mares, debería arreglárselas con vivir en las grandes ciudades (Buenos Aires, Rosario), por lo engorroso que resultaba el acceso a la tierra, y los intereses espúreos que la oligarquía terrateniente en expansión, tenía con respecto a la tenencia de la misma.
Lo que interesa a Sraffa es analizar, rebus sic stantibus, las relaciones entre las variaciones de las variables distributivas y de los precios: Este punto de vista, que es el de los economistas clásicos, ha sido sumergido y olvidado desde el advenimiento de la teoría “neoclásica”, centrada necesariamente en la variación, porque sin variación no puede haber producto marginal ni costo marginal. Es necesario –advierte además el autor– estar atentos para no confundir los márgenes espúreos sic con los márgenes auténticos.
En estas páginas se encontrarán ejemplos que, a primera vista, no parecen distintos de los ejemplos de producción marginal; pero el signo seguro de que son espúreos sic es la ausencia de toda variación del tipo requerido (1960, Prefacio pp.