esnobismo


También se encuentra en: Sinónimos.

esnobismo

SOCIOLOGÍA Gusto o admiración excesivos por todo lo que está de moda en supuestos ambientes de distinción no le interesa en absoluto el deporte, asiste a las competiciones de tenis por puro esnobismo.

esnobismo

(ezno'βismo)
sustantivo masculino
1. actitud de quien adopta e imita con exageración ideas y comportamientos que considera distinguidos Mi madre practica la caridad por puro esnobismo.
2. cualidad de lo que es considerado distinguido o a la moda el esnobismo de las revistas de moda

esnobismo

(ezno'βizmo)
sustantivo masculino
actitud de snob un snobismo artístico

esnobismo

(ezno'βismo)
sustantivo masculino
1. actitud de quien adopta e imita con exageración ideas y comportamientos que considera distinguidos Mi madre practica la caridad por puro esnobismo.
2. cualidad de lo que es considerado distinguido o a la moda el esnobismo de las revistas de moda

esnobismo

(ezno'βizmo)
sustantivo masculino
actitud de snob un snobismo artístico
Sinónimos

esnobismo

sustantivo masculino

esnobismo:

afectación
Traducciones

esnobismo

snobbery

esnobismo

SMsnobbery, snobbishness
Ejemplos ?
Dueño de una librería, editor ocasional, cabeza del heterogéneo grupo artístico reunido en la tertulia El Ciprés, su actividad social era notable, abandonando cierto esnobismo adolescente para cuajar en compromiso social.
Analogía: surge a partir de la relación entre nombre y entidad. Extrañeza: factores de sorpresa, contraste, incoherencia o esnobismo.
Como expresa Noemí Vergara de Bietti: “Pese a su atavío francés y al lugar distante donde fue concebida, Pablo o la vida en las pampas, novela de asunto histórico y ambiente gauchesco es “apasionadamente argentina” el romance de la vida de nuestros campos en los días felices en que la autora respiraba el aire de su tierra. Nada revela el afán de esnobismo que pudiera presumirse en una novela sobre el país, escrita en otro idioma”.
Sus sátiras sobre el esnobismo de la aristocracia británica —él llamaba a uno de sus personajes «El Refrigerador Noble»— son a menudo populares.
Los clubs privados donde los británicos se reunían eran símbolos de exclusividad y esnobismo que no llegó a desaparecer sino años después de la independencia.
No se trataba de esnobismo, sino de evitar el contacto con la realidad social, que hubiera conspirado abiertamente con el mundo quimérico en el que se pretendió encerrar cada una de las historias.
Muchos de los rasgos personales de Widmerpool son evidentes desde muy temprano en su carrera: su pomposidad, su aversión a todas las formas de la cultura, sus obsesiones burocráticas y su esnobismo.
Las obras de Meredith se mofan los modales de los gentlemen, íconos de la sociedad británica, pero denuncia también la hipocresía de los modales y de las actitudes masculinas, el esnobismo, la pedantería, el redichismo, la ignorancia.
Se había enamorado de ella en sus épocas de estudiante en la década del sesenta, en Escocia, donde fue remitido por el esnobismo de sus padres que querían para el hijo mayor de esta familia bilingüe integrada por una italiana y un turco con ascendencia en la península, una educación de alto nivel junto a los príncipes de Gran Bretaña.
Pero, sin ilusión sobre los hombres y el sistema educativo, sabe que existe el riesgo de que se asiente en el arte un nuevo esnobismo, sin que jamás llegue el gran público a sentir la verdadera emoción estética.
Y David Masson, en 1859, va más allá cuando escribe: «Para el señor Thackeray... está fuera de toda duda que el esnobismo es algo malo, pero es un poco difícil saber exactamente lo que es...».
Bastaría con dar la vuelta a las cosas, que la falta de coraje, de decencia, de honestidad del soberano se inviertan y se conviertan en sus cualidades, y el esnobismo daría paso a la reverencia.