esmalte

esmalte

(Del germ. *smalt < *smaltjan, fundir.)
1. s. m. Sustancia vítrea usada para dar brillo, proteger o colorear de forma inalterable ciertos materiales el esmalte de una copa de cristal. barniz, brillo
2. ARTES DECORATIVAS Cuadro, metal u otro objeto cubierto o trabajado con esta sustancia sobre su mesa hay un esmalte precioso que usa como cenicero.
3. Sustancia que se utiliza para pintar o abrillantar una cosa después de pulir la madera, dale un esmalte. laca
4. ANATOMÍA Sustancia blanca y muy dura, que recubre la corona de los dientes la nicotina ensucia el esmalte dental.
5. Color azul que se hace fundiendo vidrio con óxido de cobalto y moliendo la pasta que resulta. esmaltín
6. Aspecto noble o lujoso de una persona o una cosa. lustre
7. HERÁLDICA Denominación genérica del color heráldico que incluye los metales, los colores y los forros.
8. esmalte de uñas INDUMENTARIA Y MODA Barniz para dar color y brillo a las uñas lleva esmalte de uñas rojo.

esmalte

 
m. Barniz vítreo que por medio de la presión se adhiere al vidrio, cerámica, metales, etc.
Objeto cubierto o adornado de esmalte.
Labor hecha con el esmalte sobre un metal.
Color azul que se obtiene fundiendo vidrio con óxido de cobalto.
fig.Lustre, esplendor o adorno.
anat. Materia dura y blanca que cubre la parte de los dientes que está fuera de las encías.

esmalte

(es'malte)
sustantivo masculino
1. barniz para recubrir superficies varias esmalte para uñas
2. sustancia blanca que recubre y protege los dientes esmalte dental
Traducciones

esmalte

vernis, émail

esmalte

smalto

esmalte

email

esmalte

smalt

esmalte

emalje

esmalte

Email

esmalte

emali

esmalte

emajl

esmalte

エナメル

esmalte

에나멜

esmalte

emalje

esmalte

emalia

esmalte

esmalte

esmalte

эмаль

esmalte

emalj

esmalte

สิ่งเคลือบ

esmalte

emaye

esmalte

men

esmalte

珐琅, 搪瓷

esmalte

емайл

esmalte

搪瓷

esmalte

אמייל

esmalte

SM
1. (para metal, diente) → enamel; (para cerámica, porcelana) → glaze
esmalte de uñasnail varnish, nail polish
2. (= objeto) → enamelwork
3. (= adorno) → lustre, luster (EEUU)

esmalte

m. enamel, hard substance that covers and protects the dentin of a tooth.

esmalte

m enamel; — de or para uñas nail polish
Ejemplos ?
En el seno de nácar de la tridacne, dentro del agua blanca, movida, monstruos de esmalte turquí y bermejo nadaban lentamente, y en el cáliz de las flores del cerezo, gotas de humedad refulgían al sol.
La que es más humilde planta, si la subida endereza, por gracia o naturaleza a los cielos se levanta. En este mi bajo cobre, siendo honestidad su esmalte, no hay buen deseo que falte ni riqueza que no sobre.
El libro no tiene barbas: le salen muchas cintas y marcas por entre las hojas, pero esas no son barbas: ¡el que sí es barbudo es el gigante que está pintado en el libro!: y es de colores la pintura, unos colores de esmalte que lucen, como el brazalete que le regaló su papá.
No me dé usted el racimo, sino el licor; no la tez virginal y lavada en agua pura, sino la que ha curtido e impregnado el amor y adobado la perfumería; no el bloque de mármol, sino la estatua de Capeaux; no la rosa rústica de los setos, sino la orquídea monstruosa criada en estufa; no el animal viviente, sino la sierpe de esmalte y pedrería o el pájaro que canta por mecanismo.
¡y él vivirá en noche perpetua, en eternas tinieblas! No han de regocijar sus miradas ni la verdura de los prados, rii el esmalte de las flores y sus purpurinos matices...
Corría un vientecillo fresco; los pajarillos cantaban; el rocío daba lustre y esmalte a la yerba nueva, blanqueaban los almendros en flor, y las nacientes hojas de los árboles deleitaban la vista con su tierna verdura.
El padre Mendoza era lo que se entiende por un fraile rumboso; así es que, para el presunto obispo de Caracas y sus dos familiares, alistó las mejores celdas del convento, engalanolas con cortinas de seda, aguamanil y otros utensilios de plata, sillones de cuero de Córdoba con tachuelas de esmalte, mesas de aromática madera, de la montaña y cama de nogal con mullidos colchones de plumas.
Allá en la mansión antigua la noble anciana, de leda cara de esmalte, remeda –bajo su crespo algodón– el copo de una ilusión envuelto en papel de seda.
Eran familias sudamericanas, con racimos de niños atezados, elegantemente ataviados a la última moda británica; eran señoras solas, perfumadísimas, provocativas en su vestir; eran señores mayores, atildados, de adinerado aspecto; eran inglesas formales y reservadas, que se tenían derechas y rechazaban no sé cómo la invasión de la carbonilla, mostrando limpia la tez, de esmalte rosa, y el pelo, de oro cardado, alisadito.
Es tan delicado, tan dulce, tan extraño, tan aterrador lo que siento, que temo al querer decir la impresión con palabras, destrozar su frescura, como se destrozaría el esmalte de luz de una mariposa de Muzo, al quererla fijar con un clavo de hierro.
Ven, me gritó sonriendo y mostrando entre los rosados labios el esmalte de la dentadura maravillosa; ven, y tendió los brazos, esparciendo en el ambiente el olor de una mata de rosas que sacude el aire tibio de la primavera.
Mis ojos, en metales preciosos, resplandecen de gemas, de verdes esmeraldas. Mis dientes brillan en su esmalte como la faz del cielo.