esenio

esenio, a

1. adj. RELIGIÓN Que tiene relación con una secta judía que practicaba la comunidad de bienes, la humildad y el celibato.
2. s. RELIGIÓN Persona que pertenecía a esta secta.
Ejemplos ?
Nos ha llegado la versión griega, pero parece que el original era hebreo o arameo. Se trata de una obra judía precristiana con interpolaciones cristianas, aunque hay quien ha propuesto un origen esenio.
Hyam Maccoby propuso que Jesús era un fariseo, que las posiciones atribuidas a los fariseos en los Evangelios son muy diferentes de lo que sabemos de ellos, y, de hecho, sus opiniones eran muy similares a las atribuidas a Jesús. Harvey Falk también ve a Jesús como proto-fariseo o esenio.
Alvar Ellegård propone que, si bien las primeras comunidades paulinas crecieron a partir de las comunidades esenias reverenciando a un fundador histórico, el Maestro Esenio de Justicia, Pablo tenía muy poco conocimiento histórico del Maestro, mientras que la descripción de Jesús en los evangelios es completamente ficticia.
Uno de ellos, conocido como el Manual de disciplina esenio o Regla de la comunidad (1QS), resultó contener una recensión de la Instrucción de los dos caminos.
Fue escrito en hebreo, según James Vander Kam por un precursor de los esenios, cuya mentalidad produjo más adelante el cisma esenio.
Entre los manuscritos se encuentran: Los libros del Tanaj, incluido una versión más extensa del Libro I de Samuel, con la excepción de Ester, así como algunos deuterocanónicos, como el Sirácida y el Libro de Tobías. Comentarios sobre cada libro de la Escritura, desde un punto de vista esenio.
En el comentario esenio de Habacuc (1Qp Hab VII:2-5), rendir culto a las armas e insignias de guerra se considera sinónimo de idolatría, tal como lo expone Jeremías 7:18 acerca del culto al ejército: “Los hijos recogen leña, los padres prenden fuego, las mujeres amasan para hacer tortas al ejército y se liba en honor a otros dioses para exasperarme”, dice en las versiones hebreas y manuscritos griegos Sinaítico y Vaticano, los más antiguos.
Jesús habría sido así el Cordero sacrificado para la Pascua oficial, pero él celebró la Pascua según el calendario esenio, que además es el mismo que siguen la mayoría de los libros del Tanaj, por ejemplo Ezequiel (no así Ester que no ha sido encontrado en Qumrán).
Como demostró Jaubert (1953), el calendario esenio era el observado por los redactores sacerdotales de las Crónicas y por el Pentateuco y, se usó en Judea durante toda la época de la hegemonía persa y según Barthélemy (1955), hasta que comenzó la época helénica.
Después de la renuncia de Menahem el Esenio al cargo de Av Bet Din (jefe del tribunal, cargo que se ubicaba segundo en importancia, inmediatamente debajo del Nasi, o presidente) del Sanedrín, Shamai fue elegido en su lugar, mientras Hilel ocupaba la presidencia.
Los esenios eran ascetas apocalípticos, una de las tres (o cuatro) grandes escuelas judías de la época, aunque no se los menciona en el Nuevo Testamento. Algunos eruditos teorizan que Jesús era un esenio, o era cercano a ellos.
Entre las similitudes se encuentran: la separación del sacerdocio y del culto oficial del Templo que se suponía infectado por las nuevas corrientes seléucidas, como reacción a esta contaminación se pretende una vuelta al pasado, al ideal del desierto, y la observancia radical de la Ley y demás tradiciones del pueblo. El elemento nuevo esenio, es la tensión escatológica hacia un futuro mesiánico.