escultor


También se encuentra en: Sinónimos.

escultor, a

s. ESCULTURA Artista que hace esculturas el escultor trabajaba en su taller haciendo el retablo de la iglesia.

escultor, -ra

 
m. f. b. art. Persona que profesa la escultura.

escultor, -ra

(eskul'toɾ, -ɾa)
sustantivo femenino
persona que se dedica profesionalmente a hacer esculturas Era escultor y se especializaba en esculturas ecuestres.
Sinónimos

escultor

, escultora
sustantivo

escultor:

tallistacincelador, imaginero, grabador,
Traducciones

escultor

sculptor

escultor

Bildhauer

escultor

scultore

escultor

sochař

escultor

skulptør

escultor

kuvanveistäjä

escultor

sculpteur

escultor

kipar

escultor

彫刻家

escultor

조각가

escultor

beeldhouwer

escultor

skulptør

escultor

rzeźbiarz

escultor

escultor

escultor

skulptör

escultor

ประติมากร

escultor

nhà điêu khắc

escultor

雕塑家

escultor

скулптор

escultor

הפסל

escultor

SM/Fsculptor/sculptress
Ejemplos ?
Tal es en este momento la situación lastimosa del escultor, y tal era en estas nocturnas horas el reposo en que yacía, cuando aldabada sonora dada en su puerta, los ecos estremeció de su alcoba.
Era en aquel tiempo -dijo el escultor García- en que me dedicaba, para conquistar el pan, a restaurar imágenes y dorar altares, corriendo de este modo casi todo el reino de Valencia.
Para colmo de sus desdichas, al ver el cura roto el piso de su iglesia y enterarse de lo ocurrido, púsose furioso; quiso excomulgar al pueblo por sacrílego, cerrar el templo, y únicamente se calmó cuando los aterrados descubridores de Alí-Bellús prometieron construir a sus expensas un pavimento mejor. -¿Y no ha vuelto usted allá? -preguntaron al escultor algunos de sus oyentes-. -Me guardaré mucho.
Y según el contorno apareciendo iba del rostro santo, del profano escultor iba creciendo el misterioso espanto. La osada inspiración su mano guía, mas el hierro a la mano no obedece, y rebelde el cincel a su porfía no traza los contornos que apetece, y la sagrada imagen de María de su hermosa en lugar sólo aparece.
Y con dulce sonrisa esto diciendo, Federico a la caja abrió el candado, y el ojo ansioso a su interior tendiendo quedaron sin aliento un gran pieza; y al dar Genaro en tierra desplomado, exclamó Federico: «¡Es su cabeza!» --- Pálido, roto el aliento en la mal cerrada boca, inmóvil como una roca el pobre escultor quedó: y en la cabeza fijando la sorprendida mirada, en sonora carcajada Federico prorrumpió.
Jpso fado la comisión se dirigió á Lima y, después de ave- riguar por el tallador ó escultor de imágenes que de mayor fama disfrutara en la ciudad, ajustó contrato con don Pascual, y regresó con él al pueblo, donde se le recibió con música, camaretazos, repique y mesa de once.
La sien sobre la mano, Sobre la yerba el codo Permanecia inmovil, de tal modo Que alguno la juzgara fácilmente De acertado escultor obra escelente Trasunto de un modelo soberano.
Hasta que al cabo volviendo a su reposo anterior, cayó en un sueño tranquilo poco a poco; y se volvió a oír en el aposento del olvidado escultor el monótono murmullo de su igual respiración.
Iban bajo el cincel apareciendo los contornos suaves de la cabeza hermosa de una virgen modesta y candorosa: en cuya casta frente, en cuyos labios que orla dulcemente sonrisa cariñosa, en cuyos ojos que a la tierra inclina con modesta mirada, revelándose va la faz divina, no como él débil escultor quisiera de su hermosa y perdida Valentina, sino la faz modesta y venerada de la Madre de Dios inmaculada.
Por la extraña visión sobresaltado, rápido fué del escultor al lecho, mas vida ni calor halló en su pecho, ni encontró junto a él su talismán.
Se hubiera creído una estatua de alabastro realizada por un hábil escultor para la tumba de una reina, o una doncella dormida sobre la que hubiera nevado.
– ¡Cómo! –exclamó–, ¿acaso no fue Mirón un célebre escultor griego? El talento debió perpetuarse en su familia y uno de sus descendientes hizo esta estatua.