escueto

(redireccionado de escuetos)
También se encuentra en: Sinónimos.

escueto, a

1. adj. Que no presenta adornos innecesarios una escultura escueta. limpio, sobrio
2. Se aplica al lenguaje breve que no presenta rodeos innecesarios le dijo la verdad escueta; estilo lacónico y escueto. sucinto

escueto, -ta

 
adj. Descubierto, libre, despejado, desembarazado.
Sin adornos o sin ambages, seco, estricto.

escueto, -ta

(es'kweto, -ta)
abreviación
complejo que es simple y no tiene complicaciones ni cosas innecesarias una orden escueta
Sinónimos
Traducciones

escueto

kurze

escueto

breve

escueto

breve

escueto

krótkie

escueto

kort

escueto

קצר

escueto

kort

escueto

ADJ [verdad] → plain, naked; [estilo] → simple; [explicación, presentación] → concise, succinct
Ejemplos ?
Fray Ambrosio, pálido de cólera, levantó los brazos escuetos, gigantescos, amenazadores: Sobre su cabeza siempre temblona, bailoteaban las manos de rancio pergamino: —¡Calla, lengua de escorpión!...
Todos prestaron redoblada atención, que al fin eran españoles y se trataba de un toro, y yo continué: -Rezois es un valle muy pobre, a más de tres leguas al oeste de Marineda, entre los escuetos montes de Pedralas y la brava costa de Céltigos.
En programación de computadoras, a las variables, frecuentemente se le asignan nombres largos para hacerlos relativamente descriptivas para su uso, mientras que las variables en matemáticas a menudo tienen nombres escuetos, formados por uno o dos caracteres para hacer breve en su transcripción y manipulación.
Durante años ilustró libros y dibujó o pintó los motivos de las tapas de muchos autores literarios y dramaturgos como Alfonsina Storni, Jorge Cruz, Manuel Mújica Láinez, Marta Giménez Pastor y José Daniel Viacava. En el Diario La Nación publicaba dibujos prodigiosamente escuetos pero muy intensos.
Son estos datos escuetos los que repetirán Lázaro Díaz del Valle y Antonio Palomino, quien añadía que Francisco de Quevedo le había dedicado un epigrama actualmente perdido.
Dentro de una imagen y contexto generales en el que predominaban los contenidos gráficos con escuetos pies de foto —cada número contenía más de un centenar de fotografías—, Estampa contaba también con un folletín histórico, páginas infantiles —como la serie de Pipo y Pipa, de Salvador Bartolozzi— y de humor, un espacio fijo para cuentos y secciones de literatura (durante mucho tiempo firmada por Alberto Insúa), teatro (Alberto Marín Alcalde), deportes (Juan de Gredos), toros (Alhamar) y arte (Gil Fillol).
Pensé, con razón o sin ella, que esa noticia podría herirte un poco. Me limité a contarte los hechos escuetos. Creí oportuno que los conocieras.
Los picachos montañosos que la dominan imponen al ánimo, y por sus quebradas abruptas trepa una vegetación semiafricana sin lozanía, a pesar de los vivos riachuelos que desatan sus aguas cristalinas entre escuetos riscos.
Este gran problema que nos ha planteado la fatalidad ha sido embrollado adrede por falta de valor para presentarlo ante España en sus términos brutales, escuetos, que serían: ¿Quieres ser una nación modesta y ordenada y ver emigrar a muchos de tus hijos por falta de trabajo, o ser una nación pretenciosa o flatulenta y ver morir a muchos de tus hijos en el campo de batalla y en el hospital?
Sé que recorrimos tristes y desiertas gándaras, que subimos por montes escuetos y casi verticales, que nos emboscamos en una selva de robles, que pisamos nieve fangosa, que hasta vadeamos un río, y que, por último, encontramos un valle relativamente ameno, donde docena y media de casuchas se apiñaban al pie de humilde iglesia.
La naturaleza lánguida y enclenque entonces, iba quedándose, como si dijéramos, en cueros vivos; las brisas eran más frescas, y en lugar del sonido armónico y majestuoso que formaban perdidas entre el follaje de junio, gemían lastimeras al chocar contra los escuetos miembros de los árboles; lloraban fatídicas, como si fueran la voz de la naturaleza que lamentara la pérdida de sus risueñas galas.
Así es que se ofrecen á la vista campos ardientes, escuetos y dilatados, sin fronda y sin arroyos, campos en que una lluvia torrencial de luz dibuja sombras espesas en deslumbrantes claros, ahogando los matices intermedios.