escuela de Barcelona

Barcelona, escuela de

 
b. art. Grupo de artistas del colectivo Dau al Set y, por generalización, los residentes en esta ciudad española.
Ejemplos ?
En 1866, pide traslado a la Escuela de Barcelona donde pasa a desempeñar la cátedra de Construcción de Máquinas y al año siguiente es nombrado miembro de la Academia de Ciencias.
Barcelona: Anagrama, 1988. Escuela de Barcelona: la obra poética de Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral y José Agustín Goytisolo. Bellaterra (Barcelona): Universitat Autònoma de Barcelona, 1988 La obra poética de Carlos Barral, edición.
Vicente Pascual es arquitecto formado en la escuela de Barcelona, que encuentra un buen caldo de cultivo en su ciudad para la incorporación de los nuevos códigos estéticos, por la existencia de una burguesía industrial que gusta de la innovación como forma de identificación y afirmación económica y social de clase rica e ilustrada.
Por lo demás --baste un solo ejemplo-- Juan David Garcí Bacca, aragonés, estuvo muy ligado a la escuela de Barcelona, donde presentó su tesis doctoral sobre lógica matemática, escrita en lengua catalana.
La construcción empieza en 1906 y termina en 1908. Los planos son obra de Jerónimo Arroyo, formado en la Escuela de Barcelona y titulado en 1899.
No en vano el autor, Enrique Viedma, recién titulado en 1915 por la Escuela de Barcelona, conoce la arquitectura del ladrillo de Domènech i Muntaner y de Puig i Caldafalch.
Tal modelo de escuelas tuvo una vida efímera, de modo que en 1866 se suprimió el Real Instituto y solamente persistió la Escuela de Barcelona gracias al apoyo de su Diputación Provincial.
"El final de la soledad de la Escuela de Barcelona (1892-1899)", en Documentos de la Escuela de Ingenieros Industriales de Barcelona.
El referente ético y estético inexcusable que todos admiten es Antonio Machado y la mayor parte de estos autores se agrupan en círculos de amigos en las ciudades de Madrid (Ignacio y Josefina Aldecoa, Rafael Sánchez Ferlosio, Ángel González, Claudio Rodríguez, Juan García Hortelano, Jesús Fernández Santos, Ana María Matute) o el más activo y menos vario de Barcelona (Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo, Alfonso Costafreda, Juan Marsé, Gabriel Ferrater, el crítico José María Castellet), grupo este último estudiado por Carme Riera en La Escuela de Barcelona (1988).
Tras la guerra pasa por graves problemas económicos si bien continuó dando clases en la Escuela de Barcelona (a arquitectos como Coderch o Bohigas).
Entre los años 1960 y 1970 pertenecieron a la llamada Escuela de Barcelona —según una denominación propuesta por el propio Bohigas en su artículo Una posible Escuela de Barcelona, publicado en la revista Arquitectura en 1968—, la cual se inspiró en el neorrealismo italiano que triunfaba por aquel entonces a nivel internacional, combinando un lenguaje constructivo racionalista con la funcionalidad y el diseño.
A nivel geográfico Barcelona fue uno de los focos más activos del cine experimental español, con autores como Pere Portabella, José María Nunes y Carlos Atanes o la escuela de Barcelona.