escudriñar


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con escudriñar: redarguir, escrutinio

escudriñar

(Del lat. vulgar scrutiniare < scrutinium, acción de escudriñar o visitar.)
v. tr. Examinar una cosa cuidadosamente para conocer todos sus detalles o para descubrir algo el detective escudriñó toda la casa buscando alguna pista. indagar

escudriñar

 
tr. Examinar, inquirir y averiguar cuidadosamente [una cosa y sus circunstancias].

escudriñar

(esku'ðɾi'ɲaɾ)
verbo transitivo
examinar una cosa con suma atención para averiguar algo de ella El historiador escudriñaba unos documentos del siglo XIII.
Sinónimos

escudriñar

transitivo
examinar, inquirir, averiguar, escrutar*, rebuscar, espulgar.
Escrutar, escudriñar y rebuscar connotan gran cuidado, minuciosidad o prolijidad. Escrutar es preferido para lo que no es material; por ejemplo: se escrutan los movimientos, la expresión, los gestos de un interlocutor para adivinar sus sentimientos.
Traducciones

escudriñar

scan, scrutinize, peer

escudriñar

scruter

escudriñar

scrutiniar

escudriñar

esplorare, guatare

escudriñar

внимателно

escudriñar

审议

escudriñar

審議

escudriñar

granska

escudriñar

VT
1. (= investigar) → to inquire into, investigate
2. (= examinar) → to scrutinize
Ejemplos ?
El historiador vuelve a escudriñar los documentos, a investigar sutilmente las circunstancias y condiciones de la Iglesia en cada época, su fuerza conservadora, sus necesidades internas y externas que la impulsaron al progreso, los impedimentos que sobrevinieron; en una palabra: todo cuanto contribuya a precisar de qué manera se cumplieron las leyes de la evolución.
Ya es tiempo de escudriñar la verdad histórica, apartando la venda que ciega á muchos, y de ofrecer á las generaciones que están por venir un estudio desapasionado.
Habría querido dejar en el goce de sus ilusiones y de su entusiasmo por el Gran Capitán de Colombia, á los que no se han tomado el fatigoso trabajo de escudriñar el pa- sado.
Como nadie trepana la bóveda de nuestro cráneo para escudriñar la fermentación de las ideas, hablamos con nosotros mismos sin que nuestras voces interiores vayan a resonar en tímpanos ajenos ni a grabarse en cilindros fonográficos.
Estuvieron cinco o seis meses de este modo entretenidos, los cuales pasados, y acabado ya su barco largo, determinaron ir a la ribera de Nicaragua a escudriñar si no habría medio de coger algunas canoas para venir a buscar a los que quedaban en tierra y que no cabían en las embarcaciones que tenían; y para que no hubiese alguna disputa entre ellos, echaron suerte para saber cuáles debían ir.
Vuela, pájaro audaz, águila erguida, Por la región perdida Donde espléndido el sol alza su Oriente; Y si aun es dado a tu gigante vuelo Escudriñar del cielo La ignorada mansión resplandeciente, Busca a mi vida y dila que aun la adoro, Y dila que aun la lloro Al ronco son de la cansada lira; Pregúntala si lejos de esta tierra, En ese que la encierra Alcázar celestial, por mí suspira.
—¡Es muy raro, muy raro, muy raro! —se repitió estúpidamente Benincasa, sin escudriñar, sin embargo, el motivo de esa rareza. Como si tuviera hormigas...
Ven, Muza, y si tú eres mío, ¿qué me importa lo demás?» --- Tendamos, lector, un velo sobre esta infernal pasión, que de escudriñar me duelo secretos que puso el cielo del hombre en el corazón.
A él debí escudriñar dos o tres grutas en que se hacinaban esos «despojos de cocina» anteriores al uso del hierro, y que en su historia han desempeñado tan brillante papel.
De pronto me llamó la atención un grupo de monos chillando en la copa de un árbol, señalándose los unos a los otros, como seres humanos, algo que yo no podía ver desde el lugar en que me encontraba. Recordé el grito de la noche y trepé a un árbol para escudriñar.
Todo lo cual, venerables hermanos, es enteramente contrario a lo que Pío IX, nuestro predecesor, enseñaba cuando dijo: «Es propio de la filosofía, en lo que atañe a la religión, no dominar, sino servir; no prescribir lo que se ha de creer, sino abrazarlo con racional homenaje; no escudriñar la profundidad de los misterios de Dios, sino reverenciarlos pía y humildemente»(9).
Después de revisar cinco o seis veces cuanta estancia y salón dentro allí era, volvió de nuevo a escudriñar con creces, mirando incluso bajo la escalera.