escucha


También se encuentra en: Sinónimos.

escucha

1. s. f. Acción y resultado de escuchar. audición
2. MILITAR Centinela que se adelanta de noche para observar de cerca los movimientos del enemigo el escucha advirtió del ataque sorpresa.
3. escuchas telefónicas TELECOMUNICACIONES Control de las comunicaciones telefónicas de una persona sin que ésta lo sepa denunció a los servicios secretos por haber ultrajado su intimidad con las escuchas telefónicas.
4. a la escucha loc. adv. Estando atento para oír algo estaba a la escucha para ver si se enteraba de lo que pasaba.

escucha

 
f. Acción de escuchar.
En los conventos, religiosa que acompaña en el locutorio a las que reciben visitas.
Criada que duerme cerca de la alcoba de su ama para poder oír si la llama.
Ventana pequeña que estaba dispuesta en las salas de palacio para que pudiese escuchar el rey lo que en los consejos se votaba.
Oreja del animal de caza.
Grabación clandestina de conversaciones ajenas para obtener algún provecho.
com. En radio y televisión, persona dedicada a escuchar obligatoriamente las emisiones para tomar nota de los defectos o de la información que se emite.
Estar a la escucha, o en la escucha. Estar atento para escuchar, esp. en radiodifusión.
Sinónimos

escucha

cosustantivo masculino

escucha:

audición
Traducciones

escucha

chaperon, scout

escucha

A. SF
1. (= acción) → listening (Radio) → monitoring
rogamos a nuestros oyentes que permanezcan a la escuchaplease stay tuned
estar a la escuchato listen in
estar de escuchato eavesdrop
escucha telefónicaphone tap, wire tap (EEUU)
escuchas telefónicasphone tapping, wire tapping (EEUU)
2. (Rel) → chaperon
B. SMF
1. (Mil) → scout
2. (Radio) → monitor
Ejemplos ?
Vista desde puntos lejanos la urbe finge hipócrita sosiego, pero mientras poco a poco va uno acercándose a ella, se escucha acrecentándose el estruendo de su murmullo; la violencia de su agitación; la explosión de sus escándalos y quienes los engendran, van sucumbiendo en mezcla desesperada de incomprensiones parlantes, de indiferencias autómatas, de orgías desérticas, de cuentos promiscuos.
Toda la familia Gardner desarrolló la costumbre de quedarse escuchando, aunque no esperaban oír ningún sonido al cual pudieran dar nombre. La escucha era en realidad resultado de momentos en que la conciencia parecía haberse desvanecido en ellos.
En toda la Basílica no se escucha más ruido que el chisporroteo suave de los cirios y el murmullo de la oración que el Papa empieza a elevar.
Puesto que ves que después de morir el hombre lo que hay más débil en él subsiste todavía, ¿no te parece de absoluta necesidad que lo que es duradero dure todavía más tiempo? Escucha, te lo ruego, a ver si contestaré bien a esta objeción, porque para que se me comprenda tengo necesidad de recurrir, como Simmias, a una comparación.
Después de una pausa, se escucha la voz de Pinochet "Que esperen un momento los aviones de La Moneda, porque van a salir las mujeres".
¡Qué importa!... nos odiamos; pero, escucha: no temas, no temas por tu vida; ¡es tuya toda entera! ¡Jamás romperé el hilo de tu muda existencia!
-Entonces, escucha, dijo Eryximacos: antes de tu llegada habíamos acordado que cada uno de nosotros, por turno, empezando por la derecha, haría lo mejor que pudiera el elogio del Amor.
Sería preciso que me respondieran que el hombre, y con esto se pretendería haberle demostrado que, puesto que lo que el hombre tiene menos durable no ha perecido, con mucha mayor razón el hombre mismo subsiste todavía. Pero la cosa no es así, creo, mi querido Simmias, y escucha, te ruego, lo que contesto a esto.
¿No encuentras que tenía razón? Seguramente. Escucha la continuación. También me imaginaba saber por qué era un hombre más alto que otro, llevándole la cabeza, y un caballo de más alzada que otro; y pensaba también en cosas mucho más claras, por ejemplo, en que diez eran más que ocho porque le habían añadido dos, y que lo que medía dos pies era mayor que lo que medía uno, porque le aventajaba en la mitad.
El respeto y el amor hacia la persona que exhorta o alecciona, son sentimientos de que debe estar embebido el ánimo del que escucha.
Es uno a hierro y fuego el que destruye, y todo el pueblo con espanto huye.» Como el que vez primera oye el tumulto y el repicar de la campana terca, y ve el fuego a ninguno más oculto sino es a él, que toca más de cerca; así Carlos escucha el nuevo insulto, y ve el estrago dentro de la cerca; y tan mal sufre tal que con su gente; acude al ruido y al clamor que siente.
Ora canta una borrachita decepcionada sus ¡cómo sufro!; ora suena un cilindro; ora repiquetea la marimba su guapachosa tropiquera frente a las fondas cercanas; ora se escucha el escandaloso de un automóvil pasado de moda; ora ladran los perros; ora maúllan los gatos; ora gritan los niños; ora aúllan los vendedores ambulantes sus mercancías, ora martillean en la plomería; ora se escuchan mil radios en distintas estaciones al máximo volumen, como en competencia; ora dos mujeres se madrean en la cola de las tortillas; ora se oye la súplica de un teporocho; ora se mezclan todos los ruidos armónicamente y...