escribanía


También se encuentra en: Sinónimos.

escribanía

1. s. f. OFICIOS Y PROFESIONES Oficio u oficina del escribano.
2. Juego de utensilios para escribir colocados sobre un soporte o bandeja extravió la pluma de la escribanía; una escribanía con baño de oro.
3. DERECHO Oficina del secretario judicial.
4. Amér. Merid. OFICIOS Y PROFESIONES Notaría, oficio del notario.

escribanía

 
f. Oficio de escribano.
Oficina del mismo.
Escritorio (mueble).
Recado de escribir.
Caja portátil para plumas y tintero que traían pendiente de una cinta los escribanos y los escolares.

escribanía

(eskɾiβa'nia)
sustantivo femenino
1. oficio del escribano Se dedicó toda su vida a la escribanía.
2. lugar donde el escribano ejerce sus funciones Nos citaron en la escribanía para firmar la escritura.
Sinónimos

escribanía

sustantivo femenino
Traducciones

escribanía

SF
1. (= mueble) → writing desk
2. (= estuche) → writing case
3. (= enseres) (para escribir) → writing materials pl; (para tintero) → inkstand
4. (Jur) (= cargo) → clerkship; (= secretaría judicial) → clerk's office (LAm) (= notaría) → notary's office
Ejemplos ?
quellos que consideran a la mujer un ser débil y vinculan en el sexo masculino el valor y las dotes de mando, debieran haber conocido a la célebre Pepona, y saber de ella, no lo que consta en los polvorientos legajos de la escribanía de actuaciones, sino la realidad palpitante y viva.
En su alborozo, olvidó el señor Oidor echarse la carta en el bolsillo de la chupa y la dejó sobre la escribanía, siéndole imposible, en el acto de la visita, recordar el apellido del recomendado delincuente.
En este Memorial raramente el autor se dirige hablar de la Ciudad de Guayaquil con la apreciación personal de ésta, usando el de aquella, marcando una especie de distanciamiento de su parte con la redacción o la Escribanía original...
Los señores Presidente, Regente y oidores de esta Real Audiencia, estando en acuerdo extraordinario de justicia, vieron la real cédula que antecede, y dichos señores puestos en pie y destocados la tomaron en sus manos, besaron y pusieron sobre sus cabezas y dijeron que la obedecían y la obedecieron, como a carta y mandato del Rey nuestro señor natural (que Dios guarde), y en su cumplimiento, se ponga en noticia del Ministerio Fiscal y se circule por la Escribanía Mayor de Gobierno a la Intendencia de la Concepción y demás partidos del reino y contestándose su recibo se archive el original entre las de su clase y así lo proveyeron y firmaron de que doy fe.
Para simular que la alegría le hacia doler el estómago, se lo cogía con ambas manos. Por encima del casillero de la escribanía, Monti nos observaba sonriendo irónico.
Y su excelencia sentose a la escribanía, calose gafas venecianas, y como Dios le dio a entender compuso esta espinela, que mandó colocar en otro cartelito debajo del primero: «¿Mi cara no es de excelencia ni mi traje de virrey?
Los tertulios, como era natural, alambicaban las opiniones, inclinándose a alguna; y como la tesis era de suyo tan original, ocupáronse de ella fuera del recinto de la escribanía.
Es claro que si Ravaillac no hubiera asesinado a Enrique IV, no habría habido pruebas del proceso Ravaillac depositadas en la escribanía del Palacio de justicia, ni tampoco cómplices interesados en su desaparición, ni incendiarios obligados, a falta de algo mejor, a pegar fuego a la escribanía para hacerlas desaparecer ni a incendiar el Palacio de justicia para hacer desaparecer la escribanía y en fin, en buena lógica tampoco se habría producido el incendio de 1618 y el viejo palacio permanecería aún en pie con su inmensa sala y podría yo decir al lector: «Id a verla» y así unos y otros evitaríamos: yo hacerla y él leer una descripción quizás no muy buena.
Citase que es una tercer copia señalada de las que se retranscribieron para uso no gubernamental alusivos al Cabildo de Guayaquil. Consta originalmente en la codificación: Archivo General de Indias/ Escribanía de Cámara/ Legajo 911 B / Folio(s): 15 a 23 .
Rodeado de procesos, infolios y papelotes, y dando de rato en rato un sorbo a la jícara de chocolate, hallábase en su escribanía cierta mañana del año de 1716, cuando se armó un belén de todos los diablos bajo sus balcones.
Estaba el señor conde en su escribanía, muy ocupado en confrontar unas cuentas, cuando se presentó el marqués y le dijo: -Señor conde, aquí estoy porque he venido.
CUERDO DEL CABILDO DE PUERTO VIEJO, SUS VECINOS PRINCIPALES Y EL TENIENTE GENERAL DON JOSÉ BELÁZQUEZ DE NAVAS VECINO DE GUAYAQUIL PARA LLEVAR ORGANIZADAS POR LA JURISDICCIÓN DE LA CIUDAD TODAS LAS COSECHAS DE TABACO TENIDAS EN SUS CHACRAS Y QUE HUBIEREN DE SER EMPETACADAS Y LIADAS EN RECUAS DE ASNOS HASTA EL PUERTO DE MANTA, POR MUTUA DISPOSICIÓN DE LAS PARTES COSTANDO DE SU PAGA A CUATRO REALES Y MEDIO DE PLATA POR CADA MANOJO - Escribanía de Andrés Márquez de Gaceta(1).