escote


También se encuentra en: Sinónimos.

escote

(Derivado de escotar.)
1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Abertura o corte hecho en una prenda de vestir alrededor del cuello se compró un vestido con escote en pico pronunciado.
2. ANATOMÍA Parte del busto que queda descubierto por esta abertura tener un buen escote.
3. INDUMENTARIA Y MODA Adorno de encajes pequeños que antiguamente se cosía en el cuello de las camisas femeninas.

escote

(Del fr. ant. escot < germ. skot, contribución en dinero.)
1. s. m. Parte o cuota que paga cada uno en un gasto común el regalo lo haremos por escote.
2. a escote loc. adv. Pagando cada uno la parte que le corresponde en un gasto común si le hacemos el regalo a escote nos saldrá más a cuenta.

escote

  (del gót. skaut, orilla)
m. Escotadura, esp. la de un vestido de mujer.
Parte del busto que da al descubierto por estar escotado el vestido.
Adorno de encajes en el cuello de una vestidura.

escote

  (del germ. skot, tributo)
m. Parte que corresponde pagar a cada una de dos o más personas que han hecho un gasto común.

escote

(es'kote)
sustantivo masculino
1. ropa fashion abertura de las vestimentas que deja ver cuello, pecho o espalda Llevaba un escote muy pronunciado.
2. anatomía parte del busto que deja descubierta una prenda Tienes un escote encantador.
Sinónimos
Traducciones

escote

خط العنق

escote

výstřih

escote

SM
1. [de vestido] → neck, neckline
un escote profundoa plunging neckline
ir o pagar a escote (entre varios) → to share the expenses; (entre dos) → to go Dutch, go fifty-fifty
escote a la cajaround neck
escote de bañeraoff-the shoulder neckline
escote en pico, escote en VV-neck
escote redondoround neck
2. [de mujer] → cleavage
Ejemplos ?
La fortaleza cayó al fin: las gitanas fueron apresadas, besuqueadas, manoseadas, cada uno le deslizó a cada una un billete de cien rublos por el escote, y se acabó el asunto...
Una mujer había previsto la forma de seducir y se dejó el escote más grande que las demás, pero al hacer un movimiento se le salió un seno y ella, con su mano divina tuvo que tomarlo delante de todos y volverlo a guardar.
No mucho... Pero la queríamos... ¿Le gusta a la señora el escote bajo, o sin hombreras? Ahora se llevan poco... -Más bajito..., así...
Ya no era aquella muchacha bonita, pero débil y delicada, que tenía horror al escote, no queriendo enseñar lo saliente de sus clavículas.
Camisa con escote y volante era su corpiño; en primitiva desnudez lucía su brazo roñoso y amorcillado; tapábase las greñudas "pasas" con pañuelo de color rabioso que anudaba en la frente a manera de oriental turbante; sólo para ir al templo se embozaba en una mantellina, verdusca ya por el tiempo; a paseo o demás negocio callejero iba siempre desmantada.
¡Quién soñaba ya con eso! Todos aquellos hombres que habían estrechado su cintura, bebido su aliento, contemplado su escote virginal...
El niño que tiene los padres vivos le echa del festín, dándole puñadas e increpándolo con injuriosas voces: —¡Vete enhoramala! —le dice—, que tu padre no come a escote con nosotros.
Hay en esto de las barrigas mucho qué decir, y como los hijos es una cosa que se hace a escuras y sin luz, no hay quien averigüe quién fue concebido a escote ni quién a medias, y es menester creer el parto, y todos heredamos por el dicho del nacer, sin más acá ni más allá.
Volved atrás, o andad otro sendero, si no queréis hallar la muerte ahora: no crea alguno que a escote tolero amar o perseguir a mi señora.» Dijo Orlando al Circaso: «¿Qué grosero insulto nos dijera, si en mal hora nos creyese la más vil cortesana que ni aun para cardar sirve la lana?» Y vuelto a Ferragús: «Oh bestia corta, si no en verte sin yelmo reparara, si es cierto o no lo que tu boca aborta aquí mismo a las armas te mostrara.» Respondió él: «De lo que a mí no importa, ¿por qué te cuidas ni me das la vara?
En el camino entró una noche en una posada que estaba llena de viajeros, le dieron la enhorabuena por su llegada y le invitaron a sentarse a la mesa con ellos, pues si no le costaría mucho trabajo el encontrar comida. -No, contestó, no quiero tomar parte en vuestro escote, os convido por el contrario a tomarla conmigo.
Destacaba el seno ajustado por la fina tela del traje. El escote era un poco exagerado. Sobre la nuca le jugueteaba el cierre de un pendantif de mérito.
En aquel cubo sombrío, de techo cruzado por enormes vigas, y que la cocina de la fonda inundaba de neblinas de menestra y de sebo, se movía el tumulto oscuro, una «merza» de ladrones, sujetos de frentes sombreadas por las viseras de las gorras y pañuelos flojamente anudados en el escote de las camisetas.