escollo

(redireccionado de escollos)
También se encuentra en: Sinónimos.

escollo

(Del ital. scoglio < lat. scopulus, peña, peñasco.)
1. s. m. GEOGRAFÍA Peñasco que por estar oculto por el agua constituye un peligro para la navegación el barco chocó contra un escollo y embarrancó.
2. Obstáculo para llevar a cabo una actividad logró superar todos los escollos que presentaba la lectura del manuscrito. dificultad, tropiezo
3. Peligro o riesgo que entraña la realización de una cosa aceptar los escollos que pueda presentar la inversión.

escollo

 
m. Peñasco a flor de agua o que no se descubre bien.
fig.Peligro, riesgo.
fig.Dificultad, obstáculo.

escollo

(es'koʎo)
sustantivo masculino
1. roca poco visible que sobresale la superficie del agua hundirse entre escollos
2. obstáculo que impide continuar con el desarrollo de algo No pudimos salvar los escollos del matrimonio.
Sinónimos

escollo

sustantivo masculino
1 (marina) arrecife.
Traducciones

escollo

obstrukce

escollo

spærring

escollo

Absperrung

escollo

sulku

escollo

prepreka

escollo

閉塞物

escollo

장애물

escollo

hinder

escollo

zatkanie

escollo

bloqueio

escollo

hinder

escollo

สิ่งกีดขวาง

escollo

engel

escollo

trở ngại

escollo

阻塞

escollo

SM
1. (= arrecife) → reef, rock
2. (= obstáculo oculto) (en el camino) → pitfall, stumbling block; (en actividad) → hidden danger
los muchos escollos del inglésthe many pitfalls of English
Ejemplos ?
Estos ejemplos de errores e infortunios, no serán enteramente inútiles para los pueblos de la América meridional, que aspiran a la libertad e independencia. La Nueva Granada ha visto sucumbir a Venezuela, por consiguiente debe evitar los escollos que han destrozado a aquélla.
No siéndonos posible lograr entre las repúblicas y monarquías lo más perfecto y acabado, evitemos caer en anarquías demagógicas, o en tiranías monócratas. Busquemos un medio entre extremos opuestos, que nos conducirían a los mismos escollos, a la infelicidad y al deshonor.
Pero en este siglo, en Chile, en esta reunión, que yo miro como un homenaje solemne a la importancia de la cultura intelectual; en esta reunión, que, por una coincidencia significativa, es la primera de las pompas que saludan al día glorioso de la patria, al aniversario de la libertad chilena, yo no me creo llamado a defender las ciencias y las letras contra los paralogismos del elocuente filósofo de Ginebra, ni contra los recelos de espíritus asustadizos, que con los ojos fijos en los escollos que han hecho zozobrar al navegante presuntuoso, no querrían que la razón desplegase jamás las velas, y de buena gana la condenarían a una inercia eterna, más perniciosa que el abuso de las luces a las causas mismas porque abogan.
No ignoro que se levantarán muchos escollos, ambiciones y personalismos, que de mil maneras pretenderán impedir nuestra marcha, y hacernos volver hacia atrás, donde sólo nos esperarían las penumbras de la esclavitud.
El mar era extendida tela de un azul puro, refulgente; allá a lo lejos, los montes adquirían tonos de amatista, y los escollos, que otros días tenían un negror sombrío y tétrico, eran, bajo las últimas caricias del sol, de un rojo de caoba, veteado del verde de las vegetaciones marinas.
La barca, tras aquel a modo de salto sobre el escollo, había quedado como enclavada en una enorme hendidura; frente a ella otros remolinos delataban otros escollos, y allá, algo más distantes, divisábanse las aguas mansas de la cala, defendida por la escollera.
Entretanto, ancioso el pueblo de mejorar su suerte, buscará en la novedad de las reformas el sello de su felicidad; y haciendo sistéma de la inconstancia ofrecerá el espectáculo de una incertidumbre procelosa que agite los espíritus, prepare la insurrección y desengañe al fin la esperanza de los hombres libres. Tales son los escollos de que nos preserva la experiencia de nuestras pasadas desgracias.
La falta de precedentes es otro de los escollos que se oponen a la solución indicada, y probablemente los hombres de leyes harán gran caudal de esa circunstancia.
Las barreras constitucionales ensanchan una conciencia política, y le dan firme esperanza de encontrar el final que la guíe entre los escollos que la rodean: ellas sirven de apoyo contra los empujes de nuestras pasiones, concertadas con los intereses ajenos.
Importante es la aprobación de una Ley básica como la que hoy he sancionado y que constituye el marco jurídico de nuestra vida común; pero pensemos que la ruta que nos aguarda no será cómoda ni fácil, y que, al recoger el fruto de la etapa que se cierra, debemos abrigar también la ilusión de no desfallecer en nuestro empeño, el propósito de no ceder terreno al desánimo y la seguridad de mantener el pulso necesario para sortear escollos y dificultades.
Y los golpes, los denuestos, las injurias, los roncos aullidos de los mozos, que venían siguiendo al Rabeno desde otra parroquia, yéndole a los alcances, como alanos tras de la res, arreciaban; y en vano el doctor, suplicando, mandando, quería intervenir, interponerse para salvar al que acaso no era ya sino un cadáver... ¡En aquel mismo momento, con redoble fiereza, lo lanzaban, desgarrado en los escollos, al mar, tan azul, tan tranquilo!
Y ahora será bueno recordar aquí el punto de vista de un revolucionario como Antonio Luna Arroyo, miembro del Sindicato de Abogados y dirigente del partido oficial: "Merced a la asociación, el derecho de huelga -escribía en un folleto publicado en 1940-, evitaremos, como pensaron los Constituyentes, dos escollos temibles; de una parte la violencia de un sobresalto revolucionario (cuando los empleados públicos ya no puedan resistir la miseria, las injusticias y la opresión del Estado); y de otro, la omnipotencia del Estado, es decir, la tiranía agravada por el despotismo en sus múltiples formas (nepotismo, oligarquías y sistemas de paniaguados).