escollo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con escollo: conflagracion

escollo

(Del ital. scoglio < lat. scopulus, peña, peñasco.)
1. s. m. GEOGRAFÍA Peñasco que por estar oculto por el agua constituye un peligro para la navegación el barco chocó contra un escollo y embarrancó.
2. Obstáculo para llevar a cabo una actividad logró superar todos los escollos que presentaba la lectura del manuscrito. dificultad, tropiezo
3. Peligro o riesgo que entraña la realización de una cosa aceptar los escollos que pueda presentar la inversión.

escollo

 
m. Peñasco a flor de agua o que no se descubre bien.
fig.Peligro, riesgo.
fig.Dificultad, obstáculo.

escollo

(es'koʎo)
sustantivo masculino
1. roca poco visible que sobresale la superficie del agua hundirse entre escollos
2. obstáculo que impide continuar con el desarrollo de algo No pudimos salvar los escollos del matrimonio.
Sinónimos

escollo

sustantivo masculino
1 (marina) arrecife.
Traducciones

escollo

obstrukce

escollo

spærring

escollo

Absperrung

escollo

sulku

escollo

prepreka

escollo

閉塞物

escollo

장애물

escollo

hinder

escollo

zatkanie

escollo

bloqueio

escollo

hinder

escollo

สิ่งกีดขวาง

escollo

engel

escollo

trở ngại

escollo

阻塞

escollo

SM
1. (= arrecife) → reef, rock
2. (= obstáculo oculto) (en el camino) → pitfall, stumbling block; (en actividad) → hidden danger
los muchos escollos del inglésthe many pitfalls of English
Ejemplos ?
Rondeau y Artigas por espíritu de subordinación militar y quizás también porque no había mal irreparable en ese abandono (Vaya uno a saber sobre qué bases les anunció el doctor Pérez que se proponía tratar) admitieron la exhortación perentoria del delegado de Buenos Aires y todavía Artigas, - para mayor gloria de su buena fe, y de la audacia y falta de escrúpulos del representante en misión, fue según se ha visto hace un momento quien libró a aquel de estrellarse ante el escollo del inconmovible pueblo en Armas.
El pueblo no ha resistido ni perturbado la acción de las autoridades locales, ni ella ha encontrado un escollo en las ideas, costumbres, y sentimientos del pueblo.
Pero dado caso que aquel territorio se hiciese inexpugnable, nada habríamos adelantado, sino es un gasto inútil al erario en las obras de fortificación, su conservación y subsistencia de la tropa y demás relativo á su defensa, puesto que aquel obstáculo alejaría á los enemigos ó contrabandistas del escollo para verificar sus miras en algún punto, ó algunos de los muchos que, como he dicho, le facilitan la proporción de efectuarlas, y si en cada uno de éstos se hubiera de hacer una fortificación, serían necesarios los tesoros de Atabaliba para costearlas y los ejércitos de Jerjes para su defensa.
La barca, tras aquel a modo de salto sobre el escollo, había quedado como enclavada en una enorme hendidura; frente a ella otros remolinos delataban otros escollos, y allá, algo más distantes, divisábanse las aguas mansas de la cala, defendida por la escollera.
Se conoce que el autor ha tenido á mano muchos cronistas que sobre las cosas de Amé- rica escribieron, y que, con tino y habilidad, ha sabido huir del escollo de dar entrada en el santuario de la Historia á muchas de las fantasías de Garcilaso, á las exageraciones de Pedro Sancho el conquistador, á las apasionadas noticias de Francisco Jerez, á la chispeante mordacidad del Palentino, y á las candorosas narraciones de Montesinos, que, más que para historiador, había nacido para escribir cuentos de las Mil y una noches.
Son de ese carácter a nuestro juicio: 1º) La comunicación que el 2 de setiembre de 1825 dirigió la Sala de Representantes al Gobierno de Buenos Aires como “ encargado del Ejecutivo Nacional ” requiriendo su ayuda para la prosecución de la guerra contra el Imperio, pues, en dicha comunicación se alude claramente a la coexistencia de los dos conceptos diciendo: “ La Provincia Oriental en medio de los riesgos y conflixtos de la guerra que sostiene ha allanado por su parte cualquier escollo que detuviera el término de sus desgracias rompiendo a la faz del mundo los vínculos con que sus opresores la ligaron a los tronos de Portugal y Brasil, ha declarado su independencia, su unión a las del Rio de la Plata, constituido su gobierno legítimo, etc., etc.
El autor ha evitado este escollo con raro tino, y ha encontrado el secreto de ese resorte dramático en la misma virtud, en la perfección misma de su protagonista, inventando un episodio bellísimo en la pasión criminal de la madre de Isabel, preparada con tal discreción que cuando el espectador la sabe, como llega a su noticia acompañada del castigo y de las angustias del delito, hace más sublime a esa misma madre; porque la sublimidad, en el teatro sobre todo, no está en la perfección sin tacha, sino en la lucha de la debilidad humana y de la virtud vencedora.
Si esto fuese verdad, ya hace mucho tiempo que se habría estrellado contra el escollo de la holganza una sociedad como la burguesa, en que los que trabajan no adquieren y los que adquieren, no trabajan.
«Pero -continuó (textuales)- como mi naturaleza se enardece en presencia de las dificultades, pronto me rehago, sacudo el desaliento y digo: vamos adelante, que como hemos salvado la nave política de tanto escollo, también salvaremos la financiera».
Hoy, como es evidente, el calificativo de comunicativos y socioculturales les ha dado un vigor que se demuestra en los resultados exitosos que se obtienen cuando se aplican eficazmente y con la guía técnica adecuada, que supere el antiguo escollo de actividades basadas en tanteos al azar.
El no entendido, más firme en sus altos pensamientos; de su plan, el contradicho, más convencido y más cierto; de sí mismo más seguro mientras halla más tropiezos, y nuevas fuerzas cobrando de su propio abatimiento; del genovés navegante parece el alma de acero, escollo inmoble que arrostra siglos, rayos, olas, vientos.
-Quinientas, a cortar de las dos mil del rodeo, con diez por ciento de novillos garantidos, libre de entecadas, y los terneros del mes, por muertos -y agregó como quien no quiere la cosa: -plata al contado -sabiendo que para muchos, ese era el escollo.