escolástica


Búsquedas relacionadas con escolástica: escolasticismo

escolástica

(Del lat. scholastica < gr. skholastike.)
s. f. FILOSOFÍA Filosofía medieval que se caracteriza por sintetizar la doctrina de la Iglesia católica y la filosofía de Aristóteles. escolasticismo

escolástica

  (del l. scholastica)
f. filos. En la Edad Media, método de especulación teológica y filosófica que tiende, con la ayuda de conceptos filosóficos, a la penetración racional y a la sistematización de las verdades reveladas.

escolástica

(esko'lastika)
sustantivo femenino
1. filosofía movimiento teológico que intentó comprender la revelación cristiana a través de la razón La escolástica alcanzó su culminación con la obra de santo Tomás de Aquino.
2. doctrina rígida teoría que no tiene crítica interna y es muy conservadora Sus ideas se volvieron una escolástica hacia el final de su carrera de investigador.
Traducciones

escolástica

scolastica

escolástica

Scholastic

escolástica

Scholastic

escolástica

Scholastic

escolástica

修学

escolástica

SF escolasticismo SMscholasticism
Ejemplos ?
Pues las preclaras dotes que hacen tan temible a los enemigos de la verdad la teología escolástica...
Abandonamos, pues, esta terminología escolástica en que se nos habla de lo accidental y de lo sustancial; es menester que traigamos la cuestión a su terreno propio, que es el de los medios y fines; los medios, es decir, las instituciones, y los fines, es decir, la justicia humana y la plenitud vital de la sociedad.
Nombremos, por ejemplo, la “Minerva” de Francisco Sánchez de las Brozas, El Brocense, quien por 1587 levanta su rebeldía en contra de los preceptos ilógicos de la tradición gramatical grecolatina; y aún más antes, Tomás de Erfurt, en su “Gramática Especulativa”, allá por 1350, intenta realizar, siguiendo la filosofía escolástica, una obra donde se observara la relación que existe entre el entendimiento humano y la capacidad de “captar la expresividad o el poder de significar que hay en la cosa”: “especular”, reflejar, cual espejo, hasta descubrir su figura real, sin empañamientos.
Por todo ello, a sus dieciséis años, el joven estudiante habría podido enfrentarse en teología mística a un padre de la Iglesia, a un padre de los concilios en teología canónica y en teología escolástica a un doctor de la Sorbona.
Creo, pues, más útiles y sensatos los estudios del señor Costa, de quien usted hablaba con justo elogio, que los discursos de muchos propagandistas que aspiran a reformar a España sin conocerla bien. En filosofía asistimos ahora a la rehabilitación de la escolástica, en su principal representación, la tomista.
O la vuelven tan pragmaticista que se hace obvia e inútil. (Piénsese en las críticas de Ilich o de Freire) o tan erudita que se convierte en bizantina y neo escolástica.
Sin embargo, el establecimiento, que quedaba bajo la dirección del doctor Agüero, se resentía aun de las trabas de la enseñanza escolástica, y sólo fue más tarde, cuando M.
Ella elegía libremente el mal, pero no quería que se supiera. Su afán de ocultar el pecado era vanidad escolástica. No quería dar la razón a los reaccionarios, que no se fían de la mujer instruida y literata.
En verdad que todos los modernistas, sin excepción, quieren ser y pasar por doctores en la Iglesia, y aunque con palabras grandilocuentes subliman la escolástica, no abrazaron la primera deslumbrados por sus aparatosos artificios, sino porque su completa ignorancia de la segunda les privó del instrumento necesario para suprimir la confusión en las ideas y para refutar los sofismas.
Por esto ridiculizan generalmente y desprecian la filosofía y teología escolástica, y ya hagan esto por ignorancia o por miedo, o, lo que es más cierto, por ambas razones, es cosa averiguada que el deseo de novedades va siempre unido con el odio del método escolástico, y no hay otro más claro indicio de que uno empiece a inclinarse a la doctrina del modernismo que comenzar a aborrecer el método escolástico.
Así, el evolucionismo spenceriano tendría un especial significado progresista en el caso de Cuba, un ambiguo papel en el México porfirista, influencia notable sobre figuras de un pensamiento social avanzado, como Justo o Ingenieros, en Argentina, y en todas partes la función de servir de instrumento teórico a las tendencias liberales en su lucha contra la escolástica, el espiritualismo y las concepciones clerical–conservadoras.
Cuál sea el origen la índole y excelencia de la ciencia escolástica, es útil aquí, Venerables hermanos, mostrarlo más difusamente con las palabras de sapientísimo varón, nuestro predecesor, Sixto V: «Por don divino de Aquél, único que da el espíritu de la ciencia, de la sabiduría y del entendimiento, y que enriquece con nuevos beneficios a su Iglesia en las cadenas de los siglos, según lo reclama la necesidad, y la provee de nuevos auxilios fue hallada por nuestros santísimos mayores la teología escolástica, la cual cultivaron y adornaron principalísimamente dos gloriosos Doctores, el angélico Santo Tomás y el seráfico San Buenaventura, clarísimos Profesores de esta facultad...