Ejemplos ?
Por la calle entristecida los hombres conversan al compás de sus pasos que se pierden en el vacío insonoro de la noche y sus sombras parecen retrasarse como esclavas prófugas deformadas por los lánguidos alumbramientos de anticuadas farolas.
ay seres que por la forma parecen hombres; seres que hablan de energía, de honor, de dignidad, de honradez, de independencia, de superioridad masculina y de otras cosas de que componen su matizado disfraz, que les sirve para acercarse a vosotras sin causaros asco y para sorprender vuestra inocencia y estrujar los intimos sentimientos vuestros y hacer de vosotras las esclavas vitalicias de sus caprichos y sus brutalidades.
Había sonado para mí la hora en que se apagan los ardores de la sangre, y en que las pasiones del amor, del orgullo y de la cólera, las pasiones nobles y sagradas que animaron a los dioses antiguos, se hacen esclavas de la razón.
así como para distraer las brumosas y grises melancolías, helo aquí: Había en una ciudad inmensa y brillante un rey muy poderoso, que tenía trajes caprichosos y ricos, esclavas desnudas, blancas y negras, caballos de largas crines, armas flamantísimas, galgos rápidos, y monteros con cuernos de bronce que llenaban el viento con sus fanfarrias.
Aquella rosa esponjada cuyo exquisito perfume el aire jamás consume ni le llega a evaporar, por lo cual diera una hermosa de la nublada Inglaterra cuanto mar cerca su tierra, cuanto oro coge en su mar; allí brotaba en cada ángulo de la magnífica estancia, llenando con su fragancia toda el aura en derredor, y los huertos más mezquinos porfusamente la abortan, y las esclavas la cortan para darla a su señor.
Compró un rico menaje para adornar la casa, de modo que por tapicerías, estrados y doseles ricos mostraba ser de un gran señor. Compró, asimismo, cuatro esclavas blancas, y herrólas en el rostro, y otras dos negras bozales.
Rico en polvo de oro, perlas, plumas de avestruz y gomas olorosas, los trajinantes y caravaneros que le compraban estas mercancías inestimables, solían traerle en cambio esclavas blanca de diversos países.
La tierna Leonora aún no sabía lo que la había acontecido; y así, llorando con sus padres, les pidió su bendición, y, despidiéndose dellos, rodeada de sus esclavas y criadas, asida de la mano de su marido, se vino a su casa; y, en entrando en ella, les hizo Carrizales un sermón a todas, encargándoles la guarda de Leonora y que por ninguna vía ni en ningún modo dejasen entrar a nadie de la segunda puerta adentro, aunque fuese al negro eunuco.
En el fiel de América están las Antillas, que serían, si esclavas...
Las mugeres, lexos de tener el nombre de esclavas, son enteramente libres, y gozan de unos privilegios que se acercan al estremo de veneración.
(7) Yo soy el Trovador que vaga errante, Si son de vuestro parque estos linderos No me dejeis pasar, mandad que cante; Que yo sé de los bravos caballeros La dama ingrata, y la cautiva amante, La cita oculta y los combates fieros Con que á cabo llevaron sus empresas Por hermosas esclavas y princesas.
Condujo a don Luis el árabe a un voluptuoso baño que de agua llenaba un caño destilada de azahar, donde esclavas le sirvieron refrescos en ricas copas, y sutilísimas ropas con que su cuerpo enjugar.