escitas


Búsquedas relacionadas con escitas: escitalopram, escrita

escitas

 
m. pl. hist. Pueblo procedente del Asia central, en el s. VII a C. Los escitas eran nómadas, organizados por tribus que constituían un reino. Se establecieron en el sur de Rusia. Entraron en contacto con los griegos estableciendo relaciones comerciales. Abastecían Atenas de trigo a cambio de vino y productos artesanales, como cerámica y otros utensilios.
Ejemplos ?
Tales fueron los primitivos persas: nación singular, en donde se aprendían la virtud como entre nosotros se aprende la ciencia; la que subyugó el Asia con tanta facilidad, y la única que ha tenido la gloria de que sus instituciones háyanse considerado como una novela filosófica. Tales fueron los escitas, de quienes se nos ha dejado tan magníficos elogios.
Eco fiel de esta enseñanza fue la voz de los dos apóstoles que declaraba suprimidas las diferencias entre judíos y griegos, bárbaros y escitas(6), y proclamaba la fraternidad de todos en Cristo.
–Se dice en efecto, Eutidemo, replicó Ctésipo, que entre los Escitas son tenidos por más ricos y más hombres de bien los que tienen más oro en sus cráneos, para hablar como tú nota: Ctésipo remeda el etilo de Eutidemo., que decías antes que un perro era mi padre.
Venus ha dejado a Chipre por precipitarse toda entera en mi corazón, y no consiento que recuerde a los escitas ni a los parthos animosos, que pelean huyendo en sus corceles, ni nada, en fin, que no toque al amor.
Sócrates: Sí, huyendo como los escitas, por ejemplo, que no combaten menos huyendo que atacando; y como Homero lo dice, en cierto pasaje, de los caballos de Eneas, que se dirigían a uno y otro lado, hábiles en huir y atacar .
Laques: Eso es muy bueno, Sócrates, porque Homero habla de los carros de guerra en este pasaje; y en cuanto a lo que dices de los escitas, se trata de tropas de caballería que se baten de esa manera, pero nuestra infantería griega combate como yo digo.
Pero me parece que la naturaleza demuestra que no es justo que el que valga más tenga menos que otro que no valga lo que él y el más fuerte menos que el más débil y prueba en mil ocasiones que debe ser así tanto en lo que concierne a los animales como a los mismos hombres, entre los cuales vemos Estados y naciones enteras donde la regla de lo justo es que el más fuerte se imponga al más débil y esté más beneficiado que él. ¿Con qué derecho hizo Xerxes la guerra a Grecia y su padre a los escitas?
Mejor viven los labriegos escitas, que trasladan en carros adondequier sus mudables casas, y los fieros getas, que en campos sin límites recogen mieses comunes con toda especie de frutos; no prolongan el cultivo más de un año, y así que terminan su labor, otros los reemplazan, que a su vez son sustituidos al año siguiente.
La monarquía de Ciro fue conquistada con treinta mil hombres por un príncipe más pobre que el más insignificante de los sátrapas de Persia, y los escitas, de los pueblos el más miserable, resistieron a los más poderosos monarcas del universo.
Lúgubre gime la anchurosa tierra, Y tu grandeza y la de tus hermanos Lloran caída, los que habitan l'Asia De templos rica; Las amazonas en batalla fuertes, Y los de Colcos, y el inmenso pueblo De los escitas, cabe el lago Meotis, Término al orbe; De Marte flor, los árabes ligeros, Y los que moran la Caucasia roca, Rugiente, belicosa muchedumbre, De agudas flechas.
Dice Montesquieu, que los Escitas sacaban los ojos a sus esclavos para que se distrajesen menos cuando batían la manteca: así ha acostumbrado hacer la inquisición, y en los países donde reina este monstruo casi todos los hombres son ciegos.
Ya el medo reconoce su poder, tan grande en la Tierra como en el mar, y tiembla ante las segures de Alba; ya los escitas y los indos, antes tan soberbios, aguardan sus soberanos decretos, Ya se atreven a volver el honor, la buena fe, la paz, el antiguo pudor y la virtud tanto tiempo olvidada; ya aparece la feliz Abundancia con su cuerno henchido de frutos.